Curvatura de pene adquirida

Elena Carceller Tejedor y José Moctezuma Velázquez . Especialistas en Urología. Hospital Comarcal de Barbastro

Print Friendly, PDF & Email
La enfermedad de Peyronie consiste en una deformidad del pene que usualmente se presenta en la quinta o sexta década de la vida. Se acompaña de una placa fibrosa y puede haber dolor.

La curvatura del pene en erección puede ser de causa congénita (se nace con ella) o adquirida. Dentro de las curvaturas adquiridas la enfermedad de Peyronie es la más común, y puede afectar a 1 de cada 100 varones mayores de 55 años. Es una enfermedad benigna, pero cuando las deformidad es muy importante es posible recibir tratamiento ya que puede afectar a la calidad de vida del paciente.

¿A quién afecta?

Aunque puede afectar a cualquier edad, lo más común es después de los 50 años, se puede asociar a algunas enfermedades como la diabetes mellitus, disfunción eréctil, la hipertensión y la contractura de Dupuytren (la cual consiste en un contractura en las palmas que impiden estirar los dedos).

Causa

Aunque se desconoce con certeza cual es la causa, la hipótesis más aceptada sugiere que se debe a unos traumas repetidos sobre la túnica albugínea (una de las cubiertas que se encuentran debajo de la piel del pene), estos traumas causan una inflamación crónica que termina por formar una “cicatriz” o “callosidad interna” (placa fibrosa) .

Síntomas

La enfermedad tiene dos fases, una primera fase de “inflamación aguda” la cual se caracteriza de dolor en el pene y aparición de la deformidad durante las erecciones, la cual va progresando. La segunda fase “fibrótica” que ocurre entre 6 y 12 meses después en los cuales cesa el dolor y la deformidad tiende a no aumentar, en ella es posible palpar una placa fibrosa en el pene. La deformidad puede ser desde una pequeña torsión del pene, hasta deformidades complejas que impiden tener relaciones sexuales.

Visita con el urólogo

En la primera visita se interroga sobre el estado de salud general, el tiempo aproximado que lleva la curvatura, si hay dolor asociado, sobre la calidad de las erecciones y si le es posible mantener relaciones sexuales. Es necesaria una exploración del pene para localizar la placa. Probablemente se le pedirá al paciente que se tome fotografías del pene en erección para observar la curvatura, estas últimas se pueden hacer con el móvil y mostrarlas al médico en la próxima visita.

Tratamiento

La estrategia que seguirá el médico depende de la fase de la enfermedad en la cual se encuentre, del grado de deformidad y del paciente. Lo más común es que el tratamiento sea conservador. Si se encuentra en la fase aguda habrá que esperar hasta que la enfermedad se estabilice (6 a 12 meses) para revalorar al paciente.
Una vez que la enfermedad se encuentre estable, el urólogo valorará el caso, la mayoría de las veces no requiere de cirugía, pero cuando la deformidad es muy pronunciada o le impide la penetración, el facultativo le puede ofrecer una corrección quirúrgica o algún otro tratamiento como las infiltraciones de colagenasa (recientemente aprobadas en Europa).

Cirugía

Las técnicas quirúrgicas para la enfermedad de Peyronie se dividen en 2:
• Las plicaturas, que básicamente consisten en plicar o “acortar” el lado sano del pene, son las más utilizadas, tienen la desventaja de que acortan el miembro, pero son más fáciles de hacer y tienen menos riesgos.
• En las técnicas de “alargameinto” se opera la placa fibrosa, y se deja un parche es su lugar, aunque no tienden a causar disminución de la longitud del pene, tienen mayores complicaciones, por lo tanto su uso se reserva para curvaturas complejas.
Es muy importante que el paciente comente todas las dudas y expectativas al urólogo, ya que eso ayudará a decidir cual de los tratamientos es el más recomendado para cada caso.