Plaquetas, ¿por qué son importantes?

Marta Aguado Sevilla. FEA Anestesiologia y Reanimación. Complejo Hospitalario de Navarra. Guillermo Napal Ongay. FEA Anestesiología y Reanimación. Hospital García Orcoyen. Estella. Ruben Goñi Robledo. FEA Traumatología y Ortopedia. Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
Las plaquetas además de su función hemostática primaria, también participan en otros procesos importantes, como la inflamación, la remodelación tisular y los mecanismos de defensa innata, formando parte de un gran número de procesos fisiológicos y patológicos: inflamación, infección, cicatrización de las heridas, fibrosis, arterioesclerosis o diseminación de las neoplasias.

Su principal función, o al menos la que más conocemos, es participar en la hemostasia primaria mediante adhesión, activación, y agregación para terminar formando el tapón plaquetario. Su principal manifestación de su alteración es el sangrado.
Ya que la primera en actuar ante una lesión vascular es la hemostasia primaria, entendemos por que una alteración de la misma nos conlleva un sangrado inmediato, a diferencia de lo que ocurre con un sangrado propio de los trastornos de coagulación o hemostasia secundaria. Se suele tratar de un sangrado superficial, cuya localización suele ser en piel y mucosas y que además puede dar lugar a la aparición de petequial, púrpuras, equimosis, epístaxis y sangrados en el aparato genitourinario o digestivo.
Las plaquetas se originan por fragmentación de los megacariocitos, se trata de células grandes poliploides de la médula ósea mediante un proceso conocido como trombocitopoyesis. Se producen una media de 35.000 a 45.000 ul cada día. Estas tras abandonar la médula ósea, cerca de un tercio de las plaquetas es secuestrado o retenido fuera de la circulación, fundamentalmente en el bazo.
Los otros dos tercios que restan circulan durante 7-10 días. Normalmente solo una pequeña parte de la masa total de plaquetas se consumen en el proceso de la hemostasia, de tal forma que la mayoría de las plaquetas circulan hasta que envejecen y serán eliminadas por el sistema macrófago – fagocítico.
El recuento normal de plaquetas es de 150.000 a 450.000 ul.

¿ Por que son importantes en anestesia?

Además de por el riesgo de sangrado postquirúrgico que debemos tener en cuenta, otros de los aspectos por los que su cifra la tenemos en cuenta es en aquellos pacientes que requieren anestesia neuroaxial, donde:
• Debemos evaluar el nivel de riesgo de las complicaciones hemorrágicas que nos puede desencadenar el procedimiento a realizar.
• Evaluar en número de plaquetas y la velocidad en la que descienden.
• Debemos además corregir otras coagulopatías o esperar a su resolución en el caso por ejemplo de fármacos antiplaquetarios.
• Evaluar si existe la necesidad de transfundir plaquetas.
• Si debemos transfundir, solicitar el número de las mismas previo al procedimiento, y después de dicha transfusión volver a evaluar los posibles riesgos asociados.

Es cierto que no existe un número seguro de plaquetas con evidencia significativa, sobretodo si coexisten otros problemas que nos aumenten el nivel riesgo de sangrado; por ello siempre debemos evaluar riesgo-beneficio en cada paciente.