¿Cuáles son las diferencias básicas entre diabetes tipo 1 y tipo 2?

David Parra Olivar. Enfermero. Unidad de Cuidados Intensivos. Hospital Miguel Servet. Zaragoza

Print Friendly, PDF & Email
La diabetes es una enfermedad crónica e irreversible metabólica en la que se produce un exceso de glucosa tanto en sangre como en orina, debido a la disminución de la secreción de la hormona insulina o una deficiencia de su acción.

Existen dos tipos fundamentales de diabetes: diabetes mellitus tipo 1 y la diabetes mellitus tipo 2.
Existen diferencias significativas entre estos dos tipos de diabetes:

DIABETES TIPO 1
Su incidencia es mayor entre los jóvenes y los niños, aunque en menor medida, puede producirse en adultos.
La causa de este tipo de diabetes, es la destrucción de las células beta del páncreas por el propio sistema inmunitario del paciente.
No se puede prevenir la aparición de diabetes tipo 1 y se caracteriza por ser crónica, ya que una vez que la enfermedad aparece no remite y el tratamiento a seguir es de por vida.
El tratamiento a seguir es administrar al organismo insulina mediante inyecciones a diario o bien la conexión a una bomba de insulina para controlar los niveles de glucosa en sangre.
Las complicaciones se manifiestan de forma gradual, si los niveles de azúcar en sangre no se controlan de forma correcta durante un periodo prolongado, a la larga, las complicaciones de la diabetes pueden poner en riesgo la vida e incluso pueden ser incapacitantes.

DIABETES TIPO 2
Es la más común, ya que se estima que 348 millones de personas en el mundo sufren este tipo de diabetes y se prevé que en el año 2035, una de cada 10 personas la padecerá. Se desarrolla con mayor frecuencia en personas adultas y mayores.
La diabetes tipo 2 solía ser conocida como diabetes de aparición en la edad adulta, pero hoy en día se está diagnosticando a niños probablemente debido al aumento de la obesidad infantil.
La mayoría de enfermos con diabetes tipo 2 pueden producir insulina aunque no en cantidades suficientes que el organismo necesita para funcionar correctamente lo que provoca la aparición de hiperglucemia mantenida, apareciendo complicaciones crónicas.
La obesidad, la vida sedentaria y la predisposición genética entre otros factores pueden provocar este tipo de diabetes.
La forma de prevención o retraso de su aparición consiste en llevar una dieta sana con práctica de ejercicio físico de forma regular.