La Hidrodilatación, ¿solución a la capsulitis?

Dr. Gentian Cuko. Especialista en Medicina Física y Rehabilitación. Experto en Ecografía y en Dolor. Licenciado en Medicina y Cirugía. Nº Colegiado: 5014951

Print Friendly, PDF & Email
La capsulitis adhesiva o hombro congelado es una de las causas más limitantes y discapacitantes dentro de las patologías que provocan dolor en el hombro.

Es una inflamación crónica del tejido conectivo que rodea la articulación del hombro y que puede durar de seis meses a dos años.

Sintomatología

Se han descrito varias fases pero la clínica típica es el dolor que empeora por las noches y la limitación de los movimientos del hombro con rigidez importante de la articulación.
Los pacientes afectados se ven muy limitados en su entorno y en actividades básicas de su vida diaria como el vestir, peinar o higiene personal.
La larga duración de esta patología y la lenta evolución puede alterar el estado emocional de los pacientes provocando estrés y depresión reactiva.
El diagnóstico suele ser clínico, con la anamnesis y exploración física del médico. Las pruebas complementarias como la radiografía, ecografía y resonancia magnética se suelen realizar para descartar otras patologías.

Tratamiento

El tratamiento inicial suele ser conservador con rehabilitación, terapia física, analgesia, antiinflamatorios. Si no ha habido mejoría se puede realizar la hidrodilatación o hidrodistensión capsular.

¿Que es la Hidrodilatación?

Es una técnica mínimamente invasiva que consiste en introducir un líquido, generalmente suero fisiológico, dentro del hombro en el espacio intracapsular. El objetivo es el de aumentar el volumen dentro de la articulación y disminuir la rigidez capsular.

Procedimiento

Es una técnica indolora que se puede realizar de forma ambulatoria. El paciente no precisa ninguna preparación específica el día previo a la técnica. Se utilizan medidas de asepsia, para minimizar el riesgo de infección, y se aplica anestesia local. Se introduce suero fisiológico mediante una aguja, guiada con ecografía, en el espacio intracapsular.
Una vez realizada la técnica se realizan movilizaciones pasivas de la articulación. La duración de la técnica suele ser de unos 30 minutos y las molestias suelen ser locales que desaparecen a las horas siguientes.

Resultados

La mejoría del rango articular se observa desde el primer momento con las movilizaciones pasivas. No hay contraindicaciones para volver a repetir la técnica si fuera necesario. El paciente debe seguir con ejercicios de rehabilitación hasta conseguir la recuperación completa.