Errores más frecuentes en el uso de dispositivos de inhalación

Ramón Peinador Aguilar. Enfermero. Hospital General de la Defensa. Zaragoza

Print Friendly, PDF & Email
La vía inhalada es la de elección para la administración de la mayoría de los fármacos empleados en el tratamiento de las enfermedades pulmonares obstructivas. Su principal inconveniente es la dificultad de los pacientes para utilizar correctamente los dispositivos que los administran. Circunstancia de especial importancia, dado que su uso incorrecto puede ocasionar un control subóptimo tanto del asma como de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

La solución al problema es compleja y, entre otras, podría pasar por 2 acciones complementarias. Por un lado, disponer de nuevos inhaladores de más sencilla utilización; y por otro, incrementar el nivel actual de formación tanto de pacientes como de profesionales.
Es frecuente prescribir dispositivos para un paciente determinado, según la edad y situación clínica, sin tener en cuenta las preferencias de este, aspecto importante, ya que puede condicionar la adherencia al tratamiento. La participación del paciente en la elección del sistema, cuando sea posible, se hace imprescindible, teniendo en cuenta sus habilidades, sus conocimientos previos, su actividad cotidiana y su preferencia estética.
Actualmente todos los sistemas son eficaces si se utilizan correctamente, para ello es necesario un adiestramiento correcto y teniendo en consideración que la prescripción de diversos dispositivos en un mismo paciente promueve la confusión, aconsejándose la utilización de combinaciones en lugar de fármacos separados.

Errores más frecuentes

Cartucho presurizado
¶No agitar el cartucho (si precisa) o agitarlo mal.
¶Descoordinación entre la inspiración y el disparo.
¶Interrupción brusca de la maniobra por el efecto frío del freón.
¶Ejecución de la maniobra inspiratoria demasiado rápida.
¶La no realización de la pausa de apnea, o del tiempo de la misma, posterior a la administración de la dosis.
¶Realización de varias pulsaciones en una misma respiración.

Cámara de inhalación
¶Mal ensamblaje.
¶Ensamblar dispositivos que no son compatibles con la conexión a la cámara.
¶Excesivo retraso entre pulsación e inhalación.
¶Inhalación excesivamente rápida.
¶Pulsar más de 1 vez el dispositivo para 1 sola inhalación.
¶La no realización de la pausa de apnea, o del tiempo de la misma, posterior a la administración de la dosis.

Inhaladores de polvo seco
¶No generar el mínimo flujo inspiratorio necesario para aspirar el fármaco o no mantenerlo.
¶Exhalar en el dispositivo, antes de la inhalación, dificultando por la humedad generada, la salida del polvo.
¶Poner el dispositivo en posición inadecuada (favoreciendo la pérdida de la dosis de polvo correspondiente).
¶No saber abrir el “blíster” o perforar inadecuadamente la cápsula (tanto por exceso como por defecto).
¶La no realización de la pausa de apnea, o del tiempo de la misma, posterior a la administración de la dosis.
¶No abrir o cerrar el dispositivo adecuadamente.

Adiestramiento de la técnica de inhalación

Primera visita

¶Explicar verbalmente la maniobra de inhalación según el dispositivo y las razones de cada uno de los pasos.
¶Demostrar con placebo la técnica de utilización, describiendo cada paso. Repetir la demostración sin explicación. Repetir la demostración con comentarios.
¶Comprobar con placebo. Pedir al paciente que haga una demostración de la maniobra. Explicar los defectos observados y corregir. Repetir la demostración y pedir al paciente que repita la maniobra, corrigiendo errores.
¶Citar al paciente para el control de la técnica.
¶En niños y ancianos, proporcionar la instrucción con los cuidadores o familiares.

Control de seguimiento

¶Pedir al paciente haga una demostración de la maniobra sin explicación.
¶Explicar los defectos observados en la técnica.
¶Repetir la demostración y pedir al paciente que repita la maniobra.
¶Demostrar prácticamente la maniobra, paso a paso, poniendo énfasis en los defectos observados.
¶Repetir la demostración sin explicación.
¶Repetir de nuevo la demostración con comentarios.
¶Citar nuevamente al paciente para control de la técnica.