Educación maternal en el Agua

Sonsoles María Iglesias Constante. Matrona. Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
La educación maternal en el agua se inició en Francia en 1977, y trata de aunar las finalidades de la educación maternal en un medio acuático. Los grupos de educación para la maternidad y paternidad en el agua son una alternativa o actividad complementaria a la educación maternal clásica.

Se trata de una serie de clases que se realizan dentro del agua y donde se trabajan los aspectos relacionados con el embarazo y el parto.
Además del ejercicio físico, se dan herramientas y recursos para que la mujer y su pareja tengan una vivencia del embarazo y del parto positiva y se sientan parte activa ayudando a que su bebé nazca en las mejores condiciones.
No se trata de hacer natación para embarazadas, ya que tras un programa de educación maternal en el agua la gestante se da cuenta que no sólo se trata de realizar una serie de ejercicios en el agua, sino que:
• Aprende la finalidad de cada ejercicio y los beneficios que se buscan, así como los grupos musculares que van a trabajar con cada uno.
• Nota una mejoría de las molestias físicas que conlleva el embarazo, valorando positivamente la importancia que tiene el control de la respiración, tanto para prepararse para el parto como para disponer de un recurso útil para su relajación en la vida cotidiana.
• Percibe beneficios psicológicos, seguridad, autoconfianza, empatía con su bebé, y además vive su embarazo de una manera más normal.
• Descubre que la educación maternal en el agua no consiste sólo en una preparación para el día del parto, sino que es algo más global que contribuye a vivir un embarazo mucho más satisfactorio.

¿A quién van dirigidas?

A todas las embarazadas a partir de las 12 semanas de gestación, sin contraindicaciones y a las parejas que quieran participar en ellas.

¿Quién las imparte?

Enfermeras especialistas en obstetricia y ginecología (matronas), con formación en este tipo de servicio.
La matrona lleva a cada sesión un aparato de la tensión, otro para escuchar los latidos del corazón a los bebés, y un maletín con material sanitario por si fuera necesario.

¿Dónde tiene lugar?

Este servicio alternativo de educación maternal se lleva a cabo en una piscina, en la mayoría de los casos climatizada, salvo en verano que se puede disfrutar en una piscina descubierta.
La piscina no debe tener barreras arquitectónicas.

Metodología de las clases

Se aconseja realizar 1-2 sesiones por semana para que la mujer asimile los conocimientos adquiridos.
Es recomendable que la pareja o acompañante participe.
La duración aconsejada es de 1 hora aproximada.
Cada sesión constará de ejercicios de:
• Calentamiento (fuera y dentro del agua).
• Trabajo de miembros inferiores.
• Trabajo respiratorio.
• Trabajo de miembros superiores.
• Trabajo dorsal y abdominal.
• Simulación de la contracción.
• Ejercicios de pelvis y posición ginecológica.
• Pujos y suelo pélvico.
• Relajación.
• Ejercicios lúdicos.
• Estiramientos, evaluación y comentarios.

Importancia de este tipo de educación maternal

La inmersión en agua es uno de los únicos deportes permitidos e incluso recomendados a lo largo de todo el embarazo.
El agua es un medio ideal para la embarazada. En él puede trabajar su cuerpo y mente de manera cómoda y global, además de disfrutar de los beneficios que el agua nos aporta y de adquirir la información y las habilidades necesarias para garantizar un cuidado adecuado para ella y su futuro hijo/a.
Además, un reciente estudio confirma que el ejercicio acuático moderado en el embarazo es una alternativa segura y efectiva para la madre e hijo. (Enlace estudio: http://www.enfermeria21.com/revistas/metas/articulo/80572/).

Beneficios del ejercicio físico durante el embarazo

El ejercicio físico durante el embarazo mejora la circulación y disminuye el cansancio.
También favorece el bienestar físico y emocional, refuerza la confianza y seguridad personal, aumenta la autoestima y disminuye las molestias físicas.
Además, mejora el control de la ganancia de peso, y el tono muscular y aumenta la capacidad cardiovascular.
El ejercicio físico también contribuye a una mejor adaptación a los cambios del embarazo y a una menor incidencia de complicaciones durante el embarazo (circulatorias, gestosis, diabetes gestacional,…).
Las mujeres que practican ejercicio durante el embarazo se sienten menos cansadas, tienen menos insomnio, menos estrés y menos depresión, por la liberación de endorfinas.
De cara al parto, la práctica de ejercicio durante el embarazo contribuye a una menor duración del trabajo de parto y del expulsivo, a una menor incidencia de partos instrumentales, cesáreas y a un menor uso de analgesia epidural.

Beneficios de las clases de educación maternal en el agua

Con este tipo de educación maternal se aumenta la capacidad respiratoria, activan la circulación, ayudan a prevenir las varices y a disminuir los edemas y calambres en las extremidades inferiores y favorecen la relajación debido a la ingravidez y flotabilidad.
Este tipo de educación maternal garantiza una mejor oxigenación, por la respiración consciente y contribuye a que haya menos complicaciones de todo tipo tanto en el embarazo como en el parto.
El ejercicio acuático moderado durante el embarazo tonifica los músculos que más sufren por la resistencia hidrodinámica, fomenta la relación materno-filial (se reproduce la vivencia del medio del feto), facilita el reconocimiento y aceptación del propio cuerpo y hace que las gestantes tengan una sensación de agilidad y flexibilidad.
Las embarazadas que disfrutan de esta alternativa mejoran la coordinación de movimientos, disfrutan de sensaciones agradables dentro del agua, y tienen un sentido lúdico y no sólo didáctico, como ocurre como en otros tipos de educación maternal.
En estas clases se facilita la conexión con el resto de participantes, se normaliza la forma del abdomen al ver a otras embarazadas y se favorece la relación de empatía y apoyo.

Contraindicaciones obstétricas

• Rotura de membranas.
• Amenaza de parto prematuro.
• Hemorragia vaginal.
• Placenta previa.
• Desprendimiento de placenta.
• Crecimiento intrauterino retardado.
• Hipertensión arterial o preeclampsia.
• Historia de abortos o partos prematuros previa.
• Candidiasis vaginales.
• Infecciones de orina.
• Insuficiencia del cuello uterino.
• Otros defectos.

Contraindicaciones médicas

• Cardiopatía vascular o isquémica.
• Insuficiencia cardiaca.
• Infección aguda.
• Diabetes mal controlada.
• Sobrepeso excesivo o delgadez extrema.
• Tabaquismo (más de 25 cigarrillos/día).
• Consumo de alcohol excesivo.
• Enfermedad pulmonar importante y arritmias graves.
• Otitis de repetición.
• Alergia al cloro.
• Miedo al agua (distinguir entre miedo y temor).

En Navarra también existen estos cursos de educación maternal en el medio acuático impartidos por matronas, como forma complementaria y/o alternativa de vivir una maternidad positiva. ¡Infórmate! ¡No te arrepentirás!