Endoscopia del tracto gastrointestinal inferior

Blanca Marzal López, Olga Rivas Calvete, Lorenzo Olivan Guerri. katalin Aspuru Rubio, María Teresa Suelves Ferrer

Print Friendly, PDF & Email
La endoscopia del tracto gastrointestinal inferior también denominada colonoscopia, es una técnica invasiva que consiste en introducir por el ano un tubo flexible (endoscopio) que nos permite visualizar la mucosa del colon (intestino grueso), y la última porción del intestino delgado (íleon terminal).

La colocación correcta del paciente para la exploración es decúbito lateral izquierdo (Sims). Previo a la prueba se debe realizar la limpieza de colon con solución laxante.

Múltiples indicaciones para realizar la exploración

1. Diagnóstica, cuando la prueba se realiza para detectar o descartar alguna patología:
• Diarrea crónica: consiste en la eliminación de heces acuosas de manera permanente, la causa de este síntoma puede ser por enfermedades infecciosas (bacterianas, protozoos y virus), colitis isquémica, enfermedades inflamatorias intestinales (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn…), diverticulitis, neoplasias, abuso de laxantes, malabsorción (enteropatías), fármacos, síndrome de intestino irritable…
• Anemia: se define como el déficit de concentración de hemoglobina en sangre, puede ser debido a una mala absorción del tubo digestivo (enfermedad celiaca), enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y colitis inespecífica) y cáncer colorrectal.
• Divertículos: son bolsas que se forman en la pared intestinal, es más habitual en el sigma, aunque puede aparecer a lo largo de todo el intestino grueso. Se denomina diverticulosis al conjunto de divertículos, pudiéndose desencadenar una diverticulitis (inflamación de los divertículos) que provoca dolor abdominal izquierdo, fiebre, náuseas, vómitos, cólicos y estreñimiento.

• Enfermedad inflamatoria intestinal: colitis ulcerosa (enfermedad crónica que consiste en la inflamación del intestino grueso, la localización inicial de la afectación es rectal (proctitis ulcerosa,) pero puede extenderse afectando al colon izquierdo (colitis izquierda) colitis extensa (cuando sobrepasa el ángulo hepático) y pancolitis (cuando afecta a todo el marco cólico).El síntoma más característico es la diarrea con sangre, el aumento del número de deposiciones que disminuyen de volumen debido a la inflamación del recto.) , enfermedad de Crohn ( enfermedad crónica que causa inflamación del sistema digestivo pudiendo afectar cualquier zona de la boca al ano, suele afectar con mayor frecuencia el íleon que es la zona final del intestino delgado. Dicha inflamación, puede ocasionar alteraciones en la pared intestinal, dolor y diarrea, fiebre pero existen varias formas de tratamiento que mejoran la calidad de vida del paciente) y colitis ulcerosa inespecífica.

• Cribado de cáncer colorrectal o screening: nos permite prevenir un tumor colorrectal (realizando resección de pólipos precancerosos que puede desencadenar por tanto tumores malignos), se puede detectar y tratar de forma precoz un tumor colorrectal en estadio inicial. Es cierto, que en ocasiones se detectan tumores en estadios avanzados.
• Alteración del ritmo intestinal (diarrea o estreñimiento), dolor abdominal…

2. Terapéuticas: cuando la prueba se realiza para el tratamiento de un diagnóstico previo:
• Polipectomia: extirpación de pólipos.
• Dilatación: se realiza cuando existe una estenosis (estrechez) en el colon que pueden producirse por procesos inflamatorios (EII complicada con fístulas o abscesos) o tras cirugía de hemorroides.
• Colocación de una prótesis: es una malla de metal que se coloca para abrir la luz intestinal cuando existe una obstrucción (estenosis) de origen neoplásico. Su función suele ser paleativa.

3. De revisión o control:
• Control de las enfermedades inflamatorias intestinales.
• Antecedentes de intervención por cáncer de colon.
• Antecedentes personales de extirpación de pólipos.
• Antecedentes familiares de cáncer colorrectal.

Riesgo de la exploración

• Frecuentes (dolor y distensión abdominal, náuseas, dificultad en la expulsión de aires…). • Poco frecuentes (dolor abdominal moderado y duradero tras extirpación de pólipo, sangrado rectal abundante…).
• Muy graves (perforación, riesgo anestésico, mortalidad…).

AUTORES

Blanca Marzal López, Olga Rivas Calvete, Lorenzo Olivan Guerri. Enfermeros de la Unidad Endoscopias Digestivas. Hospital San Jorge. Huesca
katalin Aspuru Rubio. FEA Aparato Digestivo. Hospital San Jorge. Huesca
María Teresa Suelves Ferrer. Enfermera Residencia de Mayores Sagrada Familia. Huesca