Cuidados del linfedema en la paciente que ha sufrido cáncer de mama

Ignacio Gómez Ochoa. Médico Rehabilitador del Hospital Reina Sofía de Tudela. Leyre García Martín. Enfermera del Hospital Reina Sofía de Tudela. Teresa Cisneros Lanuza. Médico Rehabilitador del Hospital Reina Sofía de Tudela

Print Friendly, PDF & Email
El linfedema es el acúmulo anormal de líquido (linfa) provocado por una alteración en el sistema linfático y que conlleva a un aumento del volumen en el tejido afecto.

Según el factor productor del mismo se pueden clasificar en primarios (congénitos, infantiles, precoces y tardíos) y secundarios (inflamatorios-infecciosos, que predominan en los países subdesarrollados y, los neoplásicos, que predominan en nuestro medio).
Según la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), en España se diagnostican unos 26000 casos de cáncer de mama al año, lo que representa casi un 30% de todos los tumores que se presentan en las mujeres. Menos del 1% de cánceres de mama, afectan a la población masculina. El linfedema se presenta en mayor o menor medida tras la resección de los vasos linfáticos en el tratamiento quirúrgico del cáncer de mama.

Complicaciones del linfedema

La complicación más frecuente es la infección debida al déficit inmunitario. Se puede manifestar como linfangitis, eritema lineal sobre el trayecto del vaso linfático o, como erisipela, infección cutánea propagada por el sistema linfático. La erisipela suele ir acompañada de afectación sistémica y su tratamiento específico es con Penicilina o con eritromicina en los alérgicos.

Tratamiento

El linfedema es un trastorno crónico cuyo tratamiento es sintomático, conservador, de por vida y basado en la terapia física compleja. La cirugía de resección o reconstrucción se emplea en 1/1000 pacientes, con resultados controvertidos.
Los objetivos de la terapia física compleja son: a) reducción del volumen del edema; b) mantener o restablecer la función y aspecto de la extremidad afecta; y c) prevenir las complicaciones.
Esta terapia física compleja comprende las siguientes medidas coadyuvantes:
1.- Medidas de prevención, higiene y cuidado de la piel: la piel deberá estar bien hidratada, mediante el uso frecuente de cremas. Se deberán evitar traumatismos sobre la extremidad así como el uso de prendas ajustadas, relojes o anillos. No se deberán usar cosméticos irritantes y se deberá mantener la extremidad alejada de fuentes de calor (Sol, freidoras, braseros,…). Se evitará la carga excesiva de pesos y se tendrá especial cuidado en el corte de las uñas.
2.- Cinesiterapia y tratamiento postural: el tipo de cinesiterapia consistirá en movilizaciones activas de tipo aerobio, combinadas con fases de relajación. Los ejercicios isométricos no están contraindicados, pero un exceso en la frecuencia de su realización producirá un aumento en el flujo sanguíneo, provocando un aumento del edema. Los ejercicios respiratorios deben realizarse para favorecer el drenaje linfático al conducto torácico.
En el enlace http://mastectomia.sermef.es/ de la Sociedad Española de Medicina Física y Rehabilitación, se muestra, mediante diferentes vídeos, la manera de realizar los ejercicios.
3.- Drenaje linfático manual, vendas y prendas de contención: la técnica del drenaje linfático manual se basa en el uso de las vías de derivación consideradas secundarias (vías colaterales, anastomosis linfovenosas) y el estímulo contráctil de los linfangiones de los vasos linfáticos en la zona afecta por el linfedema. Es una técnica especializada, que comprende dos maniobras (evacuación y resorción) y debe ser realizada por fisioterapeutas preparados y conocedores de la técnica. Esta técnica no debe aplicarse de manera aislada, sino que se complementará con el uso de vendajes de baja elasticidad que mantendrá la mejora experimentada tras la sesión de drenaje. Tras la estabilización del edema, se usarán manguitos de contención hechos a medida.
4.- Presoterapia: Mediante aparatos de compresión neumática secuencial multicompartimental (PNSM), que generan un gradiente de presión en sentido distal a proximal. No debe usarse únicamente como una terapia aislada, sino que tiene que ir acompañado del drenaje linfático manual.