XIV congreso nacional de psiquiatría

Print Friendly, PDF & Email

 

El XIV Congreso Nacional de Psiquiatría, celebrado en Barcelona del 18 al 23 de octubre, con el lema NO HAY INVESTIGACIÓN SIN CLÍNICA, reunió a cerca de 2.000 especialistas.
Participaron la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) y la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM). Los psiquiatras abogaron por la detección precoz y el tratamiento eficaz de la depresión para prevenir el suicidio y reconocieron los importantes avances que se han producido en la delimitación de los factores de riesgo fruto de la investigación en pacientes con esquizofrenia. El presidente del congreso, Julio Vallejo, recalcó que los hallazgos biológicos deben reflejarse en mejorías clínicas importantes para el paciente.

ZONA HOSPITALARIA, gracias a la colaboración recibida del Gabinete de Prensa InterMèdia GdC, publica en este número las conclusiones y resumen de varias ponencias y en el próximo número 27 los artículos:

  • Consumo de cannabis y psicosis. Riesgo y posibilidades de recuperación a largo plazo. De Margarita Saenz y Karim Haidar, Médicos adjuntos de Psiquiatría del Hospital Santiago de Vitoria y Ana González- Pinto, Profesora Titular de la UPV/EHU, Jefe clínico y responsable de investigación del Hospital Santiago de Vitoria.
  • La terapéutica necesariamente compleja del trastorno bipolar. De Jerónimo Saiz Ruiz, Jefe de Servicio del Hospital Ramón y Cajal y Catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Alcalá.
  • La Sobrecarga del Cuidador en la enfermedad de Alzheimer y otras demencias. De Manuel Martín Carrasco. Psiquiatra. Clínica Padre Menni de Pamplona.

Nuestro agradecimiento.
Más información: www.psiquiatriabarcelona2010.org

Una semana intensa de trabajo donde pusieron en común los principales avances que se están produciendo en psiquiatría fruto de las investigaciones en centros universitarios y hospitales. Los especialistas mostraron su preocupación por las cifras tan elevadas de suicidio que se registran en España.

El número de personas que deciden poner fin a su vida ya supera al de muertes en accidente de tráfico. Unas 3.600 personas se suicidan cada año en España. Se producen unos 15 intentos de suicidio por cada uno que se consuma, y preocupa que alrededor del 5% de las personas que se quitan la vida sean adolescentes. Las campañas para reducir los accidentes de tráfico han conseguido reducir el número de muertos en las carreteras, pero sin embargo “hay mucho por hacer aún en la prevención del suicidio”, ha explicado el presidente del congreso, Julio Vallejo.

Sesión plenaria

En la sesión plenaria se difundieron los resultados de algunas investigaciones que relacionan el abuso físico y sexual en edad temprana con el desarrollo de la conducta suicida, de modo que se demuestra que los traumas infantiles pueden tener efectos de por vida sobre los genes que controlan la respuesta al estrés, según ha explicado el investigador Gustavo Turecki, de la Universidad de Montreal.

El presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica, Julio Bobes, destacó el avance que está experimentando la psiquiatría gracias a la investigación realizada en el marco del Centro de Investigación Biomédica en Red en Salud Mental (CIBERSAM). Señaló las dificultades que los pacientes mentales graves tienen para incorporarse al mercado laboral, ya que sólo un 18% de ellos tienen trabajo. Según el presidente del congreso, Julio Vallejo, en el pasado “había una mayor benevolencia por parte del empresario a conceder un empleo a una persona que sufre este tipo de enfermedades”.

Los psiquiatras han coincidido al apuntar que la dieta, y la presencia de colesterol y algunos lípidos, pueden mostrar tendencia al suicidio si coinciden con otros factores de riesgo, si bien su importancia es relativa.

