Estimulación cognitiva con cartas “Presentación del proyecto Encartados”

Javier Sánchez Ruiz de Gordoa. Neurólogo del grupo de Investigación en Neuroepigenética de Navarrabiomed. Laura Moreno Eguinoa. Neuropsicóloga de la Clínica Josefina Arregui de Alsasua. Izaskun Naberan Mardaras. Servicio de Pediatría del Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email

FOTO2

¿Qué es la estimulación cognitiva?

Las capacidades cognitivas son aquellas que contribuyen a la adaptación de la persona al entorno que le rodea. Le permiten ser capaz de reconocer a las personas que le acompañan, planificar qué va a realizar mañana o recordar qué hizo ayer. Incluye diferentes dominios cognitivos que definimos como: atención,  percepción, lenguaje, orientación, abstracción, memoria, planificación,…
La estimulación cognitiva es el conjunto de procedimientos aplicados para mejorar distintas capacidades o habilidades cognitivas.

¿A quién va dirigida?

La estimulación cognitiva puede ser aplicada a cualquier persona ya que todos nosotros podemos mejorar nuestras capacidades. Sin embargo, cuando hablamos de estimulación cognitiva en el ámbito médico nos dirigimos, sobre todo, a aquellas personas que por una enfermedad han perdido diversas habilidades cognitivas que previamente conservaban.
Son muchas las enfermedades que cursan con deterioro cognitivo progresivo. Las más habituales son las enfermedades neurodegenerativas que cursan con demencia. Entre ellas, la Enfermedad de Alzheimer es la más prevalente.  Pero no debemos olvidar otras demencias (Demencia por Cuerpos de Lewy, Demencia asociada a la Enfermedad de Parkinson, Demencia vascular, Demencia fronto-temporal,…) y enfermedades que asocian déficits cognitivos de diferente intensidad en su curso evolutivo como la Esclerosis Múltiple, las enfermedades psiquiátricas, encefalopatías de diversas etiologías o secuelas de patología traumática.
En función de la gravedad, los dominios afectados y la etiología se planificarán unas actividades u otras.

La estimulación cognitiva en el hogar

Las personas con deterioro cognitivo frecuentemente participan en programas específicos de estimulación cognitiva o en grupos de centro de día en los que se trabajan diferentes dominios cognitivos. Tanto para éstas personas como para aquellos que no realizan una actividad específica los periodos libres en el hogar son un buen momento para intentar mantenerles estimulados.
Existen manuales dirigidos a ello a modo de fichas de ejercicios y tareas variadas. También existen programas informáticos o aplicaciones de dispositivos móviles con multitud de ejercicios y juegos orientados a trabajar la memoria, el lenguaje, la capacidad de mantener la atención dividida, inhibición selectiva,…
Pero no debemos olvidar que también podemos estimular a través de actividades más cotidianas. Para empezar, podemos favorecer la autonomía y la participación de la persona en las actividades de la vida diaria (tareas domésticas, compras, recados, autocuidado,…), en ellas se  trabajan las capacidades cognitivas. También podemos dar un carácter más interactivo a determinados momentos como ver la televisión o dar un paseo que serán más estimulantes si vamos comentando lo que vemos o haciendo asociaciones con recuerdos. No debemos olvidarnos de individualizar las actividades adaptándonos a sus aficiones o tareas que puedan agradarle como asistir a actos culturales, visitar la huerta, cuidar las plantas, mantener el contacto con los animales, revisar fotos familiares, ver en la prensa o Internet material de su interés, escuchar música, escribir alguna postal o participar en juegos de cartas. E intentaremos promover la sociabilidad dentro de un contexto cómodo para la persona.

Pautas generales para realizar ejercicios cognitivos en el hogar

Nos estamos refiriendo a aquellas actividades que puedan ser desarrolladas por familiares o cuidadores en el domicilio. El objetivo es que sea una actividad placentera  para ambos que, además, refuerce sus capacidades cognitivas.
Para ello, es fundamental escoger el momento y el lugar adecuado. Buscaremos espacios cómodos, con luz, sin distractores ni ruidos. La persona debe estar descansada y receptiva. Podemos tener alguna bebida o comida que les guste durante el juego, favoreciendo un rato agradable y de ocio.
Debemos comunicarnos de forma sencilla, tranquila, motivándoles y reforzando sus logros. Es necesario que nos adaptemos a cada persona y situación: acomodarnos a su nivel cognitivo, escolaridad, limitaciones sensoriales o habilidad motoras. Intentaremos tener en cuenta sus gustos sin imponer ninguna actividad, porque solo será beneficioso si resulta un momento agradable para todos, una vía de encuentro y no una carga.
Durante la actividad debemos ayudar lo necesario sin exigirles demasiado ya que podría generar frustración, rechazo o agitación.

¿Qué beneficios esperamos obtener?

La finalidad principal es mantener o estimular las capacidades cognitivas de la persona.  De forma indirecta contribuirán  a que las personas se sientan útiles, mantengan sus aficiones o descubran otras nuevas. También potenciarán el contacto y vínculo con sus allegados favoreciendo la socialización, la comunicación y la interacción con el entorno. Mejorarán su autoestima y ánimo contribuyendo a la prevención de trastornos de conducta. Y además estaremos utilizando el tiempo de forma productiva, no pasiva.

Estimulación cognitiva con Naipes

Nos referimos a la baraja de cartas tradicional. Se trata de 40 cartas categorizadas en 4 palos (oros, copas, bastos y espadas) con valores numéricos ascendentes. Es un objeto cotidiano que se puede encontrar en la mayoría de hogares. Habitualmente se utilizan como herramienta de ocio dirigida fundamentalmente a juego en grupos.
Sin embargo, su estructura e ilustraciones la convierten en un elemento potencial para realizar ejercicios cognitivos.  En los juegos de cartas trabajamos muchas capacidades cognitivas como la atención, velocidad, cálculo, percepción, clasificación, secuenciación, planificación, aprendizaje de normas o la comunicación. La baraja de cartas resulta muy versátil en cuanto a niveles de dificultad y permite realizar ejercicios y juegos de forma individual, en pareja o grupo.

Proyecto Encartados: Guía gratuita de juegos para estimulación cognitiva

Hemos desarrollado este proyecto que consiste en la difusión de una guía gratuita de juegos con cartas para estimular a personas con deterioro cognitivo. Esperamos que sirva de material complementario para los familiares y cuidadores de personas con deterioro cognitivo.
La guía se puede descargar gratuitamente desde nuestra página Web (www.encartados.com). Está estructurada en forma de juegos de diferente complejidad con variantes y recomendaciones. Intentamos dar pautas e ideas sobre la multitud de ejercicios que se pueden desarrollar con ellas. En la página Web están disponibles varios videos demostrativos de los juegos para facilitar su desarrollo. También existe una encuesta anónima para valorar la utilidad de la guía, su difusión y la adaptación a los juegos en función de la enfermedad de la persona. Este proyecto no tiene ánimo de lucro y su austero presupuesto ha sido costeado por los autores.  Para el diseño, difusión y distribución de la guía han participado varios colaboradores cuya actividad en el proyecto se puede consultar en la página Web.