Citologia, ¿qué es? y ¿para qué sirve?

Estefanía Castillo Castro. Matrona. Sandra Abaurrea Asiain. Matrona CHN-B. Julieta Mansilla Cordero. Matrona Hospital Reina Sofía

Print Friendly, PDF & Email
Hoy en día, la medicina apuesta por la prevención como método para la detención de miles de enfermedades a través de sencillas e inocuas pruebas que podrían salvar muchas vidas, como por ejemplo las mamografías.

En este artículo vamos a explicar qué son las citologías, porqué son necesarias y con qué frecuencia se han de hacer.

¿Qué es una citología?

La citología vaginal, también llamada test de Papanicolaou es el estudio microscópico de las células obtenidas mediante un raspado suave del cuello del útero. El cuello uterino es la parte más baja del útero (matriz) que desemboca en la parte superior de la vagina.
La principal indicación de la citología vaginal es la detección precoz de una enfermedad cancerosa o precancerosa del cuello del útero, lo que, en caso de existir, permitiría iniciar el tratamiento en un momento en el que las posibilidades de curación son muy importantes.
En casi todos los casos, el cáncer de cuello de cérvix se asocia a una infección causada por un virus llamado Virus del Papiloma Humano (VPH), que se adquiere por vía sexual. Este virus origina cambios en la morfología y en las estructuras de las células del cuello del útero que hace que se puedan trasformar en células malignas. En el raspado que se hace durante la prueba se recogen estas células, las cuales pueden presentar cambios pre-malignos, indicativos de que están evolucionando hacia cáncer, o pueden ser ya células cancerosas.
Cuándo ha de hacerse una citologia cervical
Las recomendaciones para hacerse una citología cervical cambian en los diferentes países e incluso cambian entre las instituciones médicas dentro del mismo país. En general se recomienda comenzar a hacerlas a los tres años del inicio de las relaciones sexuales, a partir de los 21-25 años dependiendo de los países, y repetirlas al menos cada tres años.
• En términos generales, toda mujer deberá realizarse una citología vaginal cada dos años. A partir de los 30 años o si las tres últimas citologías han dado resultado negativo (no hay células malignas), siempre que así lo determine el médico, podría ser suficiente hacerlo cada tres años.
• En caso de que la mujer o su pareja sexual mantengan relaciones sexuales con otras personas ajenas a la pareja, la mujer deberá someterse a esta prueba cada dos años
• A partir de los 65-70 años, y siempre que las tres últimas citologías vaginales realizadas en los 10 años precedentes hayan dado resultado negativo, la mayoría de las mujeres podría dejar de realizarse esta prueba
• Pueden recomendarse controles más frecuentes si los resultados previos no son del todo normales o la mujer tiene algunos factores que puedan facilitar la aparición de tumores, como la infección por el VIH u otros trastornos inmunológicos.

Preparacion para una citologia cervical

La realización de una citología vaginal no requiere ninguna preparación especial por parte de la mujer, aunque sí se han de tener en cuenta las consideraciones siguientes:
• La mujer debe informar al médico o matrona de si en el momento de hacerse la citología está tomando medicamentos, especialmente anticonceptivos hormonales o quimioterápicos.
• También deberá advertir si sospecha que está embarazada.
• Durante las 24-48 horas previas a la realización de la citología la mujer debe evitar las duchas vaginales, mantener relaciones sexuales, tomar baños tumbada en la bañera y usar tampones. Igualmente deberá evitar usar óvulos, espermicidas y cremas vaginales en los 5 a 7 días previos a la prueba.
• Si el día programado para la realización de la citología la mujer está con la menstruación, deberá advertirlo para que le aplacen la prueba, pues la muestra de células obtenida en esas circunstancias no sería válida.

Conclusiones

Un resultado normal significa que no hay células anormales presentes. La prueba de Papanicolaou no es 100% precisa. El cáncer de cuello uterino, segundo en frecuencia en mujeres en el mundo tras el de mama y quinto de todos los cánceres, se puede pasar por alto en una pequeña cantidad de casos.

La mayoría de las veces, el cáncer de cuello uterino se desarrolla de manera muy lenta y las citologías de control deben encontrar cualquier cambio a tiempo para el tratamiento.