La diabetes y la salud de la boca

Dr. José Ignacio Zalba Elizari.Especialista en programas de prevención para la salud buco-dental (UCM) www.capdental.net

Print Friendly, PDF & Email
Los problemas de la diabetes surgen cuando hay demasiada glucosa en la sangre durante mucho tiempo. Estos niveles altos de glucosa en la sangre, también llamado azúcar en sangre, pueden dañar no solo los dientes sino también otros órganos del cuerpo como el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos y los riñones. Aproximadamente al 6% de la población, la padece, siendo más frecuente en personas de más edad. Todo ello hace que sea fundamental prevenir o retrasar estos problemas secundarios.

Todas las personas pueden tener problemas en la boca pero aquellas con diabetes tienen una posibilidad mayor de desarrollar enfermedades bucales, ya que los niveles altos de glucosa en la sangre contribuyen al mayor crecimiento de bacterias en la boca. Ese barrillo que se nos forma a todos diariamente en los dientes, especialmente cuando no tenemos una buena higiene dental, que si cogemos un poco con un instrumento y los observamos en un microscopio de contraste de fase vemos que está llena de microbios, formando la llamada placa bacteriana o biofilm, factor causal primario de la mayor parte de las infecciones de la boca como la caries, la inflamación de encías,…

Cuando una persona tiene un deficiente estado de salud, esto repercute en otros órganos. Así cualquier proceso infeccioso no solo caries o problemas de encías sino también muelas de juicio retenidas, restos radiculares, dientes desvitalizados con o sin tratamiento de conducto, osteítis,… Sin lugar a dudas son perjudiciales para la salud en general. Las infecciones de la boca en muchos casos pasan inadvertidas para el paciente, su sistema de defensa trata de mantener estos focos en estado crónico o latente con una exigencia extra, lo que perjudica el buen desempeño de las funciones en otros sitios.

¿Cómo la diabetes puede dañar las encías de los dientes?

El cuerpo humano funciona como una unidad, no como la suma de las diferentes partes, esto hace que la relación entre salud de las encías y la diabetes funciona con un doble sentido. De una parte como cualquier tipo de infección altera el nivel de azúcar en sangre, por ello las enfermedades de las encías (infecciones) dificultan el control de la glucosa (azúcar), por lo tanto pueden agravar la evolución de la diabetes, ya que se incrementan los periodos de tiempo en los cuales el cuerpo se ve obligado a funcionar con niveles altos de glucosa en sangre (hiperglucemia), causa de la mayoría de las complicaciones de la diabetes.

Por otro lado, una diabetes presenta mayor tendencia a padecer las enfermedades de las encías (gingivitis o periodontitis=piorrea), hasta 3 veces por encima de lo normal, provocando una respuesta inflamatoria exacerbada frente a las bacterias patógenas presentes en las encías. La diabetes también puede causar daños en las arterias y también en los vasos sanguíneos pequeños, llamados capilares que no dejan llegar la cantidad necesaria de sangre a las encías, lo que las hace más vulnerables.

Los primeros signos de los problemas de encías son enrojecimiento y sangrado en las encías sobre todo al cepillado. Estos problemas sino se controlan a tiempo, empeoran a periodontitis, una infección más avanzada que daña las encías y los huesos de los maxilares que sujetan los dientes. Algunas personas incluso llegan a perder los dientes debido a la falta continuada de un correcto cuidado llegando a graves infecciones en las encías. Por ello para los pacientes diabéticos resulta de gran importancia conocer el estado de salud de su boca, acudiendo periódicamente a la cita de control y mantenimiento de su boca por parte del dentista.

La falta de saliva daña los dientes

Otro problema en la boca causado por la diabetes es que puede provocar que las glándulas salivales produzcan menos cantidad de saliva causando una afección llamada “boca seca” (xerostomía). La disminución del nivel de saliva generalmente presenta mayor índice de caries, agrava los problemas de encías, complica el mantenimiento de las prótesis dentales,… estas enfermedades pueden progresar rápidamente, dependiendo de la sequedad de la boca y otros factores como el nivel de placa bacteriana. Además las personas que tienen la boca seca sufren problemas de función al comer, hablar, tragar y al portar cualquier tipo de prótesis dental.

Medidas para mantener la salud de su boca en pacientes diabéticos

La persona que tiene diabetes, debe asegurarse de tener un mayor atención de su boca dirigido por el dentista para una correcta personalización de sus cuidados, el zapato que va bien a una persona no le va bien a otra. Las radiografías, el sondaje periodontal, nivel de placa bacteriana, test salivales, etc. permiten diagnosticar y detectar tempranamente problemas de la boca para poder manejarlas precozmente lo que aumenta un mejor pronóstico del tratamiento. Medidas generales en el paciente diabético para prevenir problemas en la boca:

  • Controlar el nivel de glucosa en la sangre (visitar al médico).
  • Cepillarse los dientes y usar seda dental todos los días.
  • Hidratarse (beber agua) correctamente.
  • Ir al dentista regularmente.(mínimo 1 vez al año).
  • No fumar, ya que, empeora la enfermedad de las encías.

Nota: la visita al dentista es una gran oportunidad para detectar una diabetes.