Diagnóstico por imagen. Educar en la prevención

Médicis. Centro de diagnóstico por imagen

Print Friendly, PDF & Email
Hasta hace unos pocos años, en el campo de la medicina y en concreto en el área médico quirúrgica, en los casos en los que había dudas acerca de una lesión de cualquier tipo, era común que el especialista dijera aquello de que: hasta que no “abramos”, no podemos saber más.

Hoy en día, gracias a los avances en las tecnologías de la imagen médica como son la radiología, las tomografías (TAC), las resonancias, entre otras, es posible “ver” antes de “abrir”, teniendo gran cantidad y variedad de información acerca de lo que nos podemos encontrar antes de realizar cualquier procedimiento sea o no quirúrgico.

El poder visualizar las estructuras internas de nuestro cuerpo, posibilita no solo mejorar los diagnósticos, sino que permite ir un poco más allá. En muchos casos, se puede ayudar a predecir con alto grado de seguridad la aparición de posibles lesiones en un grado incipiente, facilitando su tratamiento y mejorando el pronóstico de muchas de ellas.

En este sentido, son muy conocidos los casos de las pruebas enfocadas a la prevención del cáncer de mama, cáncer de pulmón o el cáncer de cólon, entre otros, que permite, mediante la realización de pruebas sencillas de mamografía, ecografías, tac o resonancias, según sea lo más recomendable en cada caso, poder detectar de forma incipiente alteraciones que sean una alerta del comienzo de alguna patología o alteración de algún tejido u órgano.

También adquiere un gran valor añadido la información que estas pruebas nos pueden aportar en los casos de traumatismos o lesiones musculoesqueléticas, que ayudan a aclarar el tipo y alcance de las lesiones que se hayan podido ocasionar por cualquier causa lo que facilita en gran medida la elección del mejor tratamiento para aplicarse de la forma menos invasiva posible.

Es importante que ante la posible detección de alguna alteración consultemos al profesional de la salud que corresponda, con el fin de que nos recomiende si es necesaria la realización de alguna prueba y poder efectuar diagnósticos preventivos que confirmen o no la presencia de alguna lesión, o la magnitud de algún tipo de traumatismo de origen deportivo o de cualquier causa y proceder lo antes posible a la toma de la decisión más adecuada.

En conclusión, tenemos que aprovechar los avances que la tecnología médica por imagen nos ofrece para poder “ver” el interior de nuestro cuerpo, poder realizar diagnósticos más preventivos, exactos y evitar males mayores.