Uso adecuado de los antibióticos

Marta Bona Otal. Médico de Familia. Centro de Salud II Ensanche. Paula Ayestarán Yubero. DUE. Complejo Hospitalario de Navarra. Ariñe Goñi Torrea. DUE. Complejo Hospitalario de Navarra. Elena González Esain. DUE. Fisioterapeuta. Centro de Salud Rochapea

Print Friendly, PDF & Email
Los antibióticos son medicamentos que han salvado millones de vidas, pero su uso inadecuado está poniendo en riesgo que puedan seguir haciéndolo.

Los antibióticos son medicamentos que sólo sirven para tratar aquellas infecciones provocadas por bacterias. No sirven para tratar las infecciones producidas por virus, como los catarros o la gripe. Tampoco sirven para bajar la fiebre: muchas infecciones provocadas por virus producen fiebre alta y no por ello es necesario un antibiótico. Si tomamos antibióticos cuando no los necesitamos, no sólo no servirán para curar la enfermedad sino que además nos expondremos innecesariamente a sus posibles efectos indeseados: reacciones alérgicas, diarreas, infecciones por hongos en la boca o en los genitales . . .
A lo largo del tiempo y la utilización de antibióticos, las bacterias han desarrollado mecanismos de resistencia a la acción de estos medicamentos. En nuestro país existen actualmente bacterias habituales, tanto en los hospitales como en el medio extrahospitalario, que han desarrollado resistencias a numerosos antibióticos. Estas bacterias resistentes pueden transmitirse de unas personas a otras generando infecciones muy difíciles de tratar. Las resistencias de las bacterias a los antibióticos aumentan cuando éstos se toman de manera innecesaria, a dosis incorrectas o de forma irregular. El uso irresponsable de antibióticos contribuye a que las bacterias se hagan resistentes y por lo tanto a que los antibióticos no nos sirvan cuando realmente los necesitemos. Los efectos negativos de la toma inadecuada de antibióticos no sólo afecta a quien los toma, sino también a su familia y al resto de la comunidad. La medida más eficaz para el control de las resistencias de las bacterias a los antibióticos es su uso responsable.
La decisión médica de tratar con un antibiótico es a veces compleja, ya que su médico debe tener en cuenta muchos factores antes de decidir cuál es el tratamiento antibiótico más adecuado. Son varias las cuestiones a resolver antes de prescribir: ¿cuál es el antibiótico más útil para el germen que con más probabilidad está provocando la infección?, ¿qué dosis y duración de tratamiento será más segura para el paciente?, ¿cómo influyen las enfermedades previas del paciente y sus alergias e intolerancias?, ¿cómo interacciona el antibiótico con el resto de medicaciones que ya toma el paciente? . . . Es por esto, que sólo un médico que ha atendido al paciente y revisado su historia clínica puede decidir cuál es el tratamiento antibiótico más adecuado.

Qué no hacer con los antibióticos

NO inicie tratamiento antibiótico sin consultar con un médico ni lo recomiende a otras personas.
NO guarde antibiótico sobrante de un tratamiento “por si lo necesita otro día”. Pregunte en su farmacia dónde puede llevar los medicamentos que ya no necesita.
NO pida a su farmacéutico que “le adelante” un antibiótico para el que luego pedirá receta a su médico. Los antibióticos sólo deben tomarse si han sido recetados por un médico u odontólogo. Cada médico decide y es responsable de sus prescripciones, las cuales realiza según su propio criterio basado en sus conocimientos y en beneficio de la salud del paciente. Los farmacéuticos no pueden dispensar antibióticos sin receta.
NO presione a su médico para que le prescriba antibiótico a usted o a sus hijos. Su médico le prescribirá antibiótico cuando esté indicado. Confíe en los profesionales sanitarios que le atienden.
NO termine su tratamiento antibiótico antes de tiempo. Su médico le indicará la duración del tratamiento que usted necesita. Algunos pacientes abandonan su tratamiento cuando comienzan a sentirse mejor. Tomar antibióticos en pautas irregulares o incompletas favorece el desarrollo de resistencias bacterianas. No contribuya a disminuir la eficacia de los antibióticos.