Ecografías emocionales: Ecografía 4D

Médicis. Centro de diagnóstico por imagen

Print Friendly, PDF & Email
El diagnóstico prenatal ha experimentado un importante avance en los últimos años, en gran medida gracias a la ecografía.

Hasta hace poco sólo conocíamos la ecografía convencional en 2D o bidimensional, es decir la que nos devuelve la imagen del bebé dentro del útero obtenida gracias a ondas de ultrasonido que se reflejan en sus tejidos. Sin embargo, últimamente oímos hablar mucho de las ecografías en 4D, imágenes tridimensionales en tiempo real.

¿Cómo se hacen las ecografías 4D?

La ecografía 4D es una ecografía 3D con movimiento a tiempo real del bebé.

Esta ecografía en cuatro dimensiones nos permite ver la cara del bebé, acompañada de gestos, e incluso podemos ver sus bostezos y sus risas.

En Médicis lo hacen sin prisas, con una sesión de 45 minutos, aproximadamente, entre la ecografía y la elección de imágenes, a la que se recomienda acudir acompañada con familiares o con aquellas personas con las que se desee compartir ese maravilloso momento. Además, utilizan una tecnología muy avanzada que garantiza la correcta visualización del bebé en las ecografías 4D.

¿Por qué hacerse una ecografía 4D?

Actualmente, la ecografía 4D es la más desarrollada, lo que permite ver al bebé con una calidad increíble. Hacerse una ecografía 4D es un momento muy especial y emotivo para los padres, ya que tienen la oportunidad de ver la carita de su bebé y sus rasgos antes de nacer.

La ecografía 4D permite abrir una ventanita en el interior de la madre y disfrutar de una experiencia única. El poder observar qué está haciendo el bebé en ese momento, si se chupa el dedo, si duerme, bosteza o sonríe cuando le hablas, es algo maravilloso que los futuros papás nunca olvidaran.

En Médicis los futuros papás se llevan de recuerdo imágenes de los momentos tan maravillosos vividos con su bebé durante la ecografía así como el primer vídeo que recordarán del pequeño.

A tener en cuenta

En estas ecografías la única recomendación es acudir relajada, sin prisas, sin tensión, y sobre todo con ilusión y con un poco de paciencia, porque en ocasiones los bebés no se encuentran en la posición deseada para poder enfocarles bien. Por eso, si es necesario, se recomienda tomar algo dulce y así el bebé se estimula y puede cambiar su posición, además de verle comer, algo que impresiona y emociona a los padres. Otra recomendación que se da es la de no usar cremas hidratantes dos días antes de la exploración, porque la crema crea una película que no deja pasar los ultrasonidos y el resultado de esto es una imagen menos nítida.

¿Qué significa ‘ecografía emocional’?

Con las últimas tecnologías, tenemos la capacidad de ver con una calidad increíble lo que ocurre en el interior de cada embarazada. Con las imágenes 4D vemos a tiempo real cómo interacciona el bebé con diversos estímulos, como la voz de la madre, la del padre, música… En definitiva, una ecografía emocional lo que pretende es que los padres se acerquen más a su bebé, y que además de ponerle cara le vean sonreír, enfadarse… Se trata de vivir una experiencia única. ¡Un recuerdo para siempre!