Como cuidar la alimentación en Navidad

Helena Vicente García . Dietista-Nutricionista. Colegiada NA00005

Print Friendly, PDF & Email
Logotipo CODINNA
Ya tenemos las Navidades a la vuelta de la esquina y con ellas, los excesos culinarios propios de las fechas. Evitar ganar unos kilos en estos días parece que es “misión imposible”, pero no es así. Si nos ceñimos a las festividades, durante los 15 días que duran estas fiestas, en realidad solo 4 o 5 son las jornadas señaladas para estas copiosas comidas. ¿Y el resto? En cuanto al resto de los días deberemos seguir una alimentación equilibrada y saludable que nos impida ganar peso.

Debemos intentar hacer 5 comidas al día, comer variado aumentando el consumo de frutas y verduras y ensaladas que durante esos días festivos se dejan un poco de lado; comer carnes y pescados magros utilizando tecnologías culinarias sencillas (plancha, horno, vapor…) y evitando frituras o rebozados que aporten un extra de grasa a los alimentos; también es aconsejable reducir el tamaño de las raciones utilizando, por ejemplo, platos más pequeños de postre; es importante beber abundante agua a lo largo del día, en detrimento de las bebidas alcohólicas, azucaradas y gaseosas.

Consejos prácticos para evitar ganar peso en las comidas navideñas

  • Cocinar solamente la cantidad de alimento que se va a comer el día de la celebración, evitando que estas preparaciones sigan presentes en tu mesa durante los días o semanas siguientes. Disfruta de los platos tradicionales de tu hogar, es el mejor momento para hacerlo.
  • Si el menú es muy apetitoso, servirse uno mismo poca cantidad de comida y nunca repetir. “De todo, pero poco”; se puede comer todo lo que se ofrece pero intentando no llenar los platos más de lo habitual.
  • Antes de empezar a comer, coger una solo porción de pan.
  • No llegar a la mesa con mucho apetito. Tomar media hora antes de comer una pieza de fruta.
  • Comer y beber despacio, masticando bien todos los alimentos para que aumente la sensación de saciedad y que mejore la digestión. Es bueno hacer una pausa entre “bocado y bocado”.
  • Como entrante o primer plato, elegir una ensalada o un consomé y como segundo, es mejor el pescado que la carne. Elegir carnes magras, sin relleno ni piel y evitar las salsas muy condimentadas y grasas.
  • Intercalar en los menús navideños platos más pesados con los ligeros (como ensaladas). Elegir canapés no grasos, sin mantequilla, sin patés, etc. y tomar aperitivos vegetales.
  • Tomar las cremas de verduras sin picatostes, no pasarse con los aderezos y aliños de ensaladas y prescindir de las guarniciones fritas o excesivamente grasas.
  • Evitar los fritos que son excesivamente calóricos. Evitar los embutidos que aportan mucha grasa. Tomar embutidos magros como jamón ibérico o caña de lomo embuchado.
  • Pelar las gambas y los langostinos con cuchillo y tenedor, así se tarda más y se come menos cantidad.
  • Evitar las frutas y frutos secos (uvas y ciruelas pasas, orejones) ya que son muy energéticos.
  • No alargar en exceso las comidas ya que al final se puede caer en la “tentación” de picotear lo que no conviene. Es aconsejable dar un paseo tras las “comilonas” para hacer mejor la digestión y “quemar” calorías.
  • También es aconsejable tomar un vaso de agua antes de acostarse. Así ayudaremos a disolver las toxinas que hayan tomado con las “comilonas”.
  • Evitar mezclar bebidas alcohólicas. Si se desea tomar un vaso de vino y/o cava en las comidas, pero evitar los chupitos o las copas con más graduación alcohólica.
  • No abusar de los turrones, mantecados, mazapanes y polvorones ya que son postres muy energéticos. Un truco para evitar las tentaciones de picotear entre horas turrones, es evitar tenerlos cortados en una bandeja y en lugares visibles; es mejor cortarlos justo cuando se van a tomar.
  • Aunque se haya realizado una comida copiosa no hay que saltarse otras comidas. Es preferible hacer las tres comidas principales aunque sean más suaves, por ejemplo un poco de verdura hervida, un pescado blanco a la plancha y un yogur desnatado.
DISFRUTA DE LA NAVIDAD CON SALUD. ¡Feliz Navidad!