Balneario de Elgorriaga Pozo de salud

Dr. Ángel Alonso Palacio . Médico hidrólogo

Print Friendly, PDF & Email
En la medicina antigua, los cuatro elementos en los cuales se sustentaba su ciencia fueron el agua, el aire, el fuego y la tierra. El agua constituye el factor principal en la vida animal y vegetal y se encuentra formando parte de todos los organismos vivos. Se reparte en el cuerpo como líquido intracelular que retiene un 60% del total del agua del organismo, otra parte como líquido extracelular y por último está el intersticial que representa el 10% del peso total del cuerpo. Cuando el agua emerge del subsuelo y contiene iones en una determinada cantidad y éstos son capaces de producir en el organismo una acción terapéutica, entonces hablaremos de agua minero-medicinal.

Las aguas mineromedicinales existen en nuestro planeta desde hace milenios de años, aunque hace tan sólo unos pocos siglos que se explotan y que se utilizan con fines terapéuticos. La época dorada de los balnearios se originó a finales del siglo XIX, seguido de un periodo de decadencia en la época de la guerra civil española, con un resurgimiento posterior a partir de los años 60-70.

En la provincia de Navarra hay dos instalaciones balnearias. Destaca por su emplazamiento y por la composición de las aguas el establecimiento de Elgorriaga que se sitúa en un lugar privilegiado a poca distancia del cantábrico y de la frontera con Francia.

Aguas mineromedicinales

Elgorriaga presenta un clima de influencia atlántica con precipitaciones abundantes y regulares a lo largo de todo el año. La amplitud térmica es débil ya que la oscilación anual no suele superar los 15ºC. La temperatura máxima alcanza los 25-28ºC y la mínima no es habitualmente inferior a 5ºC. Por lo tanto, se trata de un clima húmedo y “estable” que permite el crecimiento de una exuberante vegetación compuesta por robles, hayas y castaños que convierten el entorno en una auténtica sinfonía otoñal de colores.

Por el municipio de Elgorriaga discurre el río Ezcurra que con una longitud de 20 km. acaba sumergiéndose en el Bidasoa que constituye uno de los ríos más importantes de la vertiente cantábrica. Y en medio de este entorno surge el Balneario de Elgorriaga con sus especiales aguas clorurado-sódicas y también ricas en sulfatos, potasio y magnesio. Esta agua surge a una temperatura de 14-16ºC.

La acción terapéutica del agua mineromedicinal se lleva a cabo a partir de varios factores físicos como son la temperatura, la presión y la radioactividad y de otros factores químicos que dependen de la composición del agua (cloro y sodio fundamentalmente en el caso de Elgorriaga). Tampoco conviene olvidar la parte psicosomática de todas las enfermedades y por eso es también importante la labor de “psicogrupo” que se establece en el balneario y que actúa como un coadyuvante en los diferentes tratamientos.

Las indicaciones de este tipo de agua son: enfermedades del aparato locomotor (inflamatatorias como las artritis y degenerativas como las artrosis), enfermedades de las vías respiratorias altas (faringitis y rinitis), enfermedades dermatológicas (dermatitis, eccemas y psoriasis) y procesos vasculares (insuficiencias venosas).