Repercusiones de la hipoacusia en el colegio

Dr. Ignacio Arruti González. Jefe de Sección ORL-Infantil. CHN y Dra. Almudena Rodríguez de la Fuente. MIR Otorrinolaringología. CHN

Print Friendly, PDF & Email
La audición, es el modo habitual de adquirir el lenguaje hablado, siendo uno de los más importantes atributos del ser humano.

El lenguaje es el principal medio de aprendizaje en el niño y representa un papel decisivo en el desarrollo intelectual.
El oído es un sentido que no descansa en ningún momento (incluso durante el sueño) desde el nacimiento hasta la muerte. Se considera que el 75% de la información la recibimos por el oído.

¿Cuál es la incidencia de hipoacusia en nuestro medio?

• 1/1000 recién nacidos padece una hipoacusia severa o profunda.
• 5/1000 recién nacidos padece algún tipo de hipoacusia.
• El 3,6% de los escolares presenta algún tipo de hipoacusia .

¿Cómo podemos clasificarlas?

Según el momento de aparición
• Prelinguales: cuando aparecen antes de la adquisición del leguaje.
• Postlinguales: cuando el lenguaje ya se ha desarrollado.
Según la intensidad
• Leves: pérdida entre 20 y 40 dbs.
• Medias o moderadas: pérdidas entre 40 y 70 dbs.
• Severas: pérdidas entre 70 y 90 dbs.
• Profundas: pérdidas de más de 90 dbs.
Según la localización
• De transmisión: la lesión se encuentra en el oído externo y/o medio.
• Neurosensorial: la lesión se encuentra en el oído interno y/o en el nervio auditivo.
• Mixtas.

Efectos en el colegio

La correcta audición tiene un papel decisivo en el desarrollo social, emocional e intelectual del niño.
Cualquier tipo de pérdida auditiva puede dar lugar a problemas de aprendizaje y de conducta. A veces, se pierden las instrucciones que se dan en clase, se malinterpreta la información que recibida y se produce cansancio con más facilidad.
El bajo rendimiento escolar y los problemas de comunicación, pueden conllevar una baja autoestima tendiendo al aislamiento.
Será labor de profesores, pediatras y fundamentalmente padres el tener presente la posibilidad de que una hipoacusia sea la responsable de ciertos problemas escolares.

Importancia del diagnóstico precoz

Cuanto antes se diagnostique y trate la hipoacusia del niño, mayor será la probabilidad de que desarrolle todo su potencial.
En general, se puede aplicar la frase de que “no hay un minuto que perder”.

¿Cuándo realizar un examen auditivo en el niño?

• Cuando no responda a lo que se le dice.
• Pida que se le repitan las cosas.
• Empieza a hablar más tarde que el resto de sus compañeros.
• Busca a derecha e izquierda el origen do los sonidos.
• Tiene problemas de pronunciación.
• Ha padecido enfermedades que pueden producir hipoacusia.
• Tiene antecedentes familiares de hipoacusia.
Comportamientos habituales en niños con hipoacusia
• Pueden  ser niños tristes.
• Pueden sentirse enfadados y frustrados.
• Pueden ser tímidos ya que no entienden bien todo lo que se les dice.
• Habitualmente están cansados ya que precisan un extra de atención .
• Se portan “mal”, bien por aburrimiento (al no enterarse) o por frustración.
• Baja consideración personal al ver que no es capaz de realizar cosas que sus compañeros si pueden.

Complicaciones

En el área del aprendizaje se va a producir un retraso en el colegio. Existirá una dificultad de memorizar y una falta de interés. El profesor puede detectar que el niño copia actitudes de sus compañeros y que le cuesta mucho aprender conceptos nuevos. Puede ser un niño retraído con tendencia al aislamiento.
En el área del lenguaje, el desarrollo será lento, utilizará frases muy sencillas. Pueden aparecer problemas de pronunciación, le costarán mas todas las actividades habladas.
Igualmente, esto conllevará dificultades en la lectura y en la escritura.
En las relaciones sociales, le costará mantener conversaciones largas, no participará, se distraerá con facilidad. No le atraerán las películas ni los cuentos relatados, preguntará mucho “¿qué?”. Al no entender las ordenes, muchas veces no obedecerá y será etiquetado de movido, desobediente o distraído.

¿Cuáles son los signos de alarma?

2 meses: no reacciona ante ruidos altos repentinos.
6 meses: no emite ruidos, ni balbuceos.
12 meses: no reconoce su nombre.
15 meses: no imita palabras simples.
24 meses: no dice 10 palabras.
36 meses: no hace frases de 2 palabras.
48 meses: no realiza frases sencillas.

Conclusión

La hipoacusia es especialmente importante en la infancia ya que afecta directamente al desarrollo intelectual y social del niño. La detección precoz y su tratamiento resultan de vital importancia para el pronóstico.
La buena noticia es que hay tratamientos eficaces para la hipoacusia con los que se pueden superar todos los problemas descritos.
El especialista en otorrinolaringología tiene en la actualidad los recursos para un diagnóstico y tratamiento correcto.