¿Qué es la diálisis peritoneal?

Luis Miguel Lou Arnal, Belén Campos Rodríguez, María José Cintora Querol, María Soriano Angulo y Natalia Formento Marín, Alejandro Soria Villén y Raúl Pablo Gormaz

Print Friendly, PDF & Email
La diálisis peritoneal es una técnica sustitutiva de la función del riñón. Para realizarla se utiliza como filtro una membrana natural llamada peritoneo, esta membrana recubre todos los órganos del abdomen formando la cavidad peritoneal. Para la diálisis se introduce líquido en dicha cavidad durante un tiempo para la eliminación de toxinas que pasan de la sangre al peritoneo.

Entre los beneficios de este tipo de diálisis se encuentran que el paciente tiene mayor autonomía puesto que se realiza en el domicilio, se mantiene mayor tiempo la capacidad de orinar y es un tratamiento más fisiológico.
Para la realización de la técnica en domicilio se precisará una habitación adecuada, con espacio para el almacenamiento del material necesario, libre de objetos que puedan acumular polvo, donde se puedan cerrar puertas y ventanas y sin animales.
Para el acceso a la cavidad peritoneal, se coloca un catéter en el abdomen, este va oculto con la ropa y no interfiere en las actividades diarias. Precisa sencillo cuidados diarios de limpieza y desinfección que le explicarán en la fase de entrenamiento.
El entrenamiento es realizado por personal de la unidad de diálisis peritoneal. Durante este tiempo la persona aprende en que consiste la técnica, los tipos de soluciones, como realizar un recambio, las medidas higiénicas y de asepsia imprescindibles y las principales complicaciones.

Existen dos tipos de diálisis peritoneal

DPCA (Diálisis peritoneal continua ambulatoria):
También conocida como técnica manual. Se realizan 2-4 intercambios al día dependiendo del paciente en su domicilio. La cantidad de líquido en cada infusión depende de cada paciente y será indicado por su nefrólogo. Generalmente se realiza un intercambio nocturno que se deja toda la noche hasta el día siguiente.
DPA (Diálisis peritoneal automática):
Se utiliza una máquina llamada cicladora mientras la persona duerme. Esta técnica es ideal para personas activas laboralmente. En el entrenamiento se enseña en primer lugar la técnica manual y posteriormente el uso de la máquina, ya que si la persona se va de viaje o precisa de la administración de medicación en el tratamiento se utiliza la técnica manual. Generalmente el paciente lleva en el abdomen algo de líquido durante el día hasta que se conecta nuevamente a la máquina por la noche.
Algunas de las contraindicaciones son que el paciente no sea autónomo o tenga algún tipo de deterioro cognitivo, personas obesas o con intervenciones quirúrgicas previas en el abdomen.
Entre las complicaciones de la técnica encontramos las infecciones del orificio de salida del catéter, las infecciones del líquido peritoneal, la movilización del catéter y su obstrucción. Estas complicaciones son tratadas por el personal de diálisis peritoneal, pero la principal medida de prevención es evitar el estreñimiento, la cura diaria del orificio de salida y cumplir estrictamente las medidas de asepsia cuando se realiza la técnica.

AUTORES

Luis Miguel Lou Arnal. Jefe de Servicio de Nefrología. Nefrólogo. Hospital Universitario Miguel Servet
Belén Campos Rodríguez. Médica del Servicio de Enfermedad Renal Crónica Avanzada y Diálisis peritoneal. Nefróloga. Hospital Universitario Miguel Servet
María José Cintora Querol, María Soriano Angulo y Natalia Formento Marín. Enfermeras del Servicio de Enfermedad Renal Crónica Avanzada y Diálisis Peritoneal. Hospital Universitario Miguel Servet
Alejandro Soria Villén. Residente de Nefrología. Hospital Universitario Miguel Servet
Raúl Pablo Gormaz. Enfermero del Servicio de Enfermedad Renal Crónica Avanzada y Diálisis Peritoneal. Hospital Universitario Miguel Servet