Método madre canguro

Mª Graciela Dorado Fernández, Allende Pérez Félez e Iratxe Garnica Martínez

Print Friendly, PDF & Email
Durante el embarazo, la madre y el bebé, constituyen un sistema psicosomático cerrado e inseparable, que se interrumpe durante el parto. En los partos pretérmino (gestación menor de 37 semanas) este binomio se quebranta antes de tiempo.

Se estima que en todo el mundo nacen 15 millones de niños prematuros. Siendo esta, la principal causa de mortalidad durante las 4 primeras semanas de vida y la segunda entre los niños menores de 5 años. Y asociándose a una gran morbilidad.
Los partos pretérmino se han ido incrementado en las últimas décadas, como consecuencia, principalmente, del aumento de la edad materna y de el uso de técnicas de reproducción asistida, que dan lugar a un aumento de embarazos múltiples.

Orígenes

El Método Madre Canguro (MMC) es un claro y bello ejemplo de cómo desde los países que no cuentan con un gran desarrollo, pueden generarse conocimientos aplicables universalmente.
En el Hospital San Juan de Dios de Bogotá (Colombia) en 1978, motivados por la escasez de recursos técnicos y materiales que aseguraran la supervivencia del recién nacido prematuro, se ideó un programa de cuidados, que consistía en colocar al bebé en contacto piel con piel con su madre y alimentarle con leche materna.
Poco a poco se fue difundiendo a otros países y comenzaron a aparecer estudios en los que se identificaron sus numerosas ventajas.
Apareciendo en España por primera vez, en 1994, en el hospital Joan XXIII de Tarragona.
El MMC se define como el contacto piel con piel entre la madre y el niño prematuro de la forma más precoz, continua y prolongada posible, con lactancia materna, para que ambos se beneficien de sus ventajas.

Técnica

• Atuendo de la madre: no es necesario el uso de ropa especial, aunque existen fajas de sujeción que pueden aportar mayor comodidad y seguridad.
• Atuendo del bebé: Si la temperatura ambiental es de 22-24º C, el bebé llevará un pañal, un gorro y unos calcetines.
Si es menor de 22º C, el bebé llevará además, una camiseta de algodón abierta por la parte delantera.
Posteriormente se cubrirá con la ropa de la madre.
Se le coloca al niño entre los pechos, de forma que la pared anterior del tórax del niño entre en contacto con la piel de su madre.
La cabeza debe estar ladeada y levemente extendida, así la vía respiratoria está libre y se favorece el contacto visual entre ambos.

Tipos de métodos

Intermitente: el bebé sale a cuidado canguro con los padres durante un tiempo más o menos prolongado y después regresa a la incubadora.
Es el método usado en las unidades neonatales españolas.
Continuo: el niño permanece ingresado en el hospital en contacto piel con piel las 24 horas del día. Es el método empleado en países como Colombia, Suecia o Sudáfrica.

Beneficios

Para el recién nacido prematuro:
• Sistema termorregulador: logra una temperatura corporal más constante.
• Sistema cardiovascular: mayor estabilidad en el nivel de oxígeno y en la frecuencia cardiaca.
• Sistema respiratorio: reducción de los episodios de apnea.
• Sistema digestivo: mayor ganancia ponderal al favorecer la lactancia materna. Glucemias más estables.
• Sistema inmunológico: menor riesgo de infecciones.
• Mejor desarrollo cognitivo y disminución del estímulo doloroso.
• Desarrollo psicomotor: beneficios de la posición en flexión y de la limitación de movimientos.
• Desarrollo neurológico: calidad del sueño y estado de alerta-tranquilidad adecuado, menor actividad muscular y menor llanto.

Para sus padres:
• Aumento del vínculo afectivo.
• Gran satisfacción al sentirse protagonistas en el cuidado de sus hijos.
• Mayor nivel materno de oxitocina.
• Menos casos de depresión postparto.

Económicos:
• Acortamiento de la estancia hospitalaria y menor tasa de reingresos.

En la actualidad está demostrada su eficacia y se debe ofrecer a todos los niños prematuros y a los nacidos a término enfermos, siempre individualizando los casos.