Bloqueo epidural

Dr. Zabalo G., Dr. García Romero J.C., Dra. Carballares J., Dr. Díaz J., Dra. Zazpe Cenoz I., Dr. Vázquez Míguez A., Dr. Ortega R., Dr. Azcona Gonzaga J., Dr. Portillo Bringas E. . Servicio de Neurocirugía del Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
Los diagnósticos más comunes en los pacientes que sufren dolor de espalda crónico persistente son las hernias discales con o sin radiculitis, la degeneración del disco intervertebral sin herniación, la estenosis del canal medular y el síndrome de fracaso de cirugía de columna.

Con respecto a la ciática, el 50% de los pacientes mejoran en el primer mes y el 75% en tres meses. Inicialmente se pautan medidas conservadoras a base de medicación analgésica y recomendaciones generales como la reducción del peso, ejercicios de estiramiento que prescriba el fisioterapeuta, higiene postural, uso de calor (seco, húmedo, ducha, bañera de hidromasaje…), evitar la sedestación prolongada,… Si este primer escalón terapéutico fracasa puede ser considerada la realización de uno o varios bloqueos epidurales como alternativa a la cirugía de la hernia discal.

En nuestro centro en particular utilizamos los bloqueos epidurales en aquellos pacientes con lumbociática que prefieren evitar la cirugía, pacientes con un riesgo quirúrgico elevado o aquellos casos en los que no se encuentra causa de radiculopatía en las pruebas de imagen. En aquellos casos de lumbociática con pérdida de fuerza o con síndrome de cola de caballo (incontinencia esfinteriana o anestesia perineal) la opción terapeútica más eficaz sigue siendo la realización de una intervención quirúrgica con microscopio para resecar la hernia y liberar la raíz comprimida.

¿Qué es el bloqueo epidural?

El bloqueo epidural consiste en la introducción de un anestésico y un corticoesteroide (fármaco con un importante poder antiinflamatorio) en el espacio epidural a través de una punción lumbar. El espacio epidural es el espacio virtual localizado dentro del conducto vertebral, entre el ligamento amarillo y la duramadre medular. La inyección en este espacio permite bañar la duramadre de la raíz afectada con la solución antes indicada. De este modo, el bloqueo epidural es capaz de reducir la inflamación radicular, y por consiguiente puede favorecer la resolución del cuadro clínico.

¿Es eficaz el bloqueo epidural?

Se han realizado numerosos estudios para responder a esta cuestión. Los resultados demuestran que al menos la mitad de los pacientes diagnosticados de dolor de espalda crónico candidatos a ser intervenidos quirúrgicamente mejoraron únicamente con bloqueos epidurales, evitando así la necesidad de la cirugía y los riesgos derivados de la misma. No obstante, los bloqueos epidurales parecen ser mucho más efectivos en los pacientes diagnosticados de hernias discales con radiculitis que en otras enfermedades como la estenosis del canal medular, la degeneración de los discos intervertebrales sin herniación o la espondiloartrosis, donde se ha demostrado una efectividad moderada.

Esto se debe a que la historia natural de las hernias discales, a diferencia de las demás enfermedades de columna, tiende hacía la curación espontánea, y los bloqueos epidurales permiten una anestesia eficaz hasta entonces. El bloqueo epidural no tiene, por tanto, ningún efecto en relación con la disminución del tamaño de las hernias discales ni de la estenosis de canal, sino que permite una mejoría clínica gracias a su poder analgésico y antiinflamatorio.

El alivio del dolor se suele alcanzar a los 2-7 días tras la intervención. En ocasiones es necesario realizar más de un bloqueo epidural debido a que el efecto del primero no ha sido duradero. El intervalo ideal para la realización de bloqueos es variable, aunque el tiempo óptimo puede ser de unas 3 semanas.

¿Es seguro el bloqueo epidural?

El bloqueo epidural es una técnica segura con bajo riesgo para el paciente. No obstante debe realizarse en un bloque quirúrgico para poder hacer frente a las potenciales complicaciones de forma adecuada. En nuestro centro se realiza como cirugía ambulatoria de forma que el paciente puede ser dado de alta a su domicilio tras unas horas de observación.

Conclusión

El bloqueo epidural es una técnica poco agresiva que puede considerarse como una alternativa para el tratamiento del dolor lumbociático no asociado a pérdida de fuerza o síndrome de cola de caballo.