La mujer y la enfermedad cardiovascular

Print Friendly, PDF & Email
Son muchos y numerosos los artículos científicos publicados acerca de cómo se comporta la enfermedad cardiovascular. En la mayoría se destaca que la enfermedad cardiovascular es más difícil de tratar y de diagnosticar en las mujeres (https://fundaciondelcorazon.com/prensa/notasdeprensa/2024enfermedadcardiovascularmujer).

En mi consulta de cardiología en Pamplona tengo en cuenta cuales son los factores de riesgo asociados a la enfermedad cardiovascular: sendentarismo, tabaquismo, mala alimentación, antecendentes familiares, terapia hormonal sustitutiva, aumento de los niveles de colesterol, hipertesión,… Conociendo los factores de riesgo asociados a la mujer navarra, podemos mejorar la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Además es muy importante realizar una historia clínica detallada, ya que las mujeres pueden sentir la enfermedad de la arterias de una forma distinta.

Algunos datos
Cuando buscamos información sobre este tema específico los datos científicos pueden ser muy “frios” e incluso provocan cierto grado de alarma. Esta se realiza a propósito, pues lo que se pretende, es concienciar a las mujeres acerca de esta enfermedad.

Por ejemplo, la OMS (Organización Mundial de la Salud) en febrero 2019, confirmaba que los accidentes cardiovasculares siguen siendo el principal motivo de fallecimiento en el caso de las mujeres.
https://www.who.int/gho/women_and_health/mortality/situation_trends_causes_death/en/

https://www.who.int/bulletin/volumes/91/9/12-109710-ab/es/

Las mujeres con diabetes tienen, por ejemplo, entre 3 y 5 veces más riesgo de tener enfermedades cardiovasculares que las mujeres no diabéticas.

Incluso, en relación con el tabaquismo, las mujeres fumadoras tienen mayor riesgo de sufrir un infarto que los hombres que fuman.

¿Qué podemos hacer?
Todos estos datos vienen a reforzar la necesidad de un diagnóstico y tratamiento temprano de posibles enfermedades cardiovasculares en las mujeres.

En España, donde el 50,9 % de la población está compuesta por mujeres, hay diferencias importantes entre éstas y los hombres en relación a las características clínicas de la enfermedad (suele aparecer más tarde), el perfil de riesgo, la realización de pruebas diagnósticas, las medidas terapéuticas que se establecen, etc.

Por estos motivos, es importante realizar campañas de concienciación y realizar una adecuada valoración del riesgo cardiovascular en mujeres mayores de 50 años o post-menopaúsicas. Esta valoración del riesgo debe realizarse antes si la paciente tiene un riesgo cardiovascular elevado (pacientes con diabetes por ejemplo) o si existen antecedentes en la familia de enfermedad cardiovascular, ya que ésta también tiene un componente genético.

https://www.escardio.org/Guidelines/Clinical-Practice-Guidelines/CVD-Prevention-in-clinical-practice-European-Guidelines-on