Obesidad y hábitos alimenticios en la población infantil

Berta Martínez Ganuza. Pediatra. Beatriz Claudia Arostegui Castillo de la Flor. Médico Familia. Nuria Oscariz Piedrafita. Enfermera. Servicio de Urgencias Extrahospitalario San Martín

Print Friendly, PDF & Email

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. La obesidad desde un punto de vista conceptual, se define como la acumulación anormal o excesiva de grasa corporal. En los lactantes y niños la obesidad se mide según los “patrones de crecimiento infantil” de la OMS (talla/estatura para la edad, peso para la edad, peso para la talla, peso para la estatura e índice de masa corporal para la edad) y los datos de referencia sobre el crecimiento entre los 5 y los 19 años (índice de masa corporal para la edad).

¿Por qué se produce?

Los síndromes genéticos o endocrinológicos representan exclusivamente el 1% de la obesidad infantil, correspondiendo el 99% restante al concepto de obesidad nutricional, simple o por causas exógenas. En diversos estudios se ha observado asociación entre la velocidad de ganancia ponderal durante las etapas tempranas de la vida y el desarrollo de obesidad en la adolescencia y edad adulta. Ésto sumado a una disminución de la actividad física lo propicia. Además, no podemos olvidarnos de los cambios en el desarrollo social, económico y en las políticas de procesamiento, distribución y comercialización de los alimentos tan importantes para la calidad de lo que ingerimos. Al contrario de la mayoría de los adultos, los niños y adolescentes no pueden elegir el entorno en el que viven ni los alimentos que consumen. Asi pues la epidemia de obesidad requiere un enfoque poblacional, multidisciplinar y adaptado a las circunstancias actuales.

¿Por qué es especialmente importante la obesidad en la población infantil?

Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer enfermedades en etapas mas tempranas. Las consecuencias de la obesidad infantil son muchas. La obesidad en la infancia, compromete la salud de los niños y actualmente se suele diagnosticar junto a otros problemas como la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial y los niveles altos de colesterol. A su vez, los problemas psicológicos y la falta de autoestima en ocasiones tienen de fondo un sobrepeso al que quizás no se le estaba dando demasiada importancia.

¿Como podemos prevenir y tratar la obesidad?

El objetivo fundamental del tratamiento de la obesidad se centra en conseguir el peso ideal para la talla, manteniendo los aportes nutricionales necesarios para no interferir en el crecimiento. Tanto la prevención como el tratamiento de la obesidad infantojuvenil se basan en tres pilares fundamentales: motivación, dieta y ejercicio físico.
La experiencia demuestra que lo más importante es conseguir la adhesión del niño y del entorno familiar y social a los principios de la prevención y tratamiento de la obesidad y el sobrepeso. Se debe conseguir que los niños sigan una dieta y un estilo de vida saludables incorporados como hábitos propios de su entorno familiar, lo que viene siendo educar en una vida activa. El tratamiento no debe centrarse exclusivamente en perder peso sino en aprender a llevar un ritmo de vida saludable. La educación como medida de prevención es el elemento capital, pues de ese modo se trata de inculcar en la población, y especialmente en niños y adolescentes, los conocimientos básicos para entender que la forma en que nos alimentamos tiene consecuencias muy importantes sobre la salud.
El Plato para Comer Saludable, creado por expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard y los editores en Publicaciones de Salud de Harvard, es una guía para crear comidas saludables y balanceadas. Es un buen referente que ayuda a no olvidarnos lo fundamental para cumplir con una dieta saludable.