El embarazo favorece la aparición de las varices

Dres. Gonzalo Villa y José Manuel Jiménez. Cirujanos vasculares. Clínica San Miguel de Pamplona y Policlínica Navarra de Tudela.

Print Friendly, PDF & Email
La insuficiencia venosa y, su manifestación más conocida, las varices, constituyen una patología benigna, pero muy frecuente. De este modo, se calcula que puede afectar a una de cada tres personas en España.

No hay una única causa que motive la aparición de varices, sino que existen una serie de factores de riesgo que predisponen a padecerlas. Existe un claro componente hereditario, de modo que el riesgo de tener varices es doble si algún progenitor también las tiene. El sedentarismo, la obesidad, pasar tiempos prolongados de pie o sentados también contribuyen al desarrollo de las mismas. Por otra parte, las mujeres tienen tres veces más riesgo de tener varices que los hombres; y el embarazo es la causa adquirida más frecuente que ocasiona una insuficiencia venosa.

La esclerosis con microespuma, la mejor alternativa terapéutica para eliminar sus varices

Las varices han sido tratadas desde hace años. El método tradicional, la cirugía, ofrece buenos resultados, pero a costa de una intervención agresiva que conlleva una recuperación larga: habitualmente entre 4 y 6 semanas de baja laboral. Aunque las complicaciones de la cirugía tradicional son leves, no por ello son menos molestas, y es relativamente habitual la presencia de zonas endurecidas donde había varices, zonas acorchadas en la proximidad de las heridas quirúrgicas, etc.
Como hemos comentado, el embarazo es el “factor de riesgo” adquirido más frecuente a la hora de padecer varices en mujeres. Ello quiere decir que favorece su aparición, pero también que empeora un problema varicoso ya existente en el sentido de que aparecen más varices y se agravan los síntomas de éstas.
Por tanto, una mujer joven con varices es un candidato ideal al tratamiento de las mismas. En una paciente asintomática, la agresividad del tratamiento quirúrgico hace que no sea la mejor opción. Sin embargo, la esclerosis con microespuma permite tratar todo tipo de varices con una nula agresividad, de forma ambulatoria y sin apenas molestias. La microespuma se administra a lo largo de varias sesiones de tratamiento, a lo largo de las cuales se puede hacer una vida absolutamente normal a todos los niveles: laboral, deportivo, ocio, etc.
En pacientes con intención de quedarse embarazadas, la eliminación de sus varices propiciará un embarazo más llevadero y evitará las complicaciones de las mismas (sobre todo, tromboflebitis), que, sin ser procesos graves, sí son muy molestos. En pacientes que, tras el embarazo, han experimentado un empeoramiento de su estado circulatorio, la esclerosis con microespuma es, asimismo, la mejor alternativa terapéutica para eliminar sus varices de forma prácticamente indolora, sin ingresos, sin anestesia, y sin tener que pasar por un largo proceso de recuperación.