Ayuda a las personas desplazadas en Iraq

Print Friendly, PDF & Email

Hace algo más de tres años, Iraq fue invadido y ocupado por las tropas del llamado Estado Islámico (ISIS). Desde entonces y hasta hace pocos meses, cuando fueron derrotados militarmente, los invasores llevaron a cabo una persecución de grandes proporciones contra las minorías étnicas y religiosas en el país.

A pesar de haber terminado la guerra, las difíciles condiciones de la vida cotidiana de las personas que escaparon de la limpieza étnica no han mejorado sustancialmente. Por el momento, están a salvo en campos de refugiados, pero muchos siguen sin poder regresar a sus hogares en la Llanura de Nínive por la destrucción ocasionada en esa zona, porque en muchos casos sus hogares están ocupados por simpatizantes de ISIS, y porque la violencia aún no ha sido erradicada del lugar.

Unas 120.000 personas desplazadas subsisten gracias a la ayuda humanitaria, de las cuales 90.000 han manifestado su intención de volver a sus casas, o están en proceso de hacerlo, mientras que el resto permanece en los campos de refugiados.

Iniciativa particular

Hace unos meses, algunas personas de Pamplona sintieron la necesidad de ayudar a las familias expulsadas de la Llanura de Nínive. Conmovidas por la situación precaria en la que viven estas familias, se propusieron proporcionar una ayuda a modo de iniciativa particular, sin crear una nueva asociación, sino apoyándose en entidades ya existentes y de confianza, como el Arzobispado de Pamplona, Cáritas Diocesana y las parroquias.

El grupo contactó con una organización humanitaria iraquí, la Humanitarian Nineveh Relief Organization (HNRO), que se dedica a socorrer a las personas que están reconstruyendo sus casas en la Llanura de Nínive, o que se encuentran en campos de refugiados en las cercanías de la ciudad de Erbil, en el Kurdistán.

Esta organización, promovida por un sacerdote, el Padre Behnam Benoka, y una religiosa dominica, la Hermana Diana Momeka, ha puesto en marcha un proyecto local de asistencia humanitaria, que consiste en la creación de una fábrica que produce alimentos típicos iraquíes, ubicada en Qaraqosh, entre Mosul y Erbil, en el norte del país.

Respuesta favorable

La finalidad de la iniciativa es proporcionar ayuda económica a HNRO para ampliar la fábrica mediante la contratación de trabajadores y la compra de maquinaria, tras lo cual se prevé que el negocio gozará de autonomía plena.

De este modo, la iniciativa, junto con las de otras organizaciones, se encamina a colaborar en el logro de las condiciones adecuadas para que las personas desplazadas puedan preservar y recuperar su patrimonio económico, religioso y cultural, vivir dignamente y dejar de depender de la ayuda humanitaria.

En los últimos meses, se ha acudido a las parroquias de Pamplona para dar a conocer la iniciativa, pedir oraciones y solicitar una contribución económica. La respuesta ha sido favorable y se espera recaudar 32.000 euros, que es la cantidad que se ajusta al coste del proyecto.

LOS DONATIVOS AL PROYECTO

Se pueden realizar a través de la cuenta bancaria del Banco Santander:

ES83 0030 8025 9308 5018 0271 (Cáritas Diocesana de Pamplona – Tudela).

Concepto para los donativos: FÁBRICA ALIMENTOS HNRO NÍNIVE

Nota: Se reconoce una deducción tributaria por donativos a instituciones benéficas o de carácter social.

Más información:

NURIA ARMENDÁRIZ M 630 72 83 36 nuriaarmendariz@telefonica.net

Mª CONCHA ORBE M 619 93 41 86 maconchaorbe@gmail.com