Navidad…, saludable

Leire Ezquer SanzDietista- Nutricionista. Col. nº: NA-00232. CODINNA/NADNEO

Print Friendly, PDF & Email
Logotipo CODINNA
La Navidad, es la época del año en la que más difícil resulta cuidarse ya que es la época en la que mayor cantidad de comida ingerimos. La alimentación cambia de manera radical y tendemos a los excesos, se  multiplican los compromisos y son muchas las comidas y cenas “especiales” que celebramos.

Consejos prácticos para sobrevivir saludablemente

• Tener en cuenta cuáles son los días señalados como festivos: Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes. Además, es preferible no consumir productos navideños (ej.: turrones, polvorones…) con demasiada antelación o pasadas las fiestas.
• Los días que no son festivos es importante retomar la alimentación habitual para compensar los excesos.
• Guardar las sobras para los más pequeños de casa. No deben estar presentes en los
menús de los días señalados como no festivos, otra opción podría ser congelarlas.
• Las bebidas alcohólicas son perjudiciales para la salud y sólo ayudan a subir de peso. Así, trata de evitar su consumo o beber con moderación (1 copa de vino/cerveza/cava en cada comida o cena).
• Dado el elevado consumo de alimentos en esta época es importantísimo moverse y
practicar ejercicio físico en al menos 5 ocasiones a la semana y durante un mínimo de
40 minutos. Actividades como salir a pasear, caminar, bicicleta, correr, etc., ayudarán a tu organismo a eliminar los excesos. Si el cocinero/a eres tú….
• Entremeses. Inicia las comidas y/o cenas con entrantes fáciles, ligeros y saludables.
Puedes prepararlos con frutas y verduras ya sea crudas o cocidas. Procura evitar las
conservas, patatas fritas y embutidos que, además, encarecen tu menú.
• Verduras y hortalizas. Empezar las comidas y cenas con una ensalada fría o  templada, un plato de verdura u hortaliza en forma de crema, sopa o menestra. Esto ayuda a tener un menú más saludable y a sentirse más saciado a la hora de degustar los manjares navideños.
• Evita las salsas ricas en grasa. Puedes condimentar las comidas con hierbas o especias aromáticas y preparar aderezos a base de ajo, cebolla, limón o vinagre, evitando el consumo de mayonesa, nata o mantequilla. • Postres. La fruta es la opción más adecuada, puedes preparar una bonita cesta de fruta
fresca y ofrecerla en la mesa al finalizar el segundo plato. Elige fruta de temporada, en su punto de madurez y procura servirla a temperatura ambiente para facilitar su consumo. Si la presentas pelada y troceada verás que éxito tiene en la mesa.
• Los dulces navideños. Turrones, mazapanes, guirlaches, etc. deben estar en la despensa y sacarlos a la mesa sólo los días señalados como festivos o si recibes alguna visita. Es preferible guardarlos en un lugar de difícil acceso y poca visibilidad, ya que si están a la vista, contribuirás a que toda la familia consuma los dulces en mayor cantidad y en más ocasiones.
• Mucha agua y poca sal. Procura evitar la sal de mesa y alimentos muy ricos en sal como patatas chips, frutos secos salados o conservas de mariscos. No olvides beber agua, al menos 8 vasos al día y evita los refrescos con azúcar.

Compensa los excesos de forma saludable

Muchas personas dejan de comer o ayunan a lo largo del día para poder compensar una gran comida del día anterior. También, compensan los excesos de una comida abundante saltándose la cena y olvidando que el ayuno es el mayor enemigo para gozar de buena salud y un buen control del peso corporal.
Para compensar los excesos, lo mejor que puedes hacer es comer o cenar ligero los días en los que las otras comidas vayan a ser más copiosas. Por ejemplo: o El día de Nochebuena trata de desayunar, almorzar y comer a base de frutas, verduras y hortalizas. Puedes añadir lácteos desnatados como yogur. o El día de
Navidad, equilibrarás la dieta si a la hora de cenar, tomas una ensalada variada acompañada de una fruta y dos yogures desnatados.