Alivio de las molestias del aparato locomotor durante el embarazo

Julieta Mansilla Cordero

Print Friendly, PDF & Email
El embarazo representa un estado especial en el que virtualmente todos los sistemas orgánicos se ven alterados de forma llamativa para facilitar el desarrollo del feto, brindándole un medio saludable, sin que por ello se comprometa la salud materna. La inundación hormonal que origina la placenta, junto con el aumento del volumen uterino, son las circunstancias que modifican la fisiología de la mujer gestante.

Las molestias del aparato cardiovascular en el embarazo son consecuencia de los cambios fisiológicos y anatómicos, pero se pueden disminuir con una serie de consejos a seguir.

Aparato cardiovascular

Edemas en los pies
• Causa: compresión de la vena cava dificultando el retorno venoso.
• Características: Aparece al final del día, desaparece con el descanso, mejora con la elevación de los miembros inferiores.
• Evitar el uso de prendas que compriman.
• Recomendaciones: hacer flexiones dorsales frecuentes con los pies cuando se esté mucho tiempo de pie o sentada, levantar las piernas cuando se esté sentada o descansando.

Eritema plantar
• Consiste en un enrojecimiento difuso de las palmas de las manos sin afectar a los dedos.
• Causa: predisposición familiar o hiperestronismo.
• No existen medidas preventivas, desaparece a las dos semanas después del parto, si persiste se debe realizar diagnóstico diferencial con el hipertiroidismo, lupus sistémico o cirrosis.

Varices
• Definición: venas dilatadas que suelen aparecer en zonas declives del cuerpo, pueden localizarse en la vulva sobre todo en multíparas.
• Causa: predisposición genética, se puede intensificar a medida que avanza la gestación, se ven favorecidas por la compresión del útero grávido sobre la vena cava, la disminución del tono de la pared venosa ocasionada por la acción hormonal y el aumento del volumen sanguíneo circulante.
• Factores predisponentes: obesidad, multiparidad y bipedestación prolongada.
• Síntomas: pesadez de extremidades, prurito o hiperestesia. Suele desaparecer con el ejercicio, hinchazón o edemas maleolares que mejoran con el reposo.
• Medidas: realizar ejercicios físicos con paseos cortos, flexión, extensión y rotación de tobillos, masajes de forma circular y ascendente desde el talón hasta la cadera, reposo con piernas elevadas, duchas de agua fría alternando con agua tibia para propiciar la contracción de las paredes vasculares, uso de zapatos cómodos de tacón bajo ( la contracción de la pantorrilla que logran los zapatos de medio tacón también es una medida preventiva de gran eficacia), dormir sobre el lado izquierdo con una almohada en los pies ,uso de medias de compresión.

Hipotensión de decúbito
• Causa: llenado cardiaco disminuido, secundario a la compresión de la vena cava por el útero en posición de decúbito supino.
• Consecuencia: caída de la tensión arterial del 30%, seguida de taquicardia y disminución del gasto cardiaco.
• Síntomas: mareo, ligera pérdida de consciencia, náuseas, palidez, piel pegajosa e incluso síncope o desmayo.
• Medidas de prevención: evitar el decúbito supino sobre todo al final de la gestación y adoptar el decúbito lateral con las piernas ligeramente flexionadas.

Palpitaciones
• Causa: desconocida, pueden estar relacionadas con el aumento del volumen sanguíneo o con la anemia.
• Medidas: tranquilizar al paciente y en caso de signos de descompensación cardiaca remitir al cardiólogo.

Mareo y síncope
• Causas: cambio brusco de posición que provoca la estasis venosa en las venas declives, hipotensión postural, anemia
• Recomendaciones: realización de ejercicio moderado, movimiento de las extremidades, evitar cambios bruscos de posición, lugares excesivamente concurridos y largos periodos de ayuno, realizar respiraciones profundas.

Telangiectasias (arañas vasculares)
• Causa: dilatación de las arteriolas por el aumento de los estrógenos.
• No existen medidas preventivas, suelen disminuir tras el parto.
La gestación es una vivencia única, cuya principal particularidad reside en que ocurre sólo durante un periodo limitado de tiempo. Las molestias del embarazo son con frecuencia inherentes a la gestación, siendo de vital importancia que los profesionales que nos dedicamos a la salud de las mujeres las informemos y aconsejemos sobre las medidas pertinentes para aliviar las molestias, disminuyendo así la ansiedad que puedan provocar y proporcionándoles autonomía, confianza en sí mismas y asegurándoles una vivencia del embarazo positiva, de la cual puedan disfrutar.