Hallux valgus o juanete. Causas, síntomas y posibilidades de tratamiento

Eduardo González Buesa y Cristina Usón Arque. Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología. Hospital de Barbastro. Huesca

Print Friendly, PDF & Email
El hallux valgus, popularmente conocido como juanete, es la deformidad más frecuente del antepié. Consiste en la desviación lateral del primer dedo superior a 15º y un ángulo entre el 1º y 2º metatarsiano mayor de 9º. Suele tener lugar junto a deformidades más complejas del antepié que pueden incluir dedos en martillo, quintus varus o luxaciones dorsales de los dedos menores.

Causas

El juanete probablemente está relacionado con una predisposición congénita sobre la que actúan factores externos como el uso excesivo de calzado estrecho con tacón elevado. Es más
frecuente en mujeres y en ocasiones tiene carácter familiar.
Para su estudio es importante conocer las distintas formas digitales y metatarsales. En el plano horizontal las cabezas metatarsianas forman un arco conocido como fórmula metatarsal, de la que hay tres tipos:
• Index plus: 1º metatarsiano es más largo y los demás van disminuyendo.
• Index plus minus: 1º y 2º metatarsianos son iguales y los demás disminuyen progresivamente.
• Index minus: 1º metatarsiano más corto que el 2º y los demás van disminuyendo.

Por lo que se refiere a los dedos, las fórmulas digitales están relacionadas con la longitud del primer dedo con respecto a los demás:
• Pie egipcio: El primer dedo es el más largo, después progresivamente disminuyen.
• Pie cuadrado: Primer y segundo iguales y los demás son más cortos.
• Pie griego: El segundo dedo es el más largo.
Todas las fórmulas metatarsales y digitales pueden ser normales y compatibles entre sí.
Determinadas combinaciones pueden dar lugar a un radio demasiado largo y potente o corto y débil. Esto conlleva un desequilibrio en la mecánica del antepié que puede llevar a la aparición de la deformidad.

Sintomatología

El síntoma principal es el dolor, que puede ser el propio del hallux, plantar a las cabezas de los metatarsianos (metatarsalgia) o el producido por un dedo en martillo. También es frecuente encontrar dificultad para calzarse con zapatos de serie con los que el paciente se encuentre cómodo.
No conviene olvidar al paciente que acude por motivos estéticos. Frecuentemente se trata de
mujeres jóvenes con una mínima deformidad que desean tener unos pies más bonitos. En estos casos la cirugía no es recomendable ya que el resultado funcional del pie tras la intervención puede ser peor que el inicial.

Tratamiento

El tratamiento con plantillas suele ser poco eficaz. En caso de una deformidad del hallux en pronación el uso de plantillas puede prevenir el avance de la deformidad al corregir el pie plano. Así mismo el uso de ortesis plantares con descarga retrocapital puede aliviar la metatarsalgia.
En cuanto a las posibles técnicas quirúrgicas, existen numerosas técnicas según el grado de
deformidad y la experiencia del cirujano. Independientemente de ello existen gestos que se repiten habitualmente, como la exostosectomía, desinserción del tendón aductor de la base de la falange o el retensado capsular medial.
• Cirugía sobre partes blandas: tienen pocas indicaciones de manera aislada, pero se
utiliza mucho como complemento a las osteotomías de 1º metatarsiano.
• Artroplastia de resección: consiste en la exéresis de la base de la falange del primer
dedo. Indicación limitada actualmente, sólo en pacientes mayores con artrosis de la
articulación.
• Osteotomías de primer metatarsiano: Es la cirugía principal en el hallux valgus. Pueden
ser proximales, diafisarias o dislates según la necesidad de corrección y la experiencia
del cirujano.
• Osteotomías de la falange proximal: Pueden ser de acortamiento, varización y
desrotatoria.
A pesar de que hay muchas técnicas descritas, lo lógico es que el cirujano conozca bien un
número limitado de las mismas y las ejecute con precisión.