Preparación para colonoscopia en paciente diabético Tipo 1

Miguel Ángel García Ambrona. Enfermero del Servicio de Endoscopia Digestiva en Hospital Universitario Gregorio Marañon. Débora Montes Blanco. Enfermera del Servicio de Urgencias del Hospital Universitario Infanta Sofía. Sergio Menéndez Hevia. Enfermero. Servicio de Pediatría de Atención Primaria en Servicio Aragonés de Salud

Print Friendly, PDF & Email
La colonoscopia es una de las exploraciones más comunes en las unidades de endoscopia digestiva. Ésta conlleva una preparación para vaciar el colón de heces y poder así, visualizar directamente el interior del tubo digestivo. En este artículo se trata de dar un guía general para aquellos pacientes diabéticos tipo 1 que deban llevar a cabo una preparación para esta prueba.

Una buena preparación para la colonoscopia resulta de gran importancia a la hora de realizar la propia técnica e identificar posibles lesiones o diagnósticos. Se deben llevar a cabo una serie de medidas para una correcta limpieza del intestino. Siguiendo las indicaciones de su médico deberá atender a medicamentos que aumenten el riesgo de sangrado como antiagregantes y anticoagulantes. Por otro lado, habrá que llevar a cabo una dieta baja en residuos junto con una solución evacuante. Dos días antes de la prueba comienza una dieta baja en residuos hasta las ayunas horas antes a su realización; aquí nos vamos a centrar.

Un control glucémico especial

• Diferenciamos entre alimentos prohibidos y alimentos permitidos en las 48 horas previas a la prueba. Los alimentos prohibidos son las frutas, las verduras (lechuga, pimiento, tomate), las legumbres (judías, lentejas), NO debemos añadir ninguna salsa a los alimentos permitidos. La leche entera, queso fresco, los frutos secos tampoco son convenientes. Ni chocolate ni batidos de cacao. No se pueden tomar bebidas con gas. No debemos tomar alimentos integrales.
En este caso los diabéticos debemos adaptar nuestros alimentos a este tipo de dieta. Los productos integrales tendremos que dejarlos de lado estos días y tomar arroz blanco, pasta normal, pollo, carne a la plancha, puré, patatas cocidas (seguramente sea un alimento principal en nuestra dieta).
Las frutas más que las verduras tendremos que sustituirlas por algún alimentos hidrocarbonatado (HC) para no descender el consumo total de HC diario que nos lleve a hipoglucemia.
Si nos tratamos con insulina de acción lenta trataremos de reducir la dosis de la última inyección antes de la prueba en un 20% (debemos recordar que el día siguiente se realizará un ayuno).
• El día anterior a la prueba (24 horas pre) se dejarán de tomar alimentos sólidos, dejando una franja de tiempo de 3-4 horas antes de comenzar la limpieza intestinal con la solución evacuante indicada por el especialista. Al solo poder tomar líquidos al paciente diabético tipo 1 le resultará muchas veces mantener niveles correctos al salirse de su pauta habitual.
• Hay pacientes que deciden no pincharse la insulina por miedo a sufrir una hipoglucemia, pero hemos de subrayar que la hiperglucemia que puede sufrir es complicada. Ya que el bolo de corrección de rápida puede ser excesivo al cambiar el ratio este día previo y tener nuestras reservas de glucógeno más bajas.
Otra razón por la que está medida resulta incluso más peligrosa que lo habitual es la deshidratación asociada a esta prueba y su preparación. Unida a la pérdida por glucosuria puede agravar el estado hidroelectrolítico de nuestro organismo.
• En caso de hipoglucemia: no se deje llevar por la sintomatología. Solo debe tomar líquidos, puede ser un zumo o un gel de absorción rápida. Si cuenta con más experiencia y/o un medidor continua de glucosa e identifica que se trata de un hipoglucemia por la insulina basal (y haber descendido bruscamente la cantidad de HC totales) puede tomar un gel de absorción lenta.

Ayuno por sedación

Un especialista de anestesia inducirá tras su consentimiento firmado la sedación (un estado de sueño profundo) por lo que no tendrá dolor durante la prueba. En esta estado de sedación intermedia donde se suele administrar oxígeno aunque el paciente respira por si mismo. En cualquier caso y dentro de la gran seguridad que tiene este procedimiento, hay que mantener las ayunas indicadas. Recuerde la vital importancia del ayuno para esta intervención y en caso de tener algún problema ponerse en contacto con el servicio o informarles de su tendencia a hipoglucemia si así fuese para tomar las medidas oportunas por los especialistas.

Post-exploración

Tras la finalización de la prueba y su reanimación de anestesia podrá volver a hacer vida normal. Evitar bebidas gaseosas y alcohólicas, junto con el resto de recomendaciones adjuntas. Respecto a la dieta puede reiniciar su dieta habitual de manera inmediata. Se aconseja reducir la próxima dosis de lenta un 10% ya que debe recordar que el día anterior no recibió su dosis de HC normal. Tenga estricta atención también en el día posterior ya que el efecto de la insulina será mayor (aumento de transportadores de membrana GLUT-6 en tejido muscular y hepático). Se recomienda a diabéticos tipo 1 no excluir alimentos de absorción lenta para mantener correctos niveles de glucemia.