Cómo actuar ante un corte de digestión

Dr. Ramón Villanueva Moreno

Print Friendly, PDF & Email
La digestión es el proceso en el que los alimentos que hemos comido, sufren una trasformación en el estómago preparándolos para que se puedan absorber y los podamos utilizar. Para que este proceso se produzca, es necesario que gran cantidad de sangre llegue al estómago, hasta que se produzca el vaciado del mismo, que dura aproximadamente de 2 a 3 horas.

¿Por qué se puede producir un corte de digestión?

Cuando estamos en este proceso y nos sumergimos en agua fría todo nuestro organismo precisa desplazar sangre a la piel y músculos, para calentarnos y mantener nuestra temperatura, por lo que disminuye la sangre que es necesaria en el aparato digestivo y por ello se produce el corte de digestión.

¿Qué síntomas se pueden tener?

El problema no es que la digestión se interrumpa, sino que se deja con menos sangre al cerebro, lo cual provoca las siguientes molestias: Intenso malestar general, mareos, escalofríos, palidez, sudor frío, calambres, náuseas, vómitos, bajada de tensión y pérdida de conocimiento e incluso puede llegar a la parada cardiorrespiratoria en los casos más extremos. Esto se va a dar con mayor intensidad y más frecuentemente después de comidas copiosas y abundantes en grasa que después de comidas ligeras.

Estos mismos síntomas se pueden producir aunque no estemos haciendo la digestión, es decir, después de haber estado tomando el sol y haber sudado abundantemente o después de hacer ejercicio físico intenso y nos sumergimos de forma brusca en agua fría.

Hay que decir que todo esto está agravado porque al estar el paciente en el agua se produce ahogamiento, además de las dificultades que conlleva la atención dentro del agua.

¿Qué hacer ante un corte de Digestión?

Cuando se produce un corte de digestión en el agua lo primero que hay que hacer es sacar a la persona de la misma, pero siendo conscientes de nuestras propias capacidades, ya que no podemos ayudar si nosotros nos ahogamos.

Una vez fuera del agua, examinar que las vías respiratorias estén totalmente libres para que pueda respirar. Avisar inmediatamente a los servicios de urgencias llamando al 112. Mantenerlo tumbado si manifiesta sensación de mareo y elevarle las piernas.

Si siente náuseas ponerlo en una posición lateral y si no responde y está inconsciente, colocarlo en posición lateral de seguridad. Buscar ayuda de alguna persona que sepa realizar maniobras de primeros auxilios.

¿Cómo se puede prevenir un corte de digestión?

Es necesario guardar un tiempo prudencial después de las comidas, antes de meterse en el agua, especialmente después de comidas copiosas. Sería aconsejable no sumergirse antes de 2,5 – 3 horas después de comer, sobre todo si el agua está muy fría, aunque si la comida ha sido muy ligera, como un zumo o una fruta, con media hora podría ser suficiente.

También evitar los cambios bruscos de temperatura del cuerpo, no sumergirse en agua muy fría después de realizar un ejercicio físico intenso o de estar tomando el sol durante un tiempo prolongado y habría que evitar tomar líquidos muy fríos en todas las circunstancias antes comentadas.

En resumen:

No bañarse en agua fría hasta 2,5-3 horas después de haber comido.

No sumergirse en agua muy fría cuando se tiene la piel muy caliente y después de hacer ejercicio físico intenso, sino hacerlo de forma progresiva o darse una ducha antes de meterse en el agua.

Es recomendable no bañarse estando solo.

Sacar lo antes posible del agua al afectado si estamos capacitados para ello y solicitar ayuda.

Atender al afectado en función de las molestias que manifieste.