¿Qué debo saber antes de una gastroscopia?

Javier Gordillo Vázquez. Enfermero de la Unidad de Endoscopia del Complejo Hospitalario de Navarra. Isabel Pachón Vázquez. Enfermera del Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
Cada vez son más las personas que se someten a una gastroscopia debido a la sencillez de la prueba y el alto valor clínico que aporta. Por ello es muy importante que la población en general conozca en qué consiste esta prueba para, de ese modo, disminuir los niveles de ansiedad que algunos pacientes sufren antes de someterse a ella.

La ayuda del paciente en la gastroscopia es fundamental para conseguir una prueba de calidad; no solo para el resultado clínico sino para la satisfacción del paciente.

¿Qué es una gastroscopia?

Se trata de una exploración visual de la parte superior del tracto digestivo (esófago, estómago y primera porción del duodeno) con la ayuda de un tubo delgado y flexible llamado gastroscopio. Este instrumento en cuyo extremo posee una videocámara y una fuente de luz nos permite visualizar todo el interior gástrico para de ese modo diagnosticar cualquier alteración; pólipos, inflamación gástrica, esófago de Barret, esofagitis,…

¿Cuándo se indica esta prueba?

La gastroscopia se realiza a petición del médico de atención primaria o el especialista en aparato digestivo a razón de la sintomatología del paciente. Signos y síntomas como:
• Dificultad para tragar (disfagia).
• Dolor y quemazón detrás del esternón (pirosis).
• Malas digestiones y malestar en el estómago.
• Dolor o ardor de estómago.
• Sangrado digestivo.
• Pérdida de apetito y de peso.

¿Cómo se realiza una gastroscopia?

Se trata de una prueba cotidiana que se realiza de carácter ambulatorio (en la mayoría de los casos) dentro de las unidades de endoscopia digestiva donde las posibles complicaciones son excepcionales. No es una prueba dolorosa pero si poco agradable ya que la introducción del gastroscopio provoca un acto reflejo del organismo cuya respuesta es la nausea. Por esta razón la colaboración de los pacientes con el personal sanitario supone un trabajo colaborativo.
Papel del paciente: El paciente que se somete a este tipo de exploraciones debe conocer todo el proceso al que se va a someter. Se debe ir en ayunas de al menos ocho horas, no fumar antes de la prueba, no masticar chicle y, si se cree conveniente, ir acompañado.
Al tratarse de una prueba segura y no dolorosa el paciente debe confiar en los profesionales sanitarios, ya que sus recomendaciones harán más llevadera esta prueba. Aunque en un principio los pacientes entran en la sala de endoscopia con intranquilidad y nerviosismo, este estado se reduce con la educación sanitaria que el personal sanitario realiza.
Papel del personal sanitario: El personal encargado de la realización de esta prueba nos explicará en todo momento de qué se consiste la exploración y qué maniobras debemos realizar como pacientes durante el transcurso de la exploración. Es importante que escuchemos las explicaciones del personal que se resumen en las siguientes:
• Debemos escuchar las indicaciones del personal sanitario que nos informarán en todo momento del proceso que se lleva a cabo.
• Esta prueba se realiza en decúbito lateral izquierdo y, en la mayoría de los casos, sin sedación.
• Se trata de una prueba NO dolorosa.
• Al estimular la glotis, el organismo produce un acto reflejo: la náusea.
• Las náuseas se controlan respirando. Respiraciones de relajación que consisten en realizar inspiraciones amplias y profundas, y expiraciones lentas.
• Durante la prueba, el momento más incomodo es el paso al esófago.
• NO debemos tragar durante la prueba. Esto puede provocar tos y con ello incomodar más la gastroscopia.
• NO debemos movernos durante la prueba ya que el gastroscopio pierda la luz y choque con las paredes gástricas impidiendo la visualización y el avance de este.
• La duración de la prueba es de unos cinco minutos en el caso en que se trate de una prueba diagnóstica (la mayoría de las gastroscopias son así).
• Tras la prueba la ingesta de alimentos dependerá de la administración o no de anestésico local. Pero los alimentos NO deben estar ni muy calientes ni muy fríos.
• Puede que durante la prueba el gastroscopio provoque algún roce en el esófago. A consecuencia de esto se tenga sensación de irritación pero que desaparece pasadas unas horas.

¿Cuáles son las ventajas de la gastroscopia?

Es la única prueba clínica que permite la visualización del tracto digestivo superior sin necesidad de cirugía. La visión directa del interior del estómago, el esófago y el duodeno ayuda a diagnosticar alteraciones de la mucosa. Además permite tratar posibles lesiones como es la resección de pólipos, sangrado por úlceras gástricas, extracción de cuerpos extraños y ayuda en tratamientos (la toma de biopsia ayuda en el diagnóstico de ciertas enfermedades).