Paciencia inteligente ¿Una filosofía de vida?

Marta Merino Muñoz. Médico de familia Z.B.S. Cascante Francisco Javier Rodés Matinez. Psicólogo

Print Friendly, PDF & Email
Detectar las situaciones oportunas, saber que, cuándo y cómo decir o hacer algo o callar o no actuar suele resultar decisivo en la mayoría de las situaciones de la vida. Este artículo trata de dar algunas ideas al respecto.

¿Cómo definir “Paciencia inteligente”?

Antes de unir ambos conceptos, definamos por separado. Hay varias acepciones tanto de paciencia como de inteligencia, por tanto podemos escoger.

Paciencia: tomamos la acepción de “espera”, pero no una espera pasiva, sino una espera activa, atenta a los cambios.

Inteligencia: “Capacidad para relacionar conocimientos que poseemos para resolver una determinada situación” (Alfonso Jiménez 15-9 –2006). Uniendo Paciencia Inteligente: SABER ESPERAR. Y saber esperar ¿para qué?, para actuar en el momento oportuno.

Intentando responder a algunas preguntas.

¿Qué? No esperemos imposibles, tendremos decepciones. ¿Cuándo? Siempre. ¿Cuánto? A veces un instante, otras toda una vida. ¿Cómo? Expectante, atento a los cambios. ¿Quién? No podemos esperar la misma paciencia inteligente de un niño que de un adulto, de un experto que de un novato… ¿A quién? No podemos esperar de la misma manera a un niño que a un adulto, a un adolescente hasta que madure, a un enfermo hasta que cure o hasta su fin, a un hijo, a la pareja, a uno mismo….Sepamos esperar de cada uno lo que puede dar y cuando lo puede dar. Sí, falta el ¿por qué?, responder a esa pregunta no suele ser fácil nunca, que cada uno se busque su razón, la que le valga, cada cual la suya.

Algunas estrategias

Situaciones claras y reales, no vale: cuando te vaya bien, cuanto antes mejor, sin prisas . Tener un plan: hacer las cosas a su tiempo y con orden. Si sólo se puede esperar: esperar, con atención. No darle vueltas a la cabeza, si no cambia nada, sólo esperar.

¿Quién no ha dicho nunca jugando a las cartas cuando la partida va mal: “paciencia y barajar”.

En los toros: Parar (paciencia ). Templar (inteligencia). Mandar (actuar). En la vida: Sabiduría, ¿qué hacer? Inteligencia. Prudencia, ¿cuándo hacerlo? Paciencia. Valor, hacerlo, Actuar.

En el ajedrez hay una frase de un gran maestro antiguo ante una posición: “es urgente esperar”. En muchas películas, y ahora ¿qué?, sólo esperar.

Y hay un bonito ejemplo de aplicación de “Paciencia Inteligente” que está admirando a todo el mundo y consiguiendo grandes éxitos: la selección española de fútbol con su forma de interpretar el juego.

A modo de conclusión

¿Es o no la “Paciencia Inteligente” una filosofía de vida?, para que lo fuese tendría que ser de una aplicación muy general; leído lo anterior, ¿lo es?, dejo la respuesta al lector.