La lectura como herramienta terapéutica en las unidades de hospitalización psiquiátrica

Beatriz Pérez Echeverría y Miren Tanco Salegui. Terapeutas Ocupacionales. CHN- Unidades de Psiquiatría

Print Friendly, PDF & Email
Esta iniciativa toma forma tras el día de la Salud Mental, en una jornada cuyo lema fue la lucha contra el estigma. Ese día, de la mano del servicio de Terapia Ocupacional cuyas bases profesionales se sustentan en la actividad con propósito o actividad terapéutica, y que tiene entre otros como objetivos favorecer la consolidación de vínculos y promover nuevas formas de visibilidad para luchar contra el estigma en Salud, se realiza una primera lectura en las unidades de hospitalización psiquiátrica.

Tras valorar la buena impresión y satisfacción por parte de los usuarios y gracias a la labor de coordinación realizada entre diferentes agentes (director de la Biblioteca central, voluntariado de las bibliotecas y de los clubs de lectura, comité de humanización del hospital de Navarra) se pone en marcha las sesiones de lectura de manera regular y organizada.
Lo novedoso de la iniciativa radica en que estos grupos de lectura se hacen en un momento de hospitalización, en unidades que hasta la fecha han sido muy herméticas al exterior y las personas ingresadas están en una situación de especial vulnerabilidad, desorganización y desestructuración mental.
Para que la lectura sea terapéutica y tenga éxito es importante que la bibliografía sea adecuada para el momento vital. La preselección de textos la hacen con nuestra supervisión y colaboración los lectores voluntarios de acuerdo a los objetivos que perseguimos, tales como desplegar la reflexión, la imaginación, el juego o la risa. Convocamos a las personas ingresadas a perder el tiempo con la imaginación, esa gran realidad virtual, y salir de la monotonía de la tarde.
Al paciente, se le pide que disfrute. Como prerrequisito ha de tener habilidad para escuchar, comprender, mantener atención y cierta estabilidad emocional.
La indicación para el que ejerce de lector es que debe estar pendiente del grupo para acompasar la lectura a las necesidades que surjan, y al finalizar esperar las preguntas, los comentarios, las asociaciones y si estos no aparecen, con cautela preguntar. Es importante que «vibren» con el relato, y que transmitan con afecto.
La heterogeneidad del grupo hace que la tarea sea compleja: adolescentes, adultos, personas mayores con condiciones sociales y culturales diversas, perfiles psicológicos diferentes, pacientes nuevos, otros antiguos… En todas las sesiones y ninguna es igual porque cambian las personas y sus estados, se establece una situación de incertidumbre para ambas partes; para los coordinadores que no sabemos cómo se integrarán a la propuesta los pacientes; y para los pacientes que no conocen la tarea y van «a ver qué pasa».

Agradecimiento de los pacientes

El resultado es lo importante y hasta la fecha es positivo. Hemos visto cómo a través de lo escrito se establecen vínculos entre las personas porque se trabaja desde una posición igualitaria en la que todos, participantes y equipo terapéutico pueden expresar sentimientos, dudas, quejas o situaciones en relación a la lectura. Hemos visto cómo al terminar se establecen minigrupos en los que la conversación continúa. Hemos visto el agradecimiento por parte de los pacientes y su gran aportación espontánea en la que quieren ser y son también agentes. Hemos visto cómo al día siguiente alguna frase permanece y podemos tirar de ese hilo para comenzar el día con complicidad. Hemos visto cómo al día siguiente algún paciente pide la obra para releerla o comentan que han comprado el libro para algún familiar…hemos encontrado un buen filón con el que ampliar nuestra intervención, puesto que la actividad encaja en nuestros objetivos profesionales. Y lo que es más importante, hemos oído al paciente desde otra perspectiva gracias a la aportación de todo este grupo de personas que de manera altruista nos prestan su voz, su buen hacer y su tiempo, con esa mirada fresca del que viene de afuera y no ha tenido ningún contacto con esta enfermedad.
Es tarea del terapeuta ocupacional ofrecer espacios terapéuticos que proporcionen experiencias de participación activa y exitosa en relación al medio ambiente, dos pilares de calidad de vida que rara vez experimentan nuestros pacientes, por ello, aunque ahora no estemos en esos servicios llevaremos adelante esta actividad en nuestros actuales nuevos puestos de trabajo con la colaboración de otras bibliotecas y personas. A Todos nuestro agradecimiento.

Aspectos positivos de la lectura en grupo

• Ayuda al participante a preservar sus capacidades.
• Ayuda a conocer otras culturas y otros puntos de vista diferentes al propio.
• Genera interacción entre personas, ayuda a acercar temáticas que fomentan la comunicación.
• Favorece la reflexión y realización de juicios críticos.
• Mejora las habilidades comunicativas.
• Desarrolla la inteligencia.
• Reduce tensiones.
• Permite el acceso a los recuerdos restableciendo parte de nuestra identidad.
• Hace que nos sintamos “acompañados” cuando nos identificamos con los personajes.
• Proporciona placer y disfrute.

El tiempo para leer, como el tiempo para amar, amplía el tiempo para vivir.
Daniel Pennac.