Desarrollo del estudio ENE COVID-19 en un centro de salud navarro

Eva Herrero García y Carmen Calvo Meca.Enfermeras de adultos del Centro de Salud de Estella

Print Friendly, PDF & Email

¿Qué es el Estudio ENE- Covid 19?

La “Encuesta nacional de sero-epidemiología de la infección por el virus SARS-CoV-2 en España” (ENE-COVID) es un estudio puesto en marcha por el Ministerio de Sanidad en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III, los Servicios de Salud de las comunidades autónomas y el Instituto Nacional de Estadística para conocer mejor las características de la epidemia de COVID-19 en España.

Se realizaron tres rondas entre abril y junio del año 2020, y se obtuvo información sobre la proporción de personas que habían estado en contacto con el virus SARS-CoV-2 y habían desarrollado anticuerpos frente al mismo. Esta proporción fue de alrededor del 5% como media a nivel nacional, con diferencias importantes entre comunidades autónomas, pero que en cualquier caso muestra que la mayoría de la población era aun potencialmente susceptible a la infección por este virus en ese momento. Además, la primera fase del estudio aportó información preliminar sobre la dinámica de los anticuerpos, indicando que éstos pueden disminuir hasta niveles indetectables en relativamente cortos periodos de tiempo.

La recuperación de la actividad tras el cese del estado de alarma el pasado junio, ha venido acompañada de la aparición de brotes de infección por el SARS-CoV-2 y de un número creciente de casos a lo largo de todo el país. Por este motivo, se puso en marcha la segunda fase de ENE-COVID, con los objetivos siguientes:

Estimar la proporción de personas que actualmente tienen anticuerpos frente al virus SARSCoV- 2 en España, por comunidades y ciudades autónomas y por provincias, desagregada por grupos de edad y sexo.

Estimar la tasa de seroconversiones desde la primera onda epidémica.

Estudiar la evolución de la presencia de anticuerpos circulantes detectables y los factores asociados a su persistencia.

Procedimiento

En esta nueva ronda se invita a participar a todas las personas que residan en los hogares seleccionados al azar en la fase anterior del estudio. Se seleccionan hogares, no personas, y participan las personas que actualmente estén viviendo en esos hogares seleccionados.

Se cumplimentan, de manera telefónica, unas preguntas de “Información del domicilio”, obteniendo información sobre las características de la vivienda, si ha habido entre los residentes del domicilio alguna diagnosticada de COVID-19 o fallecida por lo mismo, o si algún miembro del hogar está hospitalizado por COVID-19 en ese momento.

Se les da una cita presencial en el centro de salud de referencia de ese domicilio. Los procedimientos en esta cita presencial los realiza personal de enfermería seleccionado para estas tareas: obtención del consentimiento informado, encuesta individual, test rápido de anticuerpos y extracción sanguínea si estuviera indicado.

* El día de la cita presencial, se le proporciona a cada participante un Consentimiento Informado por escrito, que deben leer y cumplimentar.

* Se les realiza una encuesta individual, recogiendo información sobre si el participante ha sido diagnosticado previamente de COVID-19, síntomas compatibles con esta enfermedad, factores de riesgo…también se pregunta si ha estado en contacto con personas con COVID-19 y sobre posibles exposiciones al virus, tanto en el ámbito laboral, como en el familiar o de ocio.

* Se realiza entonces un test rápido de anticuerpos, que se realiza mediante digitopunción (salvo en bebés de 6 meses o menos, que la punción se realiza en el talón).

Los resultados de estos test se leen entre 10-15 minutos y se obtienen resultados de anticuerpos IgG y anticuerpos IgM.

Tal y como figura en la información que se proporciona a los participantes, este test no diagnostica la enfermedad, y tampoco indica si el participante es o no contagioso, este test nos informa si el participante ha estado en contacto (resultado positivo) o no con el virus.

El resultado IgG indica la presencia (positivo) o ausencia (negativo) de anticuerpos IgG, que suelen tardar más en generarse y permanecen detectables durante más tiempo de los IgM. Se podría decir que un resultado positivo en IgM indicaría infección reciente o activa, mientras que un resultado positivo en IgG y negativo en IgM indicaría que la infección ha sido superada.

* La extracción de sangre se realiza a las personas que hayan sido seleccionadas. Esta selección está formada por:

Residentes en hogares seleccionados al azar para obtener una muestra representativa a nivel nacional.

Participantes que tuvieron resultado positivo en alguna de las rondas anteriores.

Participantes que obtengan resultado positivo en IgG en el test rápido realizado en esta ronda.

La muestra de sangre extraída se analiza en el Centro Nacional de Microbiología mediante técnicas más precisas de medición de anticuerpos frente al SARS-Cov-2.

Conclusiones

Este estudio es, por tanto, una de las herramientas básicas de la vigilancia epidemiológica de la infección por SARS-CoV-2 en España. Permite estimar la infección en la población, incluyendo a los casos asintomáticos y leves no diagnosticados, que también contribuyen a la transmisión de SARS-CoV-2, y proporciona información sobre el estado inmunitario de la población en relación con la inmunidad mediada por anticuerpos. ENE-COVID es, además, un valioso recurso para ayudar a conocer mejor la dinámica de la infección por SARS-CoV-2 y dar respuesta a algunas de las incógnitas existentes, cuya relevancia en términos de salud pública es incuestionable.

Señalar que, posiblemente se repitan nuevas fases de este estudio a principios de 2021, para seguir avanzando en el conocimiento y evolución de esta epidemia.