Tubos de drenaje transtimpánicos

Dra. Almudena Rodríguez de la Fuente. Especialista ORL CHN. Dra. Patricia Regalado Martín. MIR ORL CHN. Dr. Ignacio Arruti González. Jefe de Sección ORL CHN

Print Friendly, PDF & Email
Un tubo de timpanostomía o drenaje transtimpánico (DTT) es un pequeño dispositivo que se inserta en la membrana timpánica y cuya finalidad es la de impedir el cierre de dicha membrana para que el oído medio esté permanentemente ventilado. Es importante comprender que a pesar de su nombre en realidad se trata de un tubo de ventilación que permite que la caja del oído medio permanezca ventilada.

Están hechos de diferentes materiales, formas y tamaños, y la colocación de un tipo u otro dependerá de la duración que se desee que los mismos permanezcan en el tímpano.

¿Cuándo están indicados?

Las principales indicaciones del drenaje transtimpánico en los niños son la otitis media aguda de repetición y la otitis media serosa que no remite, con acumulación de moco en la caja timpánica. Así como las retracciones timpánicas.
La acumulación en el oído medio de un moco de consistencia viscosa hace el mismo efecto que un tapón de cerumen en el conducto auditivo externo, provoca hipoacusia en el niño.

1) Otitis media secretora o serosa de más de tres meses de evolución que no se resuelve con tratamiento médico.
Este tipo de otitis puede manifestarse como:
• Hipoacusia (sordera)
• Dificultad en el aprendizaje
• Alteraciones del habla y del lenguaje
2) Alteraciones estructurales de la membrana timpánica como es la retracción timpánica, que con la evolución puede llevar a la formación de bolsas de retracción y colesteatoma (tumor benigno de oído medio que puede provocar diversas complicaciones).
3) Complicaciones supurativas como pueden ser las intracraneales (meningitis) o intratemporales (como parálisis faciales, mastoiditis).
4) Otitis media aguda recurrente. El uso de drenajes ha demostrado ser estadísticamente válido como alternativa de la profilaxis antibiótica.
5) Fisura de paladar. En los neonatos con fisura palatina debe colocarse el drenaje lo más pronto posible para prevenir secuelas debidas al mal funcionamiento de la trompa de Eustaquio.
6) Síndrome de Down. Suele ser frecuente que coexista una disfunción tubárica, por lo que hay repercusiones auditivas importantes sólo corregidas a través de la colocación de los tubos de drenaje.

¿Cómo se colocan?

La miringotomía es el procedimiento quirúrgico mediante el cual se realiza una pequeña  incisión en la membrana timpánica, dándonos acceso directo a la caja timpánica permitiendo drenar el líquido contenido en la misma. Este procedimiento de corta duración (aproximadamente 10 minutos) se realiza bajo anestesia general en los niños pequeños y con anestesia local en los adultos. Se  realiza bajo visión microscópica para una mejor visualización de la membrana timpánica. Una vez hecha la incisión (3-5 mm de longitud), se suele aspirar el contenido líquido del oído medio y se procede a colocar el DTT. Según las características clínicas de cada paciente dejaremos un DTT temporal o uno permanente. Los DTT varían en tamaño, forma y material, así mismo su permanencia en la membrana timpánica es variable, en promedio de 6 a 9 meses en los temporales.

¿Qué complicaciones podemos tener?

Son poco frecuentes, pero se puede presentar:
• Debilidad en la membrana timpánica que favorezcan las retracciones timpánicas: esto ocurre especialmente en pacientes con disfunción de la trompa de Eustaquio.
• Perforación timpánica residual: ocurre en 1-2% de los casos, en esta situación se puede plantear una miringoplastia (cirugía del cierre de la perforación timpánica).
• Supuración como consecuencia de la entrada de agua y de una infección.
• Extrusión temprana del TDT o bloqueo del mismo, favoreciendo la reaparición de los síntomas.
• Sangrado suele ser excepcional y autolimitado.

¿Cómo es el postoperatorio?

La inserción de tubos de de drenaje es uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentemente practicados en niños a nivel mundial. En niños menores de 18 años representa más del 20% de todas las cirugías en este grupo de edad.
Este procedimiento no precisa ingreso, el paciente puede irse a casa inmediatamente tras finalizar, excepto los niños que han recibido anestesia general quienes deberán esperar el periodo de recuperación correspondiente. Al ser un procedimiento poco doloroso, la mayoría de casos no precisa analgésicos y según los hallazgos en el oído se pautaran o no gotas antibióticas.

Cuidados

Se suele recomendar no mojar los oídos al ducharse y al nadar para evitar las infecciones.
Para la ducha se suele recomendar realizar un tapón casero con algodón untado en vaselina, que lo hace impermeable. Este tapón se desecha con cada uso.
Para la piscina o el mar se recomiendan los tapones hechos a medida y en niños añadir una banda de neopreno para minimizar el riesgo de entrada de agua. A pesar de estas medidas no es aconsejable sumergirse, ya que no se garantiza por completo que el oído permanezca seco
El drenaje transtimpánico es la mejor opción cuando el tratamiento médico no da resultado. Si se desprende antes de que el problema se haya resuelto, puede ser recolocado cuantas veces sea preciso.