Un niño contento y sonriente es más fácil de curar
Print Friendly, PDF & Email
Coloridos alegres, personaje joviales y sonrientes, paisajes luminosos… Las habitaciones y pasillos del Hospital Materno Infantil Virgen del Camino cuentan con una nueva y original decoración diseñada expresamente para que los más pequeños disfruten lo más posible de su estancia en el centro hospitalario.
Siete artistas de la fundación Paint a Smile han trabajado sin descanso durante 6 semanas para recrear en las paredes de pasillos y habitaciones un viaje alrededor del mundo protagonizado por simpáticos personajes de dibujos animados.

El perro, el gato, el hipopótamo, el conejo… hasta un total de 15 personajes infantiles creados por Paint a Smile “acompañan” a los menores durante el tiempo que permanecen ingresados en el hospital para “desdramatizar su estancia”, según explica la promotora de la iniciativa Teresa Moreno, Jefa de Servicio de Evaluación y Control de Atenciones no Sanitarias: “las paredes frías e impersonales se sustituyen por escenas maravillosas llenas de fantasía y personajes alegres y sonrientes que reducen la angustia durante la estancia de los niños en el hospital y contribuye a mejorar la comunicación con el personal que les atiende. Estas pinturas son una ayuda importante en la mejora de la calidad en los cuidados de los niños y familiares”, concluye Moreno.

Sonrisas alrededor del mundo

Moreno comenta que los artistas de la fundación Paint a Smile hacen un trabajo diferente en cada uno de los hospitales en los que trabajan. “No hay ninguno repetido. En cada hospital realizan un diseño diferente. Empiezan por averiguar las costumbres y tradiciones de la ciudad, los lugares y momentos de referencia y con esta información empiezan a trabajar”.

Las paredes del pasillo de la cuarta planta sirven como lienzo a una serie de pinturas que reflejan las diferentes etapas de un viaje alrededor del mundo que empieza con un viaje en tren hasta Finisterre, donde los personajes infantiles toman un barco que les lleva a recorrer el mundo, visitando países como Cuba, Brasil, Perú, México y Argentina. Las pinturas recrean los diferentes escenarios del viaje con elementos típicos de cada lugar, dando un toque lúdico y cultural a los pasillos y habitaciones del hospital. El recorrido de los simpáticos personajes toca a su fin en Pamplona, donde los personajes corren un peculiar encierro, visitan la Plaza del Castillo, disfrutan de un partido en el campo de Osasuna y finalizan su viaje, despidiéndose con un gran abrazo.

En la quinta planta, y en el hospital de día, los personajes, en esta ocasión, emprenden un viaje espacial. De nuevo el resultado es sorprendente, ya que dota a los pasillos del hospital de una gran calidez, vistiendo las paredes que anteriormente eran blancas con vivos colores y escenas que alimentan la imaginación infantil e invitan al viaje mental por itinerarios exóticos y sugerentes. Merece la pena darse una vuelta por la cuarta y la quinta planta del Hospital Materno Infantil y ver las pinturas in situ , ya que las fotografías no hacen justicia al resultado final.

Pintores de sonrisas

La Fundación Paint a Smile es una organización sin ánimo de lucro con base en Ginebra (Suiza) cuya misión principal es mejorar el estado de ánimo de los niños hospitalizados, rodeándolos de un entorno visual acogedor y estimulante. La idea de decorar los hospitales infantiles, explica Moreno, partió de la fundadora de Paint a Smile, quién después de sufrir un grave accidente de automóvil estuvo hospitalizada mucho tiempo en Ginebra y se dio cuenta de que los hospitales tenían muchas carencias para los niños, y decidió contribuir a solucionarlas mediante una fundación.

El coste del proyecto ha sido de 46.500 euros, financiados por la Fundación Paint a Smile, que a su vez recibe fondos de la Fundación Niarchos, una organización filantrópica internacional que apoya diferentes causas relacionadas con las artes, la educación, la salud y el bienestar social, y que toma su nombre de un acaudalado naviero griego. Esta fundación subvenciona dos proyectos anuales en Europa y este año uno de ellos ha correspondido a Pamplona. Por su parte, el Hospital Virgen del Camino colabora proporcionando el almuerzo de los artistas que participaron en los trabajos.

Paint a Smile ha decorado hospitales infantiles de todo el mundo, entre los que se encuentran el Hospital du Chablais (Lucerna, Suiza), Clínica Moncloa (Madrid), Kindertagesklinik (Liestal, Suiza), Centro Nacional contra el Cáncer (Belgrado, Serbia), Clínica Virgen de la Vega (Murcia), Hospital Robert Debré (París) y Hospital La Paz (Madrid), entre otros.