Igualmente, han señalado que durante las ponencias han discutido sobre el problema añadido que supone la adicción al tabaco en los pacientes que sufren enfermedades mentales más graves. La tasa de tabaquismo es del 55% en pacientes esquizofrénicos y del 52% en los enfermos que sufren trastorno bipolar, más del doble que en la población sana. Fuman más de dos cajetillas al día de media. Para la psiquiatría española estos datos y estos aspectos “no pueden quedar al margen y suponen un reto en aplicación de la nueva ley antitabaco que está promoviendo el Gobierno”, según ha señalado Bobes.

Los psiquiatras han aprovechado la ocasión para defender la efectividad de los antidepresivos en la prevención del suicidio. El doctor Vallejo ha recordado que los pacientes bajo tratamiento antiepiléptico tienen menores tasas de comportamiento suicida. “Los antidepresivos contienen sustancias efectivas y contrariamente a lo que alguien ha sugerido, no inducen al suicidio”, ha señalado el doctor, si bien algunos estudios llevados a cabo únicamente entre adolescentes señalan que pueden tener más propensión a suicidarse al principio del tratamiento, si bien no deja de ser un tratamiento eficaz para la depresión.

Esquizofrenia

Durante la celebración del congreso se ha constatado que el campo en el que la psiquiatría debe avanzar más es el de la esquizofrenia, pues actualmente esta enfermedad es la que más dificultades presenta tanto para el paciente como para los propios médicos e investigadores, según ha explicado Vallejo. No obstante, en los últimos años se han producido progresos en la delimitación de los factores de riesgo, que son la edad juvenil, el predominio de síntomas negativos y el consumo de tóxicos, así como factores genéticos.

Entre los principales avances que ha experimentado la investigación en el campo de la psiquiatría en España, y que se han presentado en el congreso, cabe destacar el progreso en neurobiología de la esquizofrenia y de los trastornos afectivos, así como los tratamientos novedosos como la cirugía en trastornos obsesivos con estimulación cerebral profunda para los pacientes que no responden a tratamientos.

Pese a estas mejoras, los participantes en las ponencias han coincidido en que existe poca participación de especialistas españoles en proyectos de investigación internacionales. Una de las vías de mejora puede ser, según los especialistas, la colaboración entre los diferentes grupos.

El lema del congreso, “No hay investigación sin clínica”, ha sido secundado por los asistentes a las ponencias. “No hay investigación sin clínica ni buena clínica sin investigación. Los hallazgos biológicos deben reflejarse en mejorías clínicas importantes”, ha reivindicado Vallejo con motivo de la clausura del congreso.

Datos generales sobre enfermedades mentales

  • Según la Sociedad Española de Psiquiatría, en España alrededor de medio millón de personas padecen algún tipo de trastorno mental grave; sin embargo las enfermedades mentales siguen siendo socialmente poco conocidas.
  • Según el libro Doctor, estoy deprimido, dirigido por el Dr. Julio Vallejo, jefe del Servicio de Psiquiatría de la Ciudad Universitaria de Bellvitge de Barcelona, se calcula que en España el 15% de la población menor de 18 años sufre algún trastorno mental, y la depresión es uno de los más prevalentes. De éstos, sólo uno de cada tres afectados recibe asistencia sanitaria especializada.

Sobre el suicidio:

  • En España se quitan la vida nueve personas al día, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que también revelan que se suicidan más del triple de varones (78,31 por ciento) que de mujeres (22,56 por ciento). El número total de suicidios en España en 2008 (3.421) supera por primera vez los muertos por accidente de tráfico (3.021).
  • En todo el mundo, una persona se suicida cada 40 segundos, según datos de la Organización Mundial de la Salud. El suicidio es la primera causa de muerte violenta en el mundo, dado que se producen un millón de suicidios al año y 20 millones de intentos. Una de cada cuatro personas que se quitan la vida (250.000) son jóvenes menores de 25 años. La OMS estima que, si no se pone remedio, en 2020 se producirán hasta un millón y medio de suicidios anuales.
  • Entre el 79% y el 98% de los pacientes suicidas están afectados por un trastorno mental, fundamentalmente depresión, alcoholismo o esquizofrenia, según el libro Doctor, estoy deprimido del Dr. Julio Vallejo.

Depresión y ansiedad:

  • Según la OMS la depresión afecta a 121 millones de personas en el mundo y es la responsable de 850.000 muertes anuales por suicidio.
  • Aproximadamente 1 de cada 100 preescolares, 2 de cada 100 escolares, y hasta 1 de cada 10 adolescentes padecen depresión en España, según Celso Arango, psiquiatra del Hospital General Gregorio Marañón y director científico del CIBER de Salud Mental. Entre las causas, destaca el componente genético.

Según el libro Doctor, estoy deprimido del Dr. Julio Vallejo:

  • En España, actualmente sufren depresión casi cuatro millones de personas, aproximadamente un 10% de la población, siendo los más afectados los adultos de hasta 44 años, especialmente las mujeres. Según algunas previsiones, en las dos próximas décadas será de un 15%.
  • Las mujeres tienen dos veces mas posibilidades que los hombres de sufrir una depresión debido a aspectos biológicos, psicológicos y culturales.
  • Un 12% de hombres y un 26% de mujeres presentarán un episodio depresivo a lo largo de su vida.
  • Actualmente, la depresión es la segunda causa de discapacidad entre los 15 y los 44 años.

Trastorno bipolar:

  • El 25% de los casos de trastorno bipolar en edad pediátrica en España sufre un retraso en el diagnóstico que supera los tres años, según se desprende de un estudio realizado por el Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica de la Clínica Universidad de Navarra. En el 75% restante de los casos, la demora ronda los 18 meses.

Anorexia y bulimia

Aproximadamente un 55% de los pacientes que sufren anorexia y un 60% de los que padecen bulimia consiguen curarse, mientras que el resto hacen crónica la enfermedad. Ambos trastornos de la alimentación pueden erradicarse para toda la vida en más de la mitad de los casos, según ha explicado Fernando Fernández, responsable de la Unidad de Trastornos de la Alimentación de Bellvitge y del Grupo de Investigación Avanzada en Trastornos de la Alimentación del CIBERobn.

La bulimia y la anorexia son trastornos mentales que cabe calificar como “graves”, en contra de la opinión de algunos especialistas, que hasta la fecha habían restado importancia a este fenómeno.

Este tipo de trastornos de índole alimentario van asociados, por norma general, a episodios de depresión o ansiedad, y a problemas físicos, frecuentemente la obesidad, en más del 20% de los casos. Estudios realizados en los últimos años advierten que hay una tasa de intento de suicidio de entre el 20 y el 25% en pacientes que sufren bulimia o anorexia asociada a comportamientos impulsivos. La tasa de mortalidad en suicidio asociada con el trastorno alimentario no llega al 4%.

La bulimia o la anorexia no son un fenómeno por el que haya que preocuparse desde el punto de vista cuantitativo, pues no están aumentando espectacularmente. En la Unidad de Trastornos de la Alimentación de Bellvitge, el número de pacientes tratados de anorexia y bulimia se mantiene estable en la última década en unos 350 casos aproximadamente cada año. Lo que sí llama la atención de los médicos es la mayor complicación de los casos a causa de la comorbilidad con otros trastornos de la personalidad.

Esta presencia de uno o más trastornos o enfermedades además de la enfermedad o trastorno primario es el factor clave. Es un trastorno que puede ir asociado por ejemplo a compra compulsiva no necesariamente de alimentos, también a la cleptomanía, la adicció al alcohol y a las drogas, que ya supone entre un 10 y un 20% de los casos. Esa comorbilidad con trastornos de la personalidad es la complica la resolución de los casos de trastornos alimentarios.

Anorexia y bulimia son trastornos que afectan fundamentalmente a mujeres y jóvenes, si bien en los últimos años se aprecia un aumento del número de casos en hombres. Aún son una minoría, pero en el Hospital de Bellvitge, por ejemplo, ya constituyen un grupo de una decena de pacientes, lo suficiente como para formar un grupo que recibe atención diferente a la de las mujeres.