Neuropsicología en la educación especial

Lucía Zumárraga

Print Friendly, PDF & Email
Los avances de la Neurociencia y la tecnología de las últimas décadas posibilitan la mejora de la actividad educadora y rehabilitadora.

El único objetivo es conseguir que los niños alcancen el máximo nivel de autonomía, mejoren su calidad de vida y su participación e inclusión social.

Desde el momento del nacimiento comienza a formarse la arquitectura cerebral del niño, base de los futuros aprendizajes. El desarrollo del niño está basado en los procesos de maduración neurológica y determinados por el entorno. En otras palabras, la exposición a situaciones de aprendizaje y experiencias vitales producen cambios plásticos en nuestro cerebro.
Es aceptado que el cerebro, y en especial el de los niños y adolescentes es plástico. La investigación pone de manifiesto que la neuro-plasticidad se puede modular mediante la experiencia: aprendizaje y rehabilitación. Así, se auguran mejoras y cambios funcionales significativos.
Un niño y adolescente está en constante evolución y cambio. Cuando sufre o ha sufrido una alteración en su neurodesarrollo se dice que crece con sus dificultades. Así, los signos y objetivos de tratamiento y educación van a ir cambiando a lo largo de las etapas educativas. A ello, se suma la interacción entre la maduración del la persona y las barreras o facilitadores del entorno.
Los trastornos del neurodesarrollo tienen gran importancia en la sociedad del siglo XXI dada la actual esperanza de vida. Por tanto, será fundamental invertir en las etapas tempranas y escolares para promover una transición a la vida adulta y a la vejez con la mayor autonomía posible.

¿Qué es la neuropsicología clínica pediátrica?

La neuropsicología clínica pediátrica se basa en la comprensión del proceso de neurodesarrollo normal y la repercusión que en él tiene una interrupción de dicho desarrollo. Comprende e interviene en trastornos neurológicos, psiquiátricos, psicosociales, y de aprendizaje en niños y adolescentes.
La neuropsicología clínica pediátrica se puede decir que interviene en tres grandes grupos de niños:
• Alteraciones congénitas (de origen prenatal, perinatal, genético, prematuridad, etc.);
• Daño Cerebral Adquirido (traumatismo craneoencefálico, ictus, tumores, etc.)
• Trastornos del NeuroDesarrollo (trastorno del espectro autista, trastornos específicos del aprendizaje, tda-h, etc.).
En adelante, hablaremos de Trastornos del NeuroDesarrollo de manera genérica, conociendo las diferencias entre los tres grandes bloques de patologías y las necesidades específicas de cada trastorno en específico.
Los trastornos del NeuroDesarrollo son un grupo de condiciones que se inician en el periodo de desarrollo cerebral, se manifiestan y evolucionan durante la infancia y adolescencia. Se producen alteraciones físicas (sensoriales y motoras), cognitivas, conductuales, emocionales, familiares, sociales, académicas y funcionales. En definitiva, impacta en la adaptación psicosocial en los entornos familiar, escolar y comunitario.

Rehabilitación neuropsicológica

La palabra rehabilitación proviene de la unión de dos conceptos del Latín re que significa otra vez y habilito que expresa hacer posible. En todos los casos se da una situación de enseñanza aprendizaje.

La rehabilitación neuropsicológica, del Neurodesarrollo, es un programa de tratamiento integral que en función de una valoración global promueve el desarrollo. Establece programas de intervención a corto y largo plazo con seguimiento durante todas sus etapas de desarrollo. Las características fundamentales son:
• El modelo de tratamiento en Neuro-Rehabilitación es aquel centrado en la persona. Son programas de tratamiento centrados en la familia y su hijo/a, fuertemente coordinado con los agentes educativos y sociosanitarios.
• Los déficits cognitivos influyen en la ejecución de todas las actividades de la vida diaria. Por ello, se implementan estrategias y mecanismos de afrontamiento para resolver situaciones de la vida diaria en el entorno familiar, escolar y comunitario. Se adaptan las estrategias de intervención al perfil de afectación y capacidades funcionales preservadas.
Es fundamental, ofrecer tratamientos que incluyan como parte del tratamiento, al menos, a la familia y a la escuela.
• La Rehabilitación Neuropsicológica infantil se enfrenta a una elevada a comorbilidad que puede ser modificada durante el desarrollo. Así mismo, pueden desarrollar trastornos secundarios (generales de salud o relacionados con la patología de base). Todo ello puede variar con el paso del tiempo, la maduración y las exigencias del entorno.
• Además, el clínico se enfrenta a importantes dificultades para medir el progreso y su evolución. Es decir, la percepción y rendimiento será diferente si se valora directamente al niño o adolescente, o evalúa en la familia o la escuela.
• El Neuropsicólogo debe hacer frente a las siguientes funciones: asesorar, monitorizar y ser terapeuta.

Modelo de rehabilitación neuropsicológica

La rehabilitación neuropsicológica se sirve de estrategias de intervención restitutivas o compensatorias, para, en función de las capacidades preservadas y afectadas, lograr el máximo nivel de realización en las actividades de vida diaria. Anderson, propone un modelo de rehabilitación neuropsicológica en pediatría, que más tarde ha sido adaptado por Enseñat y Picó (2011), cuyos componentes fundamentales son:
• Restauración de la función, intervención directa: ejercicios específicos de las funciones cognitivas (atención, memoria, visopercepción y funciones ejecutivas) con el fin de restaurar la disfunción cognitiva.
• Adaptación funcional, técnicas compensatorias: estrategias alternativas que ayudan al niño a compensar sus dificultades cognitivas.
• Modificación de conducta: para el manejo de los trastornos de conducta. Es importante la formación de los padres, y familia extensa, en el control de todas las técnicas para lograr una adecuada generalización.
• Modificación del entorno. Cambios que se realizan en el ambiente físico del niño con el fin de reducir sus alteraciones funcionales y del comportamiento. Puede Incluir:
– Simplificación de las tareas, reducir el número de estímulos, tiempo de los ejercicios.
– Reducción de ruido, la eliminación de otras posibles distracciones.
– Uso de ayudas externas o señales, como las listas, diarios, alarmas, o sistemas de localización.
• Intervención en la familia: la familia tienen un papel central en el desarrollo de su hijo. Sufren las consecuencias de la patología, el desconcierto y la incertidumbre sobre el futuro. Lo cual produce elevados niveles de estrés y en ocasiones de culpabilidad. Por tanto, es necesario realizar una intervención directa que se ampliará en las siguientes páginas.
• Acelerar las habilidades del desarrollo: La adquisición de nuevos aprendizajes puede ser complicada. Los programas de educación refuerzan y tratan de que alcance lo más rápido posible los aprendizajes
• Pautas a la familia y escuela: es decir formación e información sobre las estrategias de intervención, metodologías adecuadas de enseñanza-aprendizaje, y finalmente sobre el desarrollo y las consecuencias de la alteración neurológica del niño y su impacto en la vida diaria.
• Intervenciones psicológicas: la alteración neurológica conlleva consecuencias sensoriomotoras, cognitivos, emocionales y sociales y todas ellas deben ser tratadas con igual importancia. Por ello, serán fundamentales las intervenciones orientadas a mejorar la calidad de vida, tolerancia a la frustración, manejo del estrés y los trastornos emocionales en general.

Rehabilitación Cognitiva

Una de las técnicas dentro de la rehabilitación cognitiva es la restitución. Existen multitud de recursos en el mercado que trabajan los diversos componentes de las funciones cognitivas, tanto en papel y lápiz como a través del ordenador. Muchos de los programas informáticos están comercializados como neuronup©, entre otros. Así mismo el profesional es libre para crear e inventar tareas de rehabilitación de la atención a través de juegos, materiales creados, etc.
Lo importante de toda intervención es tener unos objetivos, una planificación y un sistema de monitorización. Las tareas tienen que motivar deben estar estructurados (variados, breves, concretos,…) y jerarquizadas en niveles de dificultad. Las nuevas tecnologías son una herramienta en manos de los profesionales pero no son en sí mismas rehabilitadoras si no tienen una adecuada planificación.
La neuropsicología fomenta los modelos integrales y la rehabilitación de todas las funciones cognitivas, y de los aspectos conductuales y emocionales. Las funciones cognitivas se desarrollan durante la infancia por tanto es necesario conocer y estudiar cómo evolucionan. Y así, planificar y proponer actividades adecuadas al nivel de madurativo del niño.

Conclusión

Estamos totalmente convencidos de que el trabajo en equipo orientado a los objetivos, con profesionales abiertos a los avances y con la flexibilidad e inteligencia en la aplicación de las terapias que cada niño recomiende va a lograr una mayor y mejor eficacia. Y por lo tanto, debemos dedicar una gran parte de los recursos a la coordinación de los profesionales y a la comprensión de la contribución que cada especialidad puede hacer al objetivo final.