Patología de la cavidad bucal durante el embarazo

Ana María Gómez Abero. Enfermera Especialista en Obstetricia y Ginecología. Complejo Hospitalario de Navarra. Mónica Machicado Sotoca. Enfermera Especialista en Obstetricia y Ginecología. Centro de Salud Puerta Madrid. Désirée Díaz-Jiménez. Enfermera Especialista en Obstetricia y Ginecología. Hospital Público de Montilla. Córdoba

Print Friendly, PDF & Email

El embarazo es un estado fisiológico en el que se producen cambios adaptativos temporales locales y generales en la mujer gestante, que han de ser evaluados en su justa medida, a fin de discernir correctamente entre lo normal y lo patológico.

Estos cambios, son el resultado del incremento de la producción endocrina (estrógeno, progesterona, gonadotropina y relaxina entre otras hormonas) y del efecto mecánico del desarrollo fetal que a medida que la gestación avanza estos se hacen más relevantes.

Alteraciones fisiológicas

La cavidad bucal no queda exenta de sufrir la influencia hormonal, pudiendo presentarse alteraciones fisiológicas y otras consideradas como patológicas, tanto reversibles como irreversibles. Durante este período la composición salival se ve alterada y disminuye el pH y la capacidad neutralizadora, con lo que se daña la función para regular los ácidos producidos por las bacterias y consecuentemente, el medio bucal resulta favorable para su desarrollo. A esta etapa también se le suman los cambios de vida: nos encontramos con un aumento de la émesis.
Es bien conocida alguna patología del embarazo como el granuloma piogénico o épulis del embarazo. Este es un tumor de color rojo oscuro, de superficie lisa y brillante con consistencia semifirme, que no se trata de una neoplasia si no de una reacción inflamatoria por irritación local que suele aparecer sobretodo en el tercer mes del embarazo (18%). Generalmente desaparece tras el parto, pero hay veces que requiere de intervención quirúrgica para su eliminación completa.

Gingivitis y periodontitis

Por otro lado, la gingivitis es una de las enfermedades que más aparece durante el embarazo, entre un 35% y un 70% de las mujeres la padecen según diferentes estudios. Löe en 1963 ya afirmó que los primeros síntomas aparecen en el segundo trimestre del embarazo y van disminuyendo su virulencia en el octavo mes. Actualmente, la mayor parte de la literatura coincide en que en el embarazo no produce gingivitis, pero que sí produce una exacerbación de esta si se haya instaurada previa al embarazo en la mujer.
Un estadio más avanzado de la gingivitis es la periodontitis. La enfermedad periodontal es una enfermedad infecciosa que afecta al periodonto, estos son los tejidos de soporte dental tales como: encía, ligamento, cemento y hueso alveolar. La afectación de estos tejidos de soporte, además de la encía, se denomina periodontitis. Su función es la de unión del diente a su alveolo y actuación de barrera protegiéndolo del medio externo.
El fenómeno se produce por la colonización de las bacterias anaerobias en la zona subgingival, esto desencadena una respuesta inmunológica inflamatoria que conduce a su vez a la afectación de los tejidos de soporte dental. La existencia de un ambiente favorable y factores genéticos positivos, favorecerán la susceptibilidad del individuo así como la severidad de los cuadros clínicos, la progresión, la recidiva y la aleatoria respuesta terapéutica.
La incidencia del parto pretérmino (aquel que sucede antes de las 37 semanas de gestación) no ha descendido a pesar de los avances en la medicina. Son numerosas e incluso algunas de etiología desconocida las causas del parto pretérmino, una de ellas es la infección y estudios han encontrado en cultivos de líquido amniótico patógenos propios de la cavidad oral, que podrían explicar su origen por un desplazamiento vía hematológica.
Hay bases teóricas, que promulgan que la enfermedad periodontal supone un riesgo para la salud sistémica general, en este caso para el parto pretérmino, pero también para otras patologías.
Haciendo alguna referencia epidemiológica encontramos que el 15,7% de las mujeres de entre 35-44 años tienen bolsas periodontales de cualquier tipo. Otros estudios también afirman que la distribución de esta patología se ve afectada por el nivel socio-cultural, de tal manera que cuanto más alto sea éste, más salud periodontal hay y menos bolsas periodontales.
En cuanto al nivel de conocimientos, un estudio en gestantes pertenecientes al Policlínico de Santiago de Cuba observó que las embarazadas menores de 20 años mostraban un nivel de conocimientos menor que en el resto de edades.

Atención estomatológica

Otros estudios dirigidos a evaluar el nivel de conocimientos sobre la salud bucal y la relación con la prevalencia y gravedad de la enfermedad periodontal, así como la demanda de servicios estomatológicos por parte de las embarazas, determinan un predominio de las embarazadas con niveles de conocimiento insatisfactorio (59,1%). La prevalencia de la enfermedad en el grupo de estudio fue alta, con un 87%, por lo que se encontraron resultados estadísticamente significativos que ponían de manifiesto la relación entre el nivel de conocimientos sobre la salud bucal y la prevalencia de la enfermedad. Solo un 36,6% de las embarazadas solicitaron atención estomatológica. Esta demanda de atención no estuvo relacionada con la prevalencia ni con el nivel de conocimientos sobre salud bucal.
En resumen, la enfermedad periodontal es una de las enfermedades infecciosas más extendidas en la población, sus manifestaciones subclínicas en muchos casos, hacen que no se trate como es debido.
Esta enfermedad, se ve incrementada durante el embarazo por los fenómenos del mismo y esta puede influir en el desarrollo de patologías en la gestación.

Correcta higiene dental

Entre los factores influyentes para su aparición se encuentran la mala o insuficiente higiene, las modificaciones hormonales y vasculares, la dieta y la respuesta inmunológica entre otras.
Por otra parte, sabemos que la correcta higiene dental es el principal método para evitar la enfermedad periodontal. Encontrando datos en cuanto al cepillado que nos dicen que en el grupo de 15 años en adelante hay un 28,3% de la población que realiza esta técnica una vez o menos al día, mientras que en la franja de edad de 35 a 44 años lo realiza un 26,7%. Por lo que un gran porcentaje de la población no mantiene la higiene bucodental adecuada.
En España tenemos la particularidad de que en nuestro sistema de salud público la atención odontológica está parcialmente cubierta, además hay un amplio sector de la población que descuida su salud oral al no estar familiarizado con las ofertas de la cartera básica de servicios del sistema sanitario.
Datos reveladores sobre los conocimientos en salud bucodental de la población, nos hacen ver que todavía son necesarias medidas educativas para que la población tenga conciencia de la importancia de una buena salud oral. Por tanto, los profesionales sanitarios involucrados con la mujer gestante deben tener como objetivo identificar y prevenir las enfermedades de la cavidad oral durante el embarazo, fomentando una adecuada higiene dela cavidad oral, dieta y examen bucal periódico en la mujer embarazada, pudiendo de esta manera reducir las complicaciones de la gestación asociadas con la patología de la cavidad bucal.