Eyaculación precoz. Nuevas perspectivas ante un antiguo problema

Satur Napal Lecumberri . Urólogo del Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
La eyaculación precoz es la alteración sexual más frecuente en los varones, afectando según las diferentes estadísticas del 25 al 40% de ellos.

Muchos varones presentan una eyaculación precoz en algún momento de su vida sexual. En casos extremos el varón eyacula antes de penetrar a su pareja o momentos después de realizada.

La mayoría de los especialistas definen la eyaculación precoz como la falta de control eyaculatorio de tal manera que interfiere en el bienestar sexual y emocional de uno o ambos miembros de la pareja.

La eyaculación precoz es una falta de control sobre el reflejo eyaculatorio.

Sexólogos y terapeutas sexuales saben que la eyaculación precoz determina frecuentes problemas emocionales, tanto al varón como a su pareja, afectados por el repentino cese del acto sexual.

Los científicos creen que hay una gran participación genética en algunos varones afectos de eyaculación prematura.

La serotonina

Parece que la serotonina, que es un neurotransmisor, tiene una gran importancia en la regulación de la eyaculación. El incremento de los valores de serotonina mejora el control eyaculatorio de los varones.

Eyaculación primaria y secundaria

Se denomina eyaculación precoz primaria a aquella que ha existido desde siempre. El varón nunca ha controlado la eyaculación. Eyaculación precoz secundaria sería la que aparece en un momento determinado en un varón que con anterioridad nunca había presentado esta alteración.

Causas de la eyaculación precoz

En una relación coital, la excitación del varón va aumentando gradualmente, llegando a la fase denominada “meseta”, hasta que de una forma “mas o menos” controlada se llega a la eyaculación.

El varón con eyaculación precoz no puede permanecer en la fase de “meseta”. Se excita con rapidez y esto conlleva una eyaculación prematura e involuntaria.

En algunos casos la eyaculación precoz es un signo de una afección psicológica (ansiedad, impaciencia, depresión, estrés…) o emocional (inseguridad, sensación de culpabilidad…) u otras causas (deficiente educación sexual, presión por parte de la pareja, dificultad en controlar los estímulos…)

También pueden existir causas orgánicas (infecciones de la uretra o de la próstata).

Pero en la mayor parte de los casos no se encuentra ninguna causa que determine la eyaculación precoz.

La eyaculación precoz es frecuente en la adolescencia o cuando se inician las relaciones sexuales, pero con la práctica los varones aprenden a mejorar su control eyaculatorio.

Tratamiento

En los casos leves de eyaculación precoz con entrenar al varón y con sencillos consejos sexuales y un adecuado control del estímulo erótico suele ser suficiente.

En casos más severos se prescriben una serie de ejercicios con los que el varón vaya recobrando su control eyaculatorio.

También se están usando fármacos para intentar solucionar la eyaculación precoz.

Los antidepresivos inhibidores de la recaptación de la serotonina han demostrado su efectividad: paroxetina, fluoxetina y sertralina.

La dapoxetina

El más novedoso medicamento aparecido para el tratamiento de la eyaculación precoz es la dapoxetina. Pertenece también al grupo de medicamentos denominados “inhibidores selectivos de recaptación de la serotonina”.

La dapoxetina prolonga el tiempo hasta la eyaculación y puede mejorar el control de la eyaculación.

La dapoxetina puede tener algún efecto secundario o contraindicación y como cualquier medicación solo se puede usar previa evaluación médica y con receta.

Resumen

La eyaculación precoz se produce cuando el varón eyacula con una mínima estimulación sexual y antes de que él lo desee. Esta situación puede causar problemas para el varón y puede afectar a las relaciones sexuales con su pareja.

La eyaculación precoz en gran cantidad de casos no tiene ninguna causa que la justifique.

En la actualidad la eyaculación precoz se puede solucionar con una educación sexual adecuada, con ejercicios que permitan que el paciente recobre el control eyaculatorio y también existen medicaciones novedosas y efectivas como la dapoxetina.

La ayuda y colaboración de la pareja es esencial para superar el problema. Su participación en el proceso de tratamiento esta indicada y tiene tanta importancia que se convierte en un instrumento esencial para garantizar el éxito del tratamiento.

Es importante que los varones con eyaculación precoz sean evaluados y tratados por personal sanitario que entiendan y sepan solucionar esta alteración.