¿Qué son las válvulas cardiacas?

Amaya Sevigne, Begoña Morras, Miriam Ruedas y María Fernández. Enfermeras de quirófano. Complejo Hospitalario de Navarra.

Print Friendly, PDF & Email
El corazón se divide en cuatro cavidades que se comunican a través de las válvulas cardiacas que permiten el paso de la sangre a través del corazón, según los latidos, y que la sangre se bombee en una sola dirección.

El corazón consta de cuatro válvulas y se dividen en dos tipos:

  • Las Válvulas semilunares, compuestas por la válvula aórtica que controla la salida de la sangre del corazón hacia la arteria aorta y la válvula pulmonar que regula la salida de sangre del ventrículo derecho hacia la arteria pulmonar para que se oxigene la sangre a través de los pulmones.
  • Las Válvulas auriculoventriculares son la válvula mitral que comunica la aurícula izquierda con el ventrículo izquierdo y la válvula tricúspide que comunica la aurícula derecha con el ventrículo derecho.

Tipos de enfermedades valvulares

El funcionamiento de las válvulas cardiacas se puede ver afectado por una enfermedad congénita o porque se deterioran con la edad, lo que puede provocar o bien una Estenosis o una Insuficiencia Valvular.

La Estenosis es una estrechez del canal que produce una resistencia al paso de la sangre a través de la válvula. La válvula no se abre completamente lo cual disminuye el flujo de sangre. Produce síntomas antes de que el corazón falle.

La Insuficiencia es una valvulopatía en la cual la válvula se debilita o se abomba, impidiendo que dicha válvula cierre herméticamente. Produce una dilatación del ventrículo por lo que el corazón falla antes de dar sintomatología.

Las válvulas que más patología suelen dar son la válvula aórtica y la válvula mitral.

La solución a estas enfermedades valvulares es la sustitución valvular, mediante cirugía a corazón abierto.

¿Qué tipos de válvulas se utilizan para la sustitución?

Válvulas mecánicas, que normalmente están hechas de materiales tales como el plástico, el carbono o el metal. Las válvulas mecánicas son resistentes y duraderas. Como la sangre suele adherirse a las válvulas mecánicas y formar coágulos, los pacientes que tienen estas válvulas deben tomar diluyentes de la sangre (anticoagulantes) el resto de su vida.

Válvulas biológicas, que están hechas de tejido animal (lo que se denomina «xenoinjerto ») o del tejido de un corazón humano donado (lo que se denomina «aloinjerto» u «homoinjerto »). A veces es posible usar el tejido del propio paciente en la sustitución valvular (lo que se denomina «autoinjerto»). Los pacientes con válvulas biológicas típicamente no necesitan diluyentes de la sangre. Sin embargo, estas válvulas no son tan resistentes como las mecánicas, y podría ser necesario cambiarlas aproximadamente cada 10 años. Las válvulas biológicas se desgastan con mayor rapidez en los niños y adultos jóvenes, por eso se emplean con mayor frecuencia en los ancianos.

Mecánica o biológica ¿De qué depende?

La elección de una válvula u otra se realiza en función de varios aspectos:

  • La edad del paciente: si el paciente tiene una esperanza de vida corta se sustituirá por válvula biológica ya que se evita la anticoagulacion y los riesgos que conlleva. Y si la esperanza de vida del paciente es media- larga se sustituirá por válvula mecánica para evitar una reintervención.
  • Estilo de vida: se pondrán válvulas biológicas en pacientes que practiquen de portes de riesgo, personas que tengan previstos embarazos y según tipo de profesión.
  • La patología previa del paciente: se recomiendan implantar válvulas biológicas en endocarditis y las válvulas mecánicas en pacientes que por su patología previa ya están tratados con anticoagulantes.
  • Preferencia del paciente: el paciente tendrá que valorar los riesgos de la anticoagulación o la posibilidad de una reintervención en los próximos años.

Una vez valorado todo lo anterior, el cirujano es el que toma la decisión que considera más adecuada para el paciente.