Problemas de la voz en las fiestas

Dr. Ignacio Arruti González. Jefe de Sección ORL. Complejo Hospitalario de Navarra. Dra. Almudena Rodríguez de la Fuente. MIR ORL del Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
Cuando pensamos en los excesos que todos cometemos en las fiestas (bebidas, tabaco, comidas, cánticos etc.) pocas veces nos acordamos de la repercusión de todo ello en nuestra voz.

Nunca debemos perder de vista que el aparato fonador es un instrumento de nuestro cuerpo y el producto de este es la voz. Deberíamos cuidar la voz como un violinista cuida de su violín (afinándolo, limpiándolo, protegiéndolo de golpes, evitando la humedad…) Debemos recordar que no hay voces roncas naturales. Una ronquera es una voz enferma, lesionada o cansada.

Fisiología de la voz

La voz se produce al expulsar el aire de los pulmones. Esta corriente de aire pasa por la laringe y es modulada por las cuerdas vocales que se abren y se cierran. El aire circula a través de la faringe y la boca formando junto con numerosas cavidades resonantes una red acústica que modula la presión.
Podemos comprender la importancia que tiene el saber coger y expulsar correctamente el aire para que nuestra voz sea clara y limpia.
El mecanismo de emisión de las vocales y las consonantes es distinto. En el caso de las vocales, el aire es modulado por las cuerdas vocales; en el caso de las consonantes también intervienen la lengua, el paladar, los dientes y los labios.
En definitiva, la emisión de la voz se debe a la acción coordinada de una infinidad de músculos y órganos: abdomen, tórax, cuello, cara…

Mecanismos de producción de voz

Hay tres mecanismos básicos:
• Vibración de las cuerdas vocales. Por ejemplo, en los fonemas vocales.
• Interrupción en el flujo del aire. Da lugar a sonidos “sordos” produciendo consonantes fricativas (/f/, /s/, /z/ etc.)
• Combinación de vibración e interrupción. Por ejemplo /b/, /d/ y /g/
El sonido producido en las cuerdas vocales es muy débil y por ello debe ser amplificado en los resonadores nasales, bucales y faríngeos.
Una vez que la voz sale de los resonadores es moldeada por los articuladores (paladar, lengua, dientes y labios) transformándose en sonidos del habla: fonemas, palabras etc.

Cualidades de la voz

Timbre. Constituye la característica personal de la voz. Es la tarjeta de presentación de una persona. Hay timbres chillones, nasales, opacos…
Tono. Depende de las vibraciones de los cuerpos sonoros. A mayor número de vibraciones el tono se hace más agudo. Existen tonos graves, medios y agudos. En la voz cantada se especifica más esta clasificación distinguiéndose dentro de la voz masculina en orden ascendente de agudeza: bajo, barítono y tenor. Y dentro de la voz femenina siguiendo el mismo orden: contralto, mezzosoprano y soprano.
Volumen. Es la intensidad de emisión de los sonidos. Puede ser débil (35 dbs), media (50 dbs) o fuerte (65 dbs).
Duración. Es el tiempo en que un cuerpo sonoro se mantiene vibrando. Una correcta duración evita que se pierdan los finales de las frases.

Consejos para mantener correctamente la voz

• Liberarse del estrés. Cualquier alteración en el estado de ánimo va a repercutir en nuestra voz.
• No gritar. Se pueden producir daños en las cuerdas vocales de mayor o menor severidad. Tener en cuenta esto en grandes reuniones o en ambientes con música en los que para hacernos entender necesariamente tenemos que elevar el volumen de nuestra voz.
• Cuando falle la voz: Descansar. Como cualquier parte de nuestro cuerpo cuando se lesiona, hay que dejarlo en reposo. El reposo de la voz significa hablar lo menos posible y con volumen bajo. Susurrar supone un sobreesfuerzo que contrariamente a lo que se piensa es negativo.
• Calentamiento. Si vas a cantar o a forzar la voz, hazlo de manera progresiva. Es como si vas a empezar a jugar a fútbol.
• Evitar las bebidas muy frías.
• Si notas un tirón, no abusar de la voz. (Es como el futbolista que nota un tirón en el gemelo)
• Ten ratos de silencio (descanso).
• Evita las comidas muy condimentadas (pimienta, vinagre etc.)
• Modera o evita el alcohol y el tabaco.
• Modera el uso de refrescos con gas.
• Haz deporte. Son aconsejables los deportes cardiovasculares (nadar, correr, bailar etc.) que ayudan a mejorar el ritmo cardiaco y la capacidad respiratoria.
• Bebe suficiente agua. La mejor lubricación para las cuerdas vocales se consigue tomando abundante agua ( 2 litros al día)
• Evita carraspear. La manera más segura y eficiente de aclarar la garganta es usando una tos productiva con un elevado flujo de aire y con poco sonido.
Importancia del reflujo gastroesofágico
El reflujo gastroesofágico se produce al retornar parte del contenido gástrico al esófago pudiendo llegar hasta la garganta. El contenido gástrico es eminentemente ácido, lo cual para el estómago resulta inocuo, sin embargo, en el esófago y en la garganta produce irritación pudiendo ser uno de los causantes de alteraciones en la voz.
Todos podemos tener reflujo en algún momento. Las situaciones que lo favorecen son:
• Producción de jugos gástricos excesiva. Por ejemplo ante comidas copiosas.
• Relajación del esfínter gastroesofágico. Así ocurre con el consumo de tabaco y determinados alimentos como las grasas o el chocolate.
• Presión directa sobre el estómago. En situaciones de sobrepeso y embarazo.
Cuando la presencia de reflujo gastroesofágico se produce de forma habitual daña tanto el esófago como la laringe pudiendo causar acidez, sabor amargo, voz ronca y carraspera frecuente. Aunque en ciertos casos estos síntomas pueden estar muy atenuados.
En estos casos hay que tomar medidas, como son:
• Levantar la cabecera de la cama. Así se favorece el paso del contenido gástrico a estructuras inferiores mediante gravedad, dificultando el reflujo.
• Evitar tabaco, alcohol y comidas muy pesadas.
• No acostarse hasta dos horas después de haber comido.
• Tratamiento con antiácidos tipo Omeprazol y derivados, según te indique tu médico.

Tipos de afectación de la voz

Disfonía: Desorden de la voz que la desvía de la normalidad. Podemos distinguir dos tipos:
Disfonía funcional. La causa del transtorno no se debe a una lesión.
Disfonía orgánica. Existe una lesión responsable del problema: nódulos, pólipos, edemas, quistes, tumoraciones…
Afonía: Pérdida total de la voz, no se puede emitir sonido alguno.

Conclusión

Muchas veces tendemos a minusvalorar los problemas de la voz. Tenemos que recordar que este instrumento es básico en la comunicación humana. Un correcto cuidado y evitar abusos nos permitirá evitar problemas que requieran atención médica.
En cualquier caso una afectación de la voz que dure más de dos semanas (sobre todo en personas fumadoras y/o bebedoras) deberá ser evaluada por un otorrinolaringólogo.
Este cuenta con los medios de exploración necesarios para realizar un correcto diagnóstico e instaurar el tratamiento adecuado.