Aprende a quererte más

Mª Angeles Durán Los Arcos. Enfermera Especialista Salud Mental. Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
Es difícil hacer una definición que contemple todas las acepciones de autoestima. Muchas veces al definirla nos encontramos con frases como “una persona que se siente segura de si misma, competente en lo suyo, que se siente bien consigo mismo”. No se trata de una evaluación de éxitos o de fracasos, ni de tener determinadas habilidades o conocimientos, puedo desenvolverme bien en el trato social pero inseguro y dubitativo en mi interior.

El desarrollo de la autoestima, se inicia en los primeros años de vida, es el resultado de una valoración que hacemos de nosotros mismos, la nota o calificación que nos ponemos a todo lo que hacemos. Precisamente por ello, el Dr. Nathaniel Branden la define como el juicio mas importante que entablamos sobre nosotros mismos en la vida, precisamente, en función del resultado de este juicio, tenemos la capacidad de formularnos esas preguntas o la capacidad de huir de ellas.
En función del tipo de autoestima que presentemos, nos enfrentaremos a los diferentes problemas de la vida de una manera u otra. La autoestima positiva, nos hace sentirnos dignos de respeto entendiendo que tenemos derecho a ser felices.
Una persona con autoestima, se siente competente para vivir, significa que tiene confianza en si misma en la vida, se siente merecedor de la vida, manteniendo una actitud afirmativa hacia el propio derecho a vivir y ser feliz.

Reglas basicas para asentar una autoestima saludable

1. Ser conscientes de la realidad
Tenemos que ser conscientes de que en multitud de ocasiones, aunque nosotros queramos que las cosas surjan de una determinada manera, esto no tiene que ser así. Lo que nosotros deseamos que ocurra, por tener temor a algo, no tiene porque ocurrir.
La realidad puede ser distinta a nuestros deseos y tenemos que ser conscientes de ello.

2. Aceptarse a si mismo
Con nuestros defectos y nuestras virtudes, eso es una persona. Si no somos capaces de hacer una critica constructiva de los errores que como personas vamos a cometer en cualquier aspecto de nuestra vida, no seremos capaces de aprender. Tenemos que ser tolerantes con nosotros mismos. Si no tengo la habilidad de hablar en grupo, eso no quiere decir que no sea sociable.

3. Ser responsable de uno mismo
Es la aceptación de que la única responsabilidad y consecuencia de lo que hago exclusivamente mía. Si no tomo una medicación prescrita por mí medico para aliviar un síntoma, no deberé quejarme del síntoma, haciendo responsable de ello a los que me rodean

4. Afirmarse a si mismo, asertividad
Tenemos derecho a satisfacer nuestros deseos y necesidades, pero teniendo en cuenta que no por ello lo tenemos que hacer de cualquier manera, no podemos invadir los derechos de los demás. No debo callarme si creo que algo esta mal, pero lo deberé expresar de manera adecuada, sin herir a los demás. Es tan malo no expresar lo que queremos como hacer sentir mal a alguien diciendo lo que no queremos.

5. Tener objetivos en la vida
Necesitamos plantearnos metas, objetivos que sean realistas, alcanzables, que estén bien definidos, para sentirnos satisfechos con nosotros mismos por la labor llevada a cabo para alcanzarlos, es el motor de nuestra vida.

6. Integridad y coherencia con uno mismo
Todo ello en el marco de la coherencia de lo que sabemos que es correcto en consonancia con nuestra conducta.