Lateralidad infantil

Dori Callejo. Óptico-Optometrista. Óptica Unyvisión

Print Friendly, PDF & Email
Los niños deben construir bien la lateralidad para poder tener referencias espaciales y temporales adecuadas, sin referencias es difícil que el niño se organice y tendrá más dificultad en el aprendizaje.

Ser diestro o zurdo no es un capricho o una consecuencia del azar. La lateralidad se manifiesta debido a la evolución del sistema nervioso, el cerebro es el que realmente ve, oye, interpreta…, los ojos, los oídos, las manos… recogen la información y la envían al cerebro para ser procesada.
Gracias a la lateralidad nos orientamos en el espacio y el tiempo, entendemos los códigos escritos como las letras o los números, memorizamos secuencias, como las tablas de multiplicar, los días de la semana, meses…
La lateralidad se comienza a definir entre los tres y cinco años, es una consecuencia de la distribución de funciones entre ambos hemisferios cerebrales.
Tenemos dos hemisferios cerebrales con una cierta especialización:
• El hemisferio izquierdo es el controlador del lenguaje y del procesamiento secuencial.
Este hemisferio controla el lado derecho del cuerpo.
• El hemisferio derecho trabaja con imágenes visuales.
Es el encargado del control motor del lado izquierdo del cuerpo.
Los dos hemisferios participan en el análisis de la información.
Para llegar a una adecuada lateralidad es importante el desarrollo psicomotriz del niño, para desarrollar el cerebro y sintetizar la mielina que establece las conexiones entre nuestro cerebro y el cuerpo. En el desarrollo psicomotriz es importante conseguir una buena simetría, el niño ha de madurar todas las etapas del desarrollo motor: reptado, gateo, bipedestación y adquisición de un patrón contralateral (brazo derecho-pierna izquierda y viceversa) al caminar y correr que le permita integrar los dos hemisferios cerebrales, desarrollar sus conexiones y la correspondiente lateralidad.
La lateralidad se establece en varias fases:
• De 0 a 18 meses el niño no presenta dominancia lateral.
• De 18 a 24 meses inicia la tendencia hacia un lado del cuerpo.
• De los 2 a 5 años define la lateralidad.
• A los 6 años debe estar completada la lateralidad con un cuerpo calloso que relacione bien los dos hemisferios cerebrales.

¿Qué es el predominio visual?

De la misma forma que una de las manos es la dominante, uno de los ojos contribuye más a la percepción visual y por lo tanto a las tareas de lectura y escritura.

¿Tienen los zurdos más problemas de aprendizaje?

En la década de los setenta se hicieron estudios en poblaciones escolares que permitieron descartar la relación entre los problemas de aprendizaje y la lateralidad zurda. Un zurdo bien lateralizado y organizado no tiene porqué tener problemas de aprendizaje .
Si el niño es zurdo, tiene que ocupar un lugar en la mesa que le permita manejar adecuadamente su mano izquierda y no impida la visión del lado izquierdo de su campo visual. Si el niño es diestro, deberemos hacer lo mismo con el lado contrario.
Es importante que el niño zurdo tenga acceso a instrumentos adaptados para ellos, como el sacapuntas, las tijeras…, permitiendo que saquen el máximo partido a su mano izquierda y ojo izquierdo, que son los dominantes, para que puedan colocar su cuerpo en la posición más ergonómica.

Síntomas de desorganizacion lateral y visual

• Confusión de derecha e izquierda.
• Inversiones gráficas de letras, números, sílabas…
• Dificultad en la concepción del tiempo (pasado, presente, futuro).
• Inseguridad.
• Procesamiento lento.
• Dificultad en la lecto-escritura, cálculo, conceptos de unidades, decenas…, memorización de secuencias.

Consejos para un adecuado desarrollo de la lateralidad

• Es muy importante el desarrollo psicomotriz del niño.
• Realizar trabajos dirigidos al reconocimiento de la derecha, de la izquierda y del resto de códigos espaciales.
• Desarrollo completo de la pinza escribana de los dedos pulgar e índice.
• Juegos que entrenen la coordinación óculo-manual y óculo-podal.
• En las tareas de preescritura vigilar la direccionalidad espacial, que ha de ser la direccionalidad espacial diestra, es decir de izquierda a derecha y de arriba a abajo.

Los optometristas evaluamos el predominio visual en la exploración de la lateralidad y realizamos tratamientos para mejorar la organización lateral y visual.