La medicación, de cara a una intervención quirúrgica

Íñigo Rubio Baines. Residente de Anestesiología, Reanimación y Cuidados Críticos. Clínica Universidad de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
Cuando vamos a someternos a un procedimiento anestésico de manera programada, es habitual pasar por la consulta preanestésica con la finalidad de realizar un Informe Preanestésico. Esta consulta se lleva a cabo de cara a una intervención quirúrgica, o para procedimientos menos invasivo como puede ser una endoscopia digestiva o urológica.

La finalidad de esta consulta es conocer los antecedentes personales de nuestro paciente, realizar una exploración física, valorar el estado actual y solicitar pruebas complementarias. Estas pruebas pueden ser analíticas, pruebas de imagen o solicitar la valoración por otro departamento con el fin de minimizar el riesgo del procedimiento y estar preparados para cualquier eventual dificultad.

Acudir a consulta con el listado de fármacos que toma habitualmente

Uno de los puntos que más dudas genera a la hora de pasar por la consulta preanestésica es qué hacer con la medicación que toman de manera habitual, por esto es de vital importancia acudir a la consulta con un listado detallado de los fármacos que estamos tomando (anotando la dosis y la posología de cada uno). Aunque podamos pensar que es irrelevante, hemos de comentar todos los productos que estemos consumiendo, aunque no los consideremos fármacos como tal (suplementos alimenticios, infusiones de plantas medicinales, homeopatía…).
Una de las familias que más influye son los fármacos que intervienen en la coagulación de la sangre, ya sea por sus características antiagregantes, o anticoagulantes. A la hora de acudir a consulta, hay que hacerlo con los resultados de los últimos controles que hayan realizado y con las dosis que se está tomando. El motivo por el cual se ha iniciado el tratamiento crónico con estos fármacos también es importante, ya que puede cambiar la actitud a la hora de mantener, retirar o modificar la pauta. No es lo mismo estar tomando uno de estos fármacos de manera preventiva (prevención primaria) que tomarlo tras haber sufrido un evento (prevención secundaria).
Del mismo modo, si en el transcurso entre la consulta preanestésica y la fecha de la intervención hemos tomado algún fármaco, hay que comentarlo con el Anestesiólogo. Fármacos que podemos pensar que son inocuos de cara a la intervención, como puede ser la familia de los antiinflamatorios no esteroideos (ácido acetil salicílico, ibuprofeno, diclofenaco, aceclofenaco, ketorolaco, dexketoprofeno, naproxeno…) influyen de manera relevante en la coagulación de la sangre, alterando la coagulación durante varios días desde su administración.
Existen unas recomendaciones generales en cuanto a la retirada-mantenimiento de la medicación habitual de cara a una intervención, pero en cada caso el Anestesiólogo dará las pautas necesarias atendiendo a las características de cada paciente de manera individualizada.