El embarazo múltiple: cuando se pare de dos en dos

María Jericó Ojer, Estefanía Castillo Castro y Amaya Luquin Villanueva. Enfermeras especialistas en obstetricia y ginecología. Matronas del Servicio Navarro de Salud. Osasunbidea. Miembros de la Asociación Navarra de Matronas, ANAMA.

Print Friendly, PDF & Email
La evidencia científica referente a los embarazos múltiples es muy extensa debido a los cuidados que requiere esta gestación durante el embarazo, parto y puerperio. Es frecuente encontrar estudios relacionados con las complicaciones obstétricas como son la amenaza de parto prematuro (app), aumento de cesáreas, preeclampsia, hemorragia post parto, etc…

En el momento actual existe un aumento significativo del índice de partos múltiples debido a las técnicas de fertilidad. Los progresos médicos han ayudado mucho a que parejas con problemas de fecundación pueden ver cumplido su deseo de maternidad.
En España en el año 2013 se produjeron 417.999 nacimientos de los cuales 409.008 fueron simples, 8.870 partos gemelares, 119 trillizos y 2 partos de cuatrillizos o más. (Datos obtenidos del Instituto Nacional de Estadística).

¿Qué es el embarazo gemelar?

La SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) define el embarazo gemelar como la gestación simultánea de dos fetos en la cavidad uterina y embarazo múltiple si la gestación simultánea es de tres o más fetos.
La fecundación es el proceso por el que el espermatozoide se une con el óvulo. Tiene lugar en el tercio distal (zona ampular) de las trompas de Falopio. La capacidad de un óvulo de ser fecundado es de 12-24 horas mientras que la de un espermatozoide dura 48-72 horas. El embrión circula por la trompa durante 3-4 días hacia la cavidad uterina donde alrededor del 6º-7º día se produce la implantación o nidación (penetración del embrión en la cavidad uterina) Al cabo de unas semanas prolifera la placenta con sus dos capas o membranas ovulares, el corion (que es la parte externa) y el amnios (capa interna). Estas capas forman la bolsa que contiene al feto rodeado de líquido amniótico.
En un embarazo único o simple un espermatozoide alcanza un único óvulo. Esto no ocurre en los embarazo gemelares que según se origine de uno o dos óvulos se clasifica en monocigóticos o bicigóticos. El diagnóstico de un embarazo gemelar es siempre ecográfico. Comúnmente se conoce a los hermanos que son idénticos como gemelos y aquellos que no son iguales como mellizos.

Gemelos bicigóticos o dicigóticos o bivitelinos

Se originan cuando dos óvulos son fecundados por dos espermatozoides. Suponen el 65-75% de los embarazo gemelares. Se diferencian dos embriones, nos placentas y dos cavidades amnióticas (con dos amnios y dos coriones) Estos hermanos son distintos desde el punto de vista genético y las posibilidades de parecerse físicamente son similares a las de dos hermanos cada uno de un embarazo diferente.

Gemelos monocigóticos o univitelinos

Se originan cuando un óvulo es fecundado por un espermatozoide y posteriormente se divide en dos, dando cada mitad a un embrión. Cada una de las partes lleva el mismo material genético. Son siempre del mismo sexo y genéticamente idénticos. Tiene rasgos físicos y de personalidad parecidos. Constituyen el 25-35% de todos los embarazos gemelares. Según el momento en que se produzca esta división los gemelos monocigóticos se clasifican en Bicoriales-biamnioticos en los que la división se produce a las 72 horas de la fecundación. Presentan dos embriones, dos placentas y dos cavidades amnióticas. Suponen 1/3 de los gemelos monocigóticos.
En los Monocoriales-biamnioticos la división ocurre entre el 3º y 8º día postfecundación. Presentan dos embriones, una placenta y dos cavidades amnióticas. Constituyen 2/3 de los gemelos monocigóticos.
En los Monocoriales-monoamnioticos la división del embrión se produce entre el 8º y el 13º días postfecundación. Presentan 2 embriones, una placenta y un saco amniótico. Constituye un 1-2% y son los gemelos con mayor índice ce mortalidad.
En los Siameses la división del embrión se produce entre el 13-15º días postfecundación dando lugar a una separación incompleta y aparecen gemelos unidos.
La vía de elección de parto dependerá de la colocación del primer gemelo. Si el primer feto está colocado en posición cefálica (de cabeza) se intentará un parto vaginal. En cambio, si el primer gemelo está en posición podálica (sentado) o transversal (cruzado) se optará por una cesárea.
El embarazo gemelar no está exento de riesgos y aunque exige un control gestacional y del parto exhaustivo es una situación especial y se debe vivir de manera satisfactoria y feliz.