La eyaculación precoz

Sancho López, Carlota; Fantova Alonso, Alberto; Tejero Sánchez, Arlanza; Reyes Figueroa, AA; Hernández Martínez, Y.E; Gil Sanz, María Jesús. Sº Urología. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza

Print Friendly, PDF & Email
La eyaculación es una acción refleja que ocurre como resultado de la estimulación sexual y que consiste en la expulsión súbita de semen a través de la uretra. La eyaculación precoz es un motivo poco frecuente de consulta urológica a pesar de que se trata de una entidad relativamente prevalente.

Se define de diversas formas:
• Eyaculación persistente o recurrente con mínimo estímulo o pronto tras penetración y antes de que lo desee
• Imposibilidad para retrasar el eyaculado para disfrutar de la relación sexual (15 segundos tras el inicio) o eyaculación sin erección completa
• Eyaculación con mínimo estímulo o antes de desearlo, antes o pronto tras penetración y que causa estrés, con poco o control involuntario
• Ocurre 1 minuto tras la penetración, con imposibilidad para retrasarlo y que produce consecuencias personales negativas como estrés, frustración y evitan relaciones sexuales por este motivo.

Tipos

Existen dos tipos de eyaculación precoz: la primaria y la secundaria
• Eyaculación precoz primaria: Ocurre antes de la penetración o pasado 1 o 2 minutos de la penetración desde la primera relación sexual. La causa es genética o neurobiológica. Tiene baja prevalencia y el tratamiento es médico.
• Eyaculación precoz secundaria: Se trata de la forma adquirida, tiene un comienzo gradual o brusco tras experiencias normales de eyaculación antes de su aparición. Puede ser debida a problemas psicológicos, disfunciones urológicas como disfunción eréctil o prostatitis, disfunción tiroidea, fármacos, drogas, alteraciones neurológicas,…. Pero también puede ser secundario al déficit de habilidades sexuales o la ansiedad ante la relación.

Epidemiología

Se describen prevalencias variables en torno al 30%, la etiología es desconocida y existen diversos factores de riesgo.

Los factores de riesgo principalmente descritos son los siguientes:
• Raza negra/hispanos/islámicos.
• Predisposición genética.
• Mala salud global y obesidad.
• Inflamación prostática: prostatitis crónica.
• Alteración de hormonas tiroideas: hipertiroidismo.
• Problemas emocionales y estrés.
• Experiencias traumáticas.
Sin embargo no se ha encontrado relación con la edad ni el estado civil.

Diagnóstico

Lo más importante para diagnosticar la eyaculación precoz es que produzca un impacto en la calidad de vida, produciendo disminución en el número de relaciones sexuales y la satisfacción de las mismas. Hasta el 78% de los pacientes no consultan.
Para diagnosticarla es importante diferenciarla de la disfunción eréctil.
La disfunción eréctil se define como la incapacidad persistente o recurrente para conseguir o mantener la suficiente rigidez del pene, mantenido al menos, durante 3 meses seguidos,
para permitir una relación sexual satisfactoria y debe producir un impacto en la calidad de vida.
Existen diversos cuestionarios para diagnosticar la eyaculación precoz, o también se mide con el IELT (intravaginal ejaculatory latency time, tiempo de latencia eyaculatoria intravaginal).

Tratamiento

Se basa principalmente en modificación de la conducta y tratamiento psicológico, tratamientos tópicos y tratamiento farmacológico.
El tratamiento psicológico se basa en control de la ansiedad, reestructuración cognitiva y autosensibilización corporal además de diversas técnicas descritas, como el Start-stop (parada-arranque), squeeze technique (técnica del apretón en la base del pene o del glande). También se pueden realizar estrategias en pareja, las cuales serán guiadas por un sexólogo.
Otro tratamiento clásicamente descrito es la utilización de anestésicos tópicos, como crema con lidocaína o prilocaína aplicada 20 o 30 minutos antes de la relación sexual.
Existe únicamente un tratamiento médico aprobado para la eyaculación precoz, se trata de un inhibidor de la recaptación de la serotonina, la dapoxetina, se administra vía oral, a demanda con un vaso de agua entero, para disminuir sus efectos adversos y aproximadamente 1 a 3 horas antes de la relación sexual. Se inicia el tratamiento con una dosis de 30 mg, y se aumentará la dosis a 60 mg si no es eficaz y ante ausencia de reacciones adversas. No se debe administrar más de un comprimido diario. Los resultados de este fármaco incrementan el IELT (tiempo de latencia eyaculatoria intravaginal) de 1,75 minutos a 2,78 minutos con la dosis de Dapoxetina 30 mg, y a 3,32 minutos con la Dapoxetina 60 mg.
Las reacciones adversas más frecuentes con este tratamiento son náuseas, diarrea, cefalea y mareo.
También se puede asociar al tratamiento los fármacos utilizados para la disfunción eréctil porque aumentan la confianza y la percepción de mejor control y satisfacción y disminuyen la ansiedad. Se trata de los inhibidores de la 5 fosfodiesterasa.