Cómo cuidar el paciente sus implantes dentales

Dr. Ángel Fernández Bustillo. Nº Col. 6114-NA

Print Friendly, PDF & Email
La implantología oral y maxilofacial es una ciencia en continuo cambio, son muchos los esfuerzos que realizamos a diario para continuar siendo pioneros y referencia dentro de ella. Es necesaria una continua formación mediante el estudio diario, así como la asistencia a las diferentes reuniones científicas. También sabemos de la importancia de las inversiones en tecnología moderna para poder realizar tratamientos complejos con un nivel muy alto de satisfacción del paciente.

Desde hace más de una década he dedicado especial interés no sólo en terminar con éxito los casos si no que estos fueran estables y duraderos en el tiempo. Aprovechando la ocasión de dirigirme al mundo de la educación y formación me gustaría compartir con el lector la necesidad de la educación en el mantenimiento de los tratamientos con implantes dentales. Uno de los factores previos en el éxito de los implantes dentales es conseguir que la encía se adhiera a su superficie, es decir el tipo de implante que se coloca condiciona en cierta manera la duración del tratamiento a largo plazo (no todos los implantes son iguales).

Cuidados en casa del paciente portador de implantes dentales

Para conseguir unos óptimos resultados de la higiene oral de nuestros pacientes, debemos tener en cuenta varios factores como son su habilidad y destreza manual, sus hábitos de vida cómo horarios y tipo de trabajo, la localización de los pilares, el diseño y tipo de prótesis, posibles enfermedades o tratamientos farmacológicos para adecuar e individualizar la técnica adecuada de cepillado, tipo de cepillo (manual o eléctrico), cepillos interproximales o unipenacho, seda dental, irrigadores a bajo flujo y su chorro posicionarlo hacia los puntos de contacto ya que una incorrecta posición de la boquilla puede alterar la adaptación de la encía alrededor del implante.
En resumen, los objetivos a conseguir por el paciente son:
Utilizar diariamente super-floss, seda dental o cepillos interproximales que pueden estar empapados de clorhexidina al 0,12 para una mejor inhibición de la formación de placa bacteriana interproximal.
Uso de cepillos manuales o eléctricos.
Irrigadores orales con flujo bajo.
Enjuagues con clorhexidina o aceites esenciales.
Es importante que el paciente reconozca qué es la placa bacteriana y un método útil de enseñanza y motivación es la tinción con eritrosina. De esta manera, el paciente es capaz de reconocer las zonas libres de placa y con un espejo y su propio cepillo se le guía y se corrige.
Por último, quisiera insistir en la importancia que el diseño y ejecución de la prótesis sobre implantes, tiene para su éxito a largo plazo. El paciente debe conocer las diferentes opciones y calidades de tratamiento,  trasmitiendo confianza para llevarlo a cabo sin complicaciones, evitando “publicidad agresiva” o “engañosa” basada únicamente en los costes del tratamiento y no en sus calidades.
Debemos cuidar los implantes dentales que nos han colocado, dedicándoles un esfuerzo personal a diario que se convertirá en rutina. Como decía en los años 90 el Dr. Branemark “el futuro del implante depende de la planificación minuciosa del caso, ejecución quirúrgica artraumática, posicionamiento correcto, diseño higiénico de la prótesis y cuidados por parte del paciente”.