Mi primera visita al urólogo

Elena Carceller Tejedor y José Moctezuma Velázquez Especialistas en Urología. Hospital Comarcal de Barbastro

Print Friendly, PDF & Email
La evaluación del paciente en una primera consulta de Urología dependerá del motivo de derivación a la misma; pero, en términos generales, se puede esperar de la misma una anamnesis, exploración física y, en ocasiones, solicitud de pruebas complementarias básicas. Con ello se pretende orientar el diagnóstico y tratamiento, si procede, desde la primera visita urológica.

Historia clínica

La anamnesis es una conversación entre el médico y el paciente, durante la cual se realizan preguntas sobre la historia clínica del paciente, sus hábitos de vida y los antecedentes familiares, con el objetivo de establecer un diagnóstico diferencial. Así, el urólogo preguntará sobre:
• Edad.
• Alergias conocidas (principalmente medicamentosas).
• Antecedentes médicos reseñables.
• Antecedentes quirúrgicos.
• Tratamiento habitual.
• Hábitos tóxicos (hábito tabáquico en especial, por su relación con neoplasias malignas del tracto urinario.

Antecedentes urológicos

A continuación se incide en antecedentes urológicos y preguntas relacionadas con la calidad en la micción:
• Antecedentes familiares de patología urológica (historia familiar de litiasis renal o tumores de la vía urinaria).
• Embarazos, partos y/o abortos en caso de las mujeres.
• Episodios previos de cólicos renoureterales.
• Infecciones urinarias de repetición.
• Antecedentes de hematuria (sangre en la orina).
• Antecedentes de intervenciones quirúrgicas urológicas previas o en la infancia.
• Incontinencia urinaria, por esfuerzo, urgencia o ambas.
• Calidad de la micción: dificultad, chorro débil, micción entrecortada, retardo en la micción o goteo postmiccional. Sensación de vaciado incompleto tras la micción, dolor abdominal o urgencia entre otros.
• El urólogo preguntará por la nicturia o veces que el paciente se levanta por la noche para orinar, así como si presenta polaquiuria (necesidad de orinar muy frecuentemente).

Exploración física

La exploración física básica en la consulta de Urología consiste en:
• Exploración general buscando la presencia/ausencia de edemas, fiebre, infección del tracto urinario y otros signos de afectación renal (puñopercusión).
• Abdomen: descartar masas y globo vesical.
• Periné: tono muscular, sensibilidad y alteraciones de la inervación.
• Introito vaginal en mujeres: valorar presencia y grado de prolapsos de órganos pélvicos (cistocele, colpocele, enterocele y/o rectocele), tono y trofismo vaginal, hipermovilidad uretral, escapes de orina al realizar esfuerzo (por ejemplo con la tos).
• Escroto en los varones: tamaño, consistencia y sensibilidad de los testículos, presencia de hidrocele, varicocele o masas induradas.
• Tacto rectal en el varón para valorar el tamaño prostático y descartar cáncer prostático. El urólogo valorará la sensibilidad (muy aumentada en caso de presentar prostatitis aguda), volumen de la próstata (grado I a IV), la consistencia y los límites.

Pruebas básicas

Tras la anamnesis y la exploración básica, el urólogo decidirá si se precisa de la realización de pruebas complementarias. Las básicas o de inicio son:
• Sedimento de orina: pH de la orina, presencia/ausencia de microhematuria, leucocitos o bacterias.
• Bioquímica sanguínea: Creatinina (función renal) y PSA en los varones, como datos más relevantes en la analítica urológica.
• En ocasiones, y si los datos de la anamnesis y exploración lo requieren, se puede solicitar una ecografía urológica.

Tratamiento

Con todos los datos recogidos en la historia, el urólogo puede iniciar algún tipo de tratamiento, pudiendo ser desde cambios en los hábitos higiénico-dietéticos, un tratamiento farmacológico o un procedimiento quirúrgico, así como instar al paciente para revisión si precisa.