Mi hijo tiene impétigo

Jaione Fernández García. Enfermera de Pediatría del Centro de Salud de Ancín. Carmen Calvo Meca. Centro de Salud de Estella

Print Friendly, PDF & Email
El impétigo es una infección cutánea superficial causada por Streptococcus pyogenes, Staphylococcus aureus o ambos. Es altamente contagioso, se propaga fácilmente por contacto directo. Máxima incidencia entre los 2 y 6 años.

Causas del impétigo

Los niños son más propensos a desarrollar impétigo si ya tienen la piel irritada por otros problemas cutáneos, como el eccema, la hiedra venenosa, las picaduras de insectos y los cortes o rasguños. Rascarse una úlcera o una erupción es una causa frecuente, por ejemplo una erupción provocada por hiedra venenosa se puede infectar y convertirse en impétigo.

Signos y síntomas

El impétigo contagiosos comienza con una mácula eritematosa aislada de 2-4 mm, que pronto se trasforma en vesícula o pústula. Las vesículas son frágiles y al romperse liberan un exudado de color semejante a la miel. Seguidamente, las lesiones se extienden con rapidez y se ubican generalmente en zonas expuestas como la cara y extremidades y la presencia de adenopatía regional es frecuente.

Diagnóstico

El diagnóstico es clínico y en algunos casos se realiza cultivo de la lesión.

Diagnóstico diferencial

El diagnóstico diferencial se hará principalmente con aquellas lesiones que presentan elevación circunscritas en la piel: pénfigo, dermatitis por contacto irritativa, tiña, herpes simple, dermatitis herpetiforme,…

Tratamiento

1. Tratamiento antimicrobiano tópico. Existen múltiples preparados pero dos destacan por su actividad y tolerancia (ácido fusídico y mupirocina).
Limitan la transmisión y son el tratamiento de elección en las formas localizadas.
2. Antibióticos sistémicos, producen una curación más rápida y evitan la enfermedad supurada más profunda.
Indicaciones:
• Formas de impétigo con múltiples lesiones o de gran extensión.
• Localizaciones difíciles de tratar (zonas periorales, pliegues).
• Si existen factores subyacentes como dermatitis atópica o diabetes.
• Si afecta a varios miembros familiares o escolares.

Prevención

Mantener la piel limpia puede ayudar a prevenir el impétigo. Preste especial atención a las heridas en la piel (cortes, rasguños, picadura de insectos, etc.), las áreas con eccema y las erupciones.
Para prevenir el contagio de una infección por impétigo a otros miembros de la familia, asegúrese se que todos usan sus propias prendas de vestir, sábanas, maquinillas de afeitar, jabones y toallas. Separe las sábanas, las toallas y la ropa de vestir de cualquier persona que tenga impétigo de las del resto de familia, y lávelas en agua caliente.