Consejos para la higiene femenina íntima

Dra. María Victoria Goñi

Print Friendly, PDF & Email
Llega el verano y con él aumentan las posibilidades de contraer infecciones genitales por hongos,con las molestias que conllevan y se incrementan también las irritaciones inespecíficas en el área genital.En esta época,debemos tener más en cuenta que nunca las prácticas correctas en cuanto a la higiene diaria y otros hábitos.

El lavado de la zona debe realizarse con jabón neutro, siempre sólo externo, una o dos veces al día (como máximo), el secado debe ser completo y sin frotar. No deben realizarse lavados de la vagina, salvo que el ginecólogo haya prescrito alguna ducha vaginal para tratamiento de una infección.

La ropa interior debe ser preferentemente de algodón, los tejidos sintéticos con el sudor, con mucha frecuencia producen irritación, así mismo, la utilización diaria de protege-slips, a largo plazo, produce picor y escozor en genitales externos, es frecuente, que en una exploración ginecológica encontremos enrojecimiento vulvar en mujeres que no presentan ninguna molestia y que son usuarias habituales de los mismos.

Para evitar la infección por hongos, concretamente en verano, una medida útil es no permanecer con la zona húmeda durante mucho tiempo. Por ello la mujer propensa a padecerlos, debe ponerse un traje de baño seco tras el baño.

También en verano hay un incremento de las infecciones urinarias de vías bajas (cistitis), a ello contribuyen los baños, por una parte, dado que la uretra femenina es corta, la posibilidad de llegada de gérmenes a la vejiga está favorecida y por otro lado el permanecer con la zona húmeda se favorece el “enfriamiento”. Para tratar de evitarlas, además de no permanecer mucho tiempo con la zona mojada y de realizar una correcta limpieza de los genitales, es conveniente beber abundantes líquidos, orinar con frecuencia, aportes de vitamina C y también parece que ayuda a prevenir las cistitis el arándano en zumo o comprimidos con extracto del mismo.

Todas estas medidas son sencillas de realizar y en muchos casos pueden evitar situaciones que, si bien no son transcendentes para la salud, son muy incómodas para la mujer